*

NYT International Weekly

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 06 Diciembre 2016 | 

14

53

08

Secciones

Martes 06 Diciembre 2016 | 

14

53

08

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Oficial tomó un camino inusual hacia fuerza policiaca

Manny Fernández y P. McGee / New York Times News Service | Lunes 17 Agosto 2015 | 10:18 hrs

Especial |

Especial |

Arlington, Texas— El oficial James Bradley Miller no era el típico novato en el Departamento de Policía de esta ciudad. A sus 49 años, era seis años mayor que su jefe. Descubrió el servicio público relativamente tarde en su vida, tras luchar durante décadas en una serie de trabajos y carreras.

Había sido un estilista desde 2006, y su licencia estatal como cosmetólogo aún era válida tras ingresar al entrenamiento y capacitación como agente de seguridad. En el salón de belleza RazlDazl, donde se especializó en los tintes y rayos para las mujeres, presumía en su currículum publicado en Internet en 2010 que tenía “numerosos clientes recurrentes y destacadas citas”.

Creó dos empresas de alojamiento web, BlueToaster y Electric Halo, y trabajó en marketing en varias firmas, incluyendo una compañía de equipos médicos, produciendo videos corporativos y planeando la presentación de productos.

Pero sus amigos aseguran que estaba insatisfecho, y que el hombre marketing-director-estilista se había empezado a interesar en ser elemento de seguridad pública, influenciado en parte por uno de sus vecinos, un agente de Arlington.

“Era uno de esos tipos en busca de una dirección”, señaló el reverendo Gary Smith, pastor principal en la iglesia Fielder en Arlington y amigo del agente Miller, que solía cortarle el cabello al pastor en el ahora cerrado RazlDazl.

“Vio el impacto positivo que tenía su vecino como policía y eso fue algo que lo atrajo. Quería ser un tipo que vendiera más que productos. Quería hacer la diferencia”.

En la primeras horas del pasado viernes 7 de agosto, el agente Miller tuvo un enfrentamiento acelerado con el sospechoso de un robo en una agencia automotriz que dejó al sospechoso, un atleta universitario desarmado, sin vida.

Esto produjo el despido del oficial Miller de la fuerza policiaca y lo puso al centro del escrutinio público, de críticas y el enojo generalizado.

Portaba con su licencia de agente estatal de paz de apenas 19 semanas y se encontraba a dos horas de completar su capacitación de campo cuando disparó fatalmente contra Christian Taylor, de 19 años, luego de que Taylor efectuara actos vandálicos contra un vehículo e ingresara a la concesionaria.

Más allá de su ecléctico estilo de vida, había conocido ambas caras de la ley como pocos agentes podrían hacerlo.

Dos meses antes del tiroteo, su suegro, Lester Leroy Bower, que pasó tres décadas en el pabellón de la muerte tras asesinar a un ayudante del Sheriff y otros tres sujetos, fue ejecutado en la cámara letal del estado en Huntsville.

Leroy tenía dos hijas, y fue representado en la boda de su hija con Miller por medio de una vela, de acuerdo a un artículo del Dallas Morning News sobre la familia Bower.

El oficial Miller no acudió a la ejecución en junio, pero su suegra sí.

Will D. Johnson, jefe de la Policía de Arlington, solicitó al FBI participar y revisar su investigación sobre el asesinato de Taylor. El agente especial a cargo del FBI en Dallas, Thomas M. Class Sr., señaló en un comunicado que el Buró no se involucró en la investigación local. Pero sostuvo que los agentes de la policía de Arlington compartieron información “respecto a los hechos del caso con nuestra oficina en un intento por colaborar con los investigadores a determinar si pudo haber ocurrido una potencial violación de los derechos civiles”.

Miller se graduó con dos meses de anticipación a su fecha de contratación y recibió un diploma por su asistencia perfecta, de acuerdo a su currículum en línea. Estableció su propio local, el Red Banana Salon en 2006, pero cuatro años después, él y su esposa, Leslea Miller, pasaron por problemas financieros, y se declararon en bancarrota. Una semana antes del tiroteo, la pareja tuvo un logro dentro de su caso –una orden emitida que les quitaba la categoría de deudores tras haber concluido con un plan de repagos tras la bancarrota.

Miller y su esposa, también una estilista, vivían en una casa de un piso al final de una privada a ocho millas de la concesionaria. El miércoles 5 de agosto, un Jeep blanco se estacionó a unas cuadras de la cochera, aparentemente en un proyecto de restauración. Nadie respondió al llamado en la puerta frontal.

El pastor Smith mencionó que Miller tenía a un confidente cercano en su camino para convertirse en un policía: su hijo de un matrimonio previo, James Nathan Miller, un bombero de Arlington, que se había graduado de la academia de bomberos el mes pasado.

El padre y el hijo acudieron juntos a un gimnasio para prepararse y acreditar sus exámenes físicos, indicó el pastor.

Una publicación en la página de Facebook del Departamento de Policía el mes pasado felicitaba a Miller por el hecho de que su hijo se graduara de la academia de bomberos. 

“Un momento de orgullo para padre e hijo”, rezaba.

“El oficial Brad Miller que recientemente se ha integrado en Arlington estuvo codo a codo con su hijo Nathan Miller mientras se graduaba de la Academia de Bomberos de Arlington. ¡Gracias a ambos por servir en nuestra gran comunidad! ¡Increíble!”.

El pastor Smith señala que no quiere apresurar su juicio tras las acciones ocurridas. “Creo que dejaré eso a la Corte”, indicó.

“Perdió su sueño. Esperar de él algo cercano a Superman, o la perfección preternatural en lo que hace, es poco realista. Se encontró en un momento de mucho reto, en que la mayoría de nosotros nunca nos encontraremos, y es difícil tomar una decisión difícil en un momento crítico”.


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Surgen nuevos detalles sobre ataques de París
Rukmini Callimachi, Alissa J. Rubin y Laure Fouquet / New York Times News Service | 22:26 hrs

Reporte francés muestra la manera en que los yihadistas perfeccionaron sus tácticas tras dos años de fracasos

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: