*

Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 06 Diciembre 2016 | 

1

10

43

Secciones

Martes 06 Diciembre 2016 | 

1

10

43

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Martes 29 Noviembre 2016 | 00:01:00 hrs

Este hombre se llama Santos Flores.  Su apelativo y traza son los de un personaje de Borges. Poeta de pueblo, es repentista. Quiero decir que improvisa sus versos. Los hace como si los sacara de la nada. Este otro hombre no es un hombre cualquiera. Es un señor. Un señor es un hombre que está por encima de los otros hombres. Usa traje de casimir negro; calza botines negros, de charol; lleva sombrero de fieltro, también negro. El nombre de este señor es don Mateo. "Doctor Mateo", lo llaman todos respetuosamente. No es doctor de los que curan; es doctor no sé si en letras, en derecho, en filosofía o en alguna abstrusa ciencia como la física o las matemáticas. En todo caso es un hombre -perdón: quise decir un señor- culto, de los que se definen como "leídos". Quizá por eso es librepensador y, si me apuran un poco, jacobino. En cambio Santos Flores, quizá por ser hombre de pueblo, es creyente. Si le pasa algo bueno exclama: ¡Alabado sea Dios!". Si le sucede algo malo suspira: "Alabado sea Dios". En la puerta de su casa tiene una palma bendecida que impide la entrada del demonio. Cuando le sale al paso un perro bravo recita el Credo para que se aleje sin morderlo. El 3 de mayo de cada año reza una oración que dice: "Arredro vayas, Satanás, / a mí no me llevarás, / porque el día de la Santa Cruz / dije mil veces Jesús, Jesús, Jesús.". Y lleva la cuenta con el rosario hasta darle veinte vueltas. Esta tarde Santos Flores se ha topado con el doctor Mateo, que va acompañado por dos señores de la Capital, intelectuales también, según se ve por su modo de andar, como si pisaran huevos, y jacobinos como él, según se deduce del hecho de que no se quitaron el sombrero ni se persignaron al pasar frente al templo parroquial. El templo está dedicado a María, Virgen y Madre, según reza la inscripción en relieve sobre su fachada. Virgen y Madre. ¿Al mismo tiempo? Muchas veces el doctor Mateo diserta sobre la ingenua fe del pueblo. No lo hace por burla, como los volterianos lugareños, sino con interés genuino, y hasta con un poco de ternura. Su madre y su abuela eran mujeres de devoción, y piensa que faltaría a su memoria si hiciera guasa con las cosas de la religión. Suele decir: "No creo, pero respeto". Y añade: "Eso es mejor que creer y no respetar".  El doctor Mateo ve a Santos Flores, que sale de la iglesia, y les habla de él a sus amigos, que no creen en la facultad improvisadora del poeta popular. Si ellos batallan para escribir sus versos ¿cómo es posible que alguien que apenas sabrá leer los haga así, al desgaire?  Deciden ponerlo a prueba, por curiosidad. Lo llama el doctor Mateos, que ha pensado ya lo que va decirle. Acude el poeta pueblerino, y después de saludar al doctor se presenta ceremoniosamente a los recién llegados: "Santos Flores, caballeros. Poeta, para servir a Dios y a ustedes". Sin más el doctor le pregunta empleando los versos octosílabos que preparó: "Óyeme bien, Santos Flores, / que te voy a preguntar. / ¿Cómo, pariendo, la Virgen / doncella pudo quedar?". Al punto le contesta el poeta del pueblo en versos con igual métrica y rima: "Escuche, doctor Mateo, / que le voy a contestar. / Tire una piedra en el agua. / Se abre, y vuelve a cerrar. / Así pariendo la Virgen / doncella pudo quedar". Luego dice, como si hubiese adivinado la trama de los señores: "Están servidos, caballeros". Y se marcha sin otra despedida. Los tres señores se quedan pensativos y ya no dicen nada. Vuelven a su caminar. En eso suena la campana que llama al rezo del rosario. Una bandada de palomas llena con su vuelo el cielo de la tarde que se va. FIN.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: