*

Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 10 Diciembre 2016 | 

5

45

30

Secciones

Sábado 10 Diciembre 2016 | 

5

45

30

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sin propiedad

Sergio Sarmiento | Martes 18 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs



Ciudad de México—  Benito Juárez y los liberales entendían que la propiedad privada era la base de las libertades individuales. Por eso la constitución de 1857 establecía en su artículo 27: "La propiedad de las personas no puede ser ocupada sin su consentimiento, sino por causa de utilidad pública y previa indemnización." No había que señalar que era un derecho. Eso se daba por evidente. La constitución simplemente decía que no podía ser ocupada discrecionalmente ni por el gobierno ni por nadie más. La historia demostraba a los liberales que cuando toda la propiedad es del Estado, como en el feudalismo, los individuos no tienen libertades ni derechos.

La constitución de 1917 empezó a socavar el derecho de propiedad. El nuevo artículo 27 nos regresó a los tiempos en que el monarca era dueño de todo: "La propiedad de las tierras y agua comprendida dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la Nación, la cual, ha tenido y tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo la propiedad privada." El autoritarismo de los gobiernos mexicanos en el siglo XX es consecuencia de esa constitución que le devolvió al gobierno la propiedad original de tierras y aguas, convirtiendo la propiedad privada en una concesión que el gobernante podía revocar cuando se le antojara.

El proyecto de constitución de la Ciudad de México representa un paso más en la destrucción del derecho de propiedad y las libertades individuales. En su artículo 21, sección C, inciso 1, el texto propuesto por el gobierno capitalino señala: "Esta Constitución reconoce la función social del suelo y la propiedad." En otras palabras, la propiedad sólo existe por su función social. En un proyecto que se distingue por inventar decenas de derechos nuevos, incluso el de "una sexualidad plena", brilla por su ausencia el derecho fundamental de la propiedad.

El inciso 9 de ese mismo artículo y sección señala: "Los derechos de edificación serán administrados por el gobierno de la ciudad para distribuir equitativamente las cargas y beneficios que imponga el ordenamiento territorial, incluyendo la recuperación de las plusvalías generadas que deberán ser aplicadas en beneficio de los sectores de bajos ingresos." Mala señal que el gobierno administre derechos de edificación para "distribuir equitativamente las cargas y beneficios". La discrecionalidad genera corrupción. Plantear que las plusvalías de la edificación serán recuperadas para ser usadas en beneficio de los sectores de bajos ingresos, parece señalar el inicio de un programa sistemático de confiscación de la plusvalía de los bienes raíces.

El proyecto establece que la propiedad pública será pública: "La propiedad del equipamiento y la vía pública corresponde a la Ciudad de México." Pero cuidado: "El gobierno de la ciudad tiene la facultad de transmitir el uso, goce o disfrute a los particulares y establecer los gravámenes que determine la ley" (21, G, 3). En otras palabras, viviremos en una ciudad sin derecho a la propiedad privada, pero en la que el gobierno puede vender o alquilar la vía pública.

Es difícil encontrar una posición más conservadora. Los "padres" de la nueva patria chica quieren regresar a los tiempos del feudalismo en que sólo el gobernante era dueño de la tierra. Si este engendro se convierte en ley, los ciudadanos perderemos uno de los derechos más fundamentales, el de la propiedad, el que históricamente ha permitido a los individuos resistir la opresión de los gobernantes.

Peldaño de violencia

La ejecución del juez Vicente Bermúdez Zacarías en Metepec parece un nuevo peldaño en la escalada de violencia. Cada vez vemos a un Estado más débil ante la delincuencia y los grupos de poder.

Twitter: @SergioSarmiento

 


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: