*

Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 02 Diciembre 2016 | 

21

34

29

Secciones

Viernes 02 Diciembre 2016 | 

21

34

29

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Simple montaje…

Enrique Aranda | Sábado 15 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México— Luego de que, el 26 de septiembre, la Comisión de Justicia del Revolucionario Institucional suspendiera los derechos partidistas del entonces gobernador de Veracruz en funciones, Javier Duarte de Ochoa, acusado de corrupción y otros delitos, la Comisión Anticorrupción de Acción Nacional, en un proceso similar a aquél, hizo lo propio, este miércoles, con el exgobernador Guillermo Padrés Elías, de Sonora, acusado también… ¡de corrupción y otros muchos ilícitos!

Es verdad que nunca en la historia se habían dado casos como los referidos y que, si ello ocurre ahora, es en muy buena medida como respuesta a la creciente presión que, vía las modernas redes sociales, ejerció una ciudadanía harta de los excesos en el ejercicio del poder y de la corrupción e impunidad que, casi con cinismo, exhiben —¿presumen?— políticos y/o funcionarios de todos los niveles de gobierno y de todos los partidos políticos.

Aplaudir, entonces, acciones como las realizadas por la gente de Fernando Elías Calles en el tricolor o Luis Felipe Bravo en el blanquiazul sabe más a búsqueda de justificación o innecesario deslinde, que a simple y real intención de hacer justicia.

Uno y otro de los casos, y algunos más que pudieran venir a futuro, parecen evidenciar, más bien, la realización de “maniobras (desesperadas) de coyuntura” sin más propósito que tratar de contener, o minimizar al menos, el daño que escándalos como éstos causan a la de suyo pobre, miserable, imagen de los partidos, el PRI y el PAN en este caso o, peor, (revelan) un claro intento por generar la percepción de que sus dirigentes de turno, Enrique Ochoa o Ricardo Anaya, son una suerte de adalides de la honestidad que, ahora sí, aplicarán con todo rigor la propia legislación y evitarán excesos que sus antecesores, simple y sencillamente, dejaron pasar…

O, mire usted: ¿no es verdad que fueron el PRI y el PAN los que postularon, apoyaron, aplaudieron y llevaron a los cargos a los ahora sancionados?, ¿se olvidó ya que, en innumerables ocasiones y de muy diversas maneras, los dirigentes de turno y otros, apoyaron y defendieron la labor “extraordinaria” realizada por los “ejemplares” Duarte y Padrés?, ¿nadie recuerda ya cómo, de mucho tiempo atrás, se negaron las (supuestas) tropelías de que a la fecha se acusa al primero o, por sólo citar un caso, hasta la construcción de una presa monumental en un rancho de su propiedad que ordenó el segundo?

¿Nada se dice ya de los compañeros de partido, muchos, que, de una u otra manera, se beneficiaron cuando los señalados ejercían el poder?

Al margen de consideraciones, entonces ni el retiro de derechos partidistas del ahora exgobernador veracruzano o la cancelación de los propios al sonorense constituyen, ni remotamente, un suceso político… como quiere hacerse creer. Pronto, ojalá nos equivoquemos, veremos que, como en otros casos, cambió todo… para que nada cambiara. Simple montaje…

ASTERISCOS

* Emotiva presentación del libro Un cristiano en la vida pública: Carlos Abascal Carranza, de la investigadora María Luisa Aspe, en la Secretaría del Trabajo, que encabeza ahora Alfonso Navarrete y que durante el foxismo ocupó el panista que, se expuso, “fue reconocido como un hombre congruente, un hombre de Estado que supo amar a su país… (y mostró) que no puede perseguirse el bien común si no es amando a aquellos cuyo bien se quiere”.


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: