*

Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 02 Diciembre 2016 | 

21

34

55

Secciones

Viernes 02 Diciembre 2016 | 

21

34

55

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Muerte de un juez

Sergio Sarmiento | Miércoles 19 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs



Ciudad de México—  Vicente Bermúdez, un juez federal, fue ejecutado este 17 de octubre mientras corría fuera de su casa en Metepec. El homicidio es importante porque se cometió en agravio de un juzgador, pero su impacto se ha multiplicado porque la agresión fue captada en un video que se ha difundido en medios.

El asesinato del juez italiano Giovanni Falcone, su esposa y escoltas el 23 de mayo de 1992 conmocionó a Italia en su momento. Los homicidas hicieron estallar mil kilogramos de explosivos al paso del auto del juez bajo la autopista en la que éste se trasladaba. La muerte de Falcone, y posteriormente la de su colega Paolo Borsellino, sirvieron para unir a Italia en la lucha contra la mafia.

Bermúdez no es el primer juez en ser asesinado en México. En 2006 perdió la vida en un ataque en Toluca otro juez federal, René Hilario Nieto Contreras. Ha habido otros atentados contra jueces. También las policías y fuerzas armadas han sufrido bajas en el cumplimiento de su deber. Apenas el 30 de septiembre cinco militares fueron asesinados en una emboscada en Sinaloa.

En el video que graba su muerte se ve al juez Bermúdez corriendo y a una persona que lo sigue, se le acerca y le dispara en la nuca. El agresor tiene un cómplice a corta distancia. Es una ejecución que parece realizada por profesionales.

La incapacidad del gobierno para proteger a los jueces puede tener un efecto importante en la lucha contra la delincuencia organizada. Según Alejandro Hope, especialista en temas de seguridad, los asesinatos de jueces en Colombia hicieron casi imposible en un momento mantener los casos contra narcotraficantes. Algo similar podría ocurrir en México.

Es verdad que las muertes de jueces, o de soldados y policías, en la guerra contra la delincuencia organizada son relativamente pocas. Cada año se registran en nuestro país alrededor de 20 mil homicidios dolosos, de los cuales la mitad o más están vinculados con el crimen organizado. El número de jueces, policías o militares muertos por sicarios no pinta en las estadísticas.

Pero esto se debe a que el costo en vidas humanas de la guerra contra las drogas en nuestro país es monumental y no cede con el tiempo. Los homicidios masivos, como el de los normalistas de Ayotzinapa o el de los migrantes de San Fernando, son producto de esta guerra.

Los esfuerzos por combatir las drogas a través de la fuerza no han logrado disminuir ni el consumo ni el tráfico, pero sí han generado una gran violencia. El gobierno mexicano se ha metido en una guerra que no puede ganar, pero que tiene efectos negativos enormes.

No conocemos en este momento a los responsables del homicidio del juez Bermúdez. La sospecha, sin embargo, es que fueron criminales del fuero federal, un fuero en el que predominan los "delitos contra la salud". Esto lo haría una nueva víctima de la guerra contra las drogas.

En Italia, la muerte del juez Falcone fortaleció el esfuerzo del gobierno italiano contra la mafia. Pero se trataba fundamentalmente de una sola organización criminal, mientras que los grupos que realizan el tráfico de drogas son muchos y se multiplican cada vez que alguna banda es desmembrada. Es muy poco probable, en consecuencia, que la muerte del juez Bermúdez lleve a avances en la guerra contra las drogas. Se trata de una víctima más de una guerra sin posibilidad de triunfo.

Un héroe

El nombre de Gonzalo Rivas fue incluido en la lista de candidatos para la medalla Belisario Domínguez, como propuso Luis González de Alba. Rivas fue un héroe que dio su vida para impedir una explosión que habría matado a cientos. Pero como el incendio fue provocado por estudiantes de Ayotzinapa, su candidatura será sin duda vetada por razones políticas.

Twitter: @SergioSarmiento


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: