*

Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 02 Diciembre 2016 | 

19

21

41

Secciones

Viernes 02 Diciembre 2016 | 

19

21

41

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Matar jueces

Pascal Beltrán del Río | Miércoles 19 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México—  El próximo 30 de octubre se cumplirán 30 años del asesinato del juez colombiano Gustavo Zuluaga Serna, cuando se trasladaba en su vehículo por la Avenida Bolivariana de la ciudad de Medellín.

Aquel día, tres sicarios que viajaban en otro auto se emparejaron con el del juez y se apearon para acribillarlo. Luego, aprovechando la confusión, huyeron con rumbo desconocido.

Pienso que México ha estado viviendo muchas de las mismas situaciones que Colombia enfrentó hace tres décadas, como el asesinato de alcaldes y jueces por parte del crimen organizado.

Desde que lanzó su guerra contra el Estado colombiano para evitar su extradición y la de los suyos, el fallecido Pablo Escobar, líder del cártel de Medellín, la emprendió contra los representantes de la justicia.

La primera víctima en esa campaña violenta fue el ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, asesinado en Bogotá en abril de 1984.

Luego siguió el juez Tulio Manuel Castro Gil, quien investigaba el crimen de Lara, el ministro que había hecho perder a Escobar su escaño en el Congreso Nacional y sus negocios ilegales.

Posteriormente cayó Hernando Baquero Borda, también en la capital, el 31 de julio de 1986. Integrante de la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia –a cuyos miembros Escobar amenazaba continuamente–, Baquero había sobrevivido al ataque que realizó el M19 al Palacio de Justicia ocho meses antes. 

Lo grave del homicidio de Zuluaga, en Medellín, es que este juez acababa de reemplazar a otro, Álvaro Medina Ochoa, quien también había sido asesinado por el cártel.

Zuluaga era, además, un valiente y pertinaz juzgador, quien buscaba procesar a Escobar y a sus sicarios por todos sus delitos.

Los asesinatos de jueces, ministros y magistrados continuaron por años. Y serían emulados por los paramilitares e incluso por bandas delincuenciales menores.

Hay que aprender de la historia. No sólo de la de Colombia, sino también de la de Italia, que ha sufrido asesinatos similares.

El homicidio en Metepec, a plena luz del día y frente a cámaras de seguridad del juez Vicente Antonio Bermúdez Zacarías, envía al país un mensaje, incluso, más escalofriante que la imagen del sicario que se le acerca por detrás y le dispara a corta distancia en la cabeza.

Al cobrar venganza contra un juez –si fuera el caso–, los criminales buscan sembrar el terror entre quienes los pueden enviar a prisión, lo cual los hace avanzar en la ruta de la impunidad, que, de por sí, es una ancha avenida en este país.

Bermúdez Zacarías, quien llevaba casos relacionados con prominentes narcos –entre ellos, Joaquín El Chapo Guzmán–, no es el primer juez asesinado en México. En enero de 2015 y julio de este año, dos impartidores de justicia fueron ultimados en el estado de Guerrero.

Tampoco debemos olvidar que en noviembre de 2001 fueron asesinados en Mazatlán los magistrados Jesús Alberto Ayala Montenegro y Benito Andrade Ibarra, acribillados por no someterse al desintegrado clan de los Arellano Félix.

La relevancia del asesinato en Metepec es una señal muy clara de la descomposición del Estado de derecho en el país.

Ojalá detengan a los criminales involucrados, pero me temo que no será suficiente para que los jueces –de por sí siempre tentados por el dinero de los narcos y/o amenazados por éstos– puedan realizar su trabajo en paz.

Debemos reflexionar sobre el antídoto y no esperar a que la situación empeore.

Colombia aprobó en 1990 el Estatuto para la Defensa de la Justicia, que creó a los jueces sin rostro. Esa justicia de excepción tuvo aciertos, pero luego derivó en abusos procesales, como el uso de testigos anónimos y la tortura.

Quizá ésa no deba ser la vía para el país, pero admitamos que es absurdo que un personaje violento, que ha matado o mandado matar a mucha gente, sepa el nombre y la dirección de la persona que lo está juzgando. 

Buscapiés

¿Un gobernador con licencia sigue teniendo fuero? La discusión vive en el limbo jurídico. Hay abogados constitucionalistas que opinan que sí y otros, que no. A Javier Duarte ya se le puede consignar y un juez le puede girar una orden de aprehensión, dicen unos. Otros disienten. La discusión posterior es si se puede ejecutar esa orden de aprehensión y abrirle juicio antes del 30 de noviembre, cuando acaba su mandato.


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: