Antes que la vaquita marina desaparezca | Nacional

Nacional

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 20 Junio 2018 | 

9

10

04

Secciones

Miércoles 20 Junio 2018 | 

9

10

04

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Antes que la vaquita marina desaparezca

El Diario Digital | Lunes 27 Febrero 2017 | 18:51 hrs

The New York Times |
Imagen Galeria

The New York Times |

  • Relacionadas
Imagen Nota Relacionada

Ven fracaso en protección de vaquita marina

En las aguas poco profundas del Golfo de California nada una marsopa que pocos han visto, sus números han disminuido tan rápido que su existencia está ahora en peligro, revela una investigación especial de The New York Times.

Conocida sobre todo por su nombre español, la vaquita marina es el cetáceo más pequeño del mundo, una marsopa en miniatura con rasgos de dibujos animados y manchas oscuras alrededor de sus ojos. La especie vive sólo en las aguas fértiles de la esquina norte del golfo.

El tamaño de su población siempre ha sido precario, pero ahora la voraz demanda en China de un pez que comparte el único hábitat de la vaquita marina ha empujado a la pequeña marsopa al borde de la extinción.

No quedan más de 30 vaquitas, según una estimación hecha en noviembre, basada en el monitoreo de sus claves de ecolocalización. La mitad de los ejemplares contados un año antes han desaparecido.

Esta calamidad no ha pasado desapercibida.  La vaquita se ha estado extinguiendo a simple vista, ante la desesperanza de los ecologistas que han estado asesorando al gobierno mexicano sobre cómo salvarla.

Todos los recursos utilizados para lograrlo, incluyendo la protección de la Marina mexicana, han demostrado que no han sido útiles en contra del comercio ilegal de la fauna silvestre.

“Si seguimos por ese camino, no vamos a tener vaquitas en dos años”, comentó Bárbara Taylor, experta en mamíferos marinos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

La vaquita es simplemente una pesca accesoria, que es atrapada y ahogada entre las redes ilegales que se colocan para los peces y la corvina blanca que están en peligro de extinción.

La aleta del pez es deshidratada y contrabandeada a China, en donde acaudalados comensales pagan miles de dólares por esa delicia, ya que creen que tienen poderes medicinales.

Para satisfacer ese apetito, los cazadores furtivos de la corvina blanca han matado el 90 por ciento de la población de vaquitas desde el 2011, de acuerdo a un programa de monitoreo acústico encabezado por Armando Jaramillo Legorreta del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático del gobierno mexicano, conocido como INECC.

Debido a que quedan muy pocas vaquitas, expertos que asesoran al gobierno mexicano han propuesta capturar varios especímenes y mantenerlos en una pluma de mar como una manera de conservar las especies hasta que sea eliminada la amenaza contra su hábitat.

Es una medida desesperada que los ecologistas esperan nunca tener que acudir a ella.

“Siempre nos hemos opuesto a su cautiverio”, comentó Lorenzo Rojas Bracho, experto en mamíferos marinos del INECC y presidente de un grupo de asesoría, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita.

Sin embargo, nadie esperaba que la población pudiera disminuir tan rápidamente.

El plan podría implicar el entrenamiento de delfines de la Marina de Estados Unidos para localizar a las vaquitas, capturarlas y transferirlas a una piscina temporal y luego a una red de mar que sería construida en su hábitat a lo largo de la costa del Golfo de California.

La mayoría de las vaquitas permanecerían en un lugar silvestre.

Aun en el mejor de los escenarios, no es probable que la crianza en cautiverio restaure la población.

En promedio, una vaquita hembra da a luz a una becerrita cada dos años.

Si la propuesta sigue adelante, la vaquita podría unirse a otras especies que están a punto de la extinción –como el cóndor de California y el tamarino león dorado en Brasil– que están siendo manejados en algunas formas muy distintas a su manera natural.  Eso podría ser la primera medida de este tipo para un mamífero marino.

Una población muy pequeña puede ser sacada de ese punto, pero “requiere una manera de pensar poco convencional”, comentó Samuel Turvey, investigador de la Sociedad Zoológica de Londres que estudia el manejo ecológico para especies altamente amenazadas.

Un plan de manejo diseñado con la expectativa de que los animales puedan ser regresados eventualmente a la vida silvestre “no es una solución permanente”, agregó.

“Es un recurso temporal de emergencia con una estrategia de salida”.

Tampoco habría un arreglo rápido.  “Se requieren esfuerzos intensivos y sostenidos durante décadas para recuperar las especies de esos bajos niveles catastróficos”, comentó Richard Young, jefe de Ciencias Ecológicas del Fideicomiso Durrell para la Conservación de la Vida Silvestre.

El doctor  Turvey habla desde su experiencia, ya que atestiguó la primera extinción de un cetáceo causada por humanos, el delfín del río Yangtzé.

Al igual que la vaquita, el delfín baiji, como se le conoce comúnmente, ocupó un hábitat limitado y en pequeños números y fue diezmado por la pesca accesoria de manera local.

Durante una década, investigadores discutieron si debían remover a cada baiji y llevarlo a una reserva seminatural como una medida de conservación a corto plazo.

Sin embargo, cuando el Dr. Turvey y otros investigadores encabezaron una expedición por el río Yangtzé en el 2006 para buscar especímenes, no encontraron ninguno.

Es una experiencia que Taylor, quien estuvo en la expedición, espera no repetir.

Por el contrario, esos esfuerzos llegaron al punto más bajo.

Hace dos años, el gobierno mexicano impuso un veto de dos años para todas las redes de enmalle a lo largo de 5 mil millas cuadradas del hábitat de la vaquita y enviaron a la Marina para reforzarla.

Para apoyar a las comunidades de la parte superior del Golfo, que depende de la pesca y los camarones, el gobierno destinó 74 millones de dólares a manera de compensación durante dos años.

Se tenía la esperanza de que el ejército pudiera detener el comercio de la corvina blanca y que esos dos años hubieran sido suficiente para completar el desarrollo de las redes barrederas para las vaquitas para sustituir a las redes de enmalle para los camarones.

Aun antes de que surgiera el comercio de la corvina blanca, las redes legales para la pesca habían mermado la población de vaquitas.

Sin embargo, pescadores locales argumentan que lo que atrapan las nuevas redes es demasiado escaso para poder ganarse la vida, y las autoridades han sido muy condescendientes.

“Mientras no haya alternativas para las prácticas de la pesca, nadie va a dejar de utilizar las redes”, comentó el Dr. Rojas Bracho.

La vigilancia prometida también se quedó corta. Eso se volvió evidente este mes a bordo del Sam Simón, un velero de 57 metros, de vigilancia contra la pesca furtiva que opera la Sociedad Conservadora Pastor del Mar, un organismo ambientalista.

En un acuerdo con la Marina de México, Pastor del Mar ha estado patrullando el hábitat de la vaquita, sacando las redes ilegales del agua y localizando a los pescadores furtivos.

“Casi todos los días vemos operación ilegal”, comentó Oona Layolle, lideresa de la campaña de Pastor del Mar llamada Operación Milagro.

Una tarde de este mes, a eso de las 4 pm, un bote pesquero se detuvo a unos pocos cientos de metros del Sam Simón con cuatro hombres guiados por un aparato de GPS.

Uno de los hombres deslizó un gancho en la superficie del agua, buscando una red que habían ocultado ahí.

El Sam Simón envió un dron por encima del pequeño bote y se fueron, sólo para regresar seis hombres, quienes le lanzaron objetos al dron antes de irse de nuevo.

A pesar de que se llamó a la Marina mexicana, nadie acudió.

Aun cuando se realizan arrestos, acusan a los ecologistas, el trabajo del fiscal es demasiado débil para lograr un encarcelamiento por un delito grave.

El año pasado, patrullas de la Marina mexicana tuvieron éxito en ahuyentar a los pescadores furtivos de vaquita, obligándolos a revisar sus redes por la noche.

Pero este año, los pescadores furtivos trabajan abiertamente durante el día, algunos con pasamontañas puestos, aparentemente sin miedo a las patrullas aleatorias del gobierno

Algunos pescadores furtivos hasta suben fotos de sus armas al Facebook.

Al mismo tiempo, los cuatro botes que pertenecen a los protectores del ambiente están anclados a un lado de una calle cerca del muelle, con sus motores descompuestos o simplemente sin usarse porque el combustible escasea.

Las redes cuentan una historia similar. A lo largo de 10 semanas en la primavera pasada, Operación Milagro retiró de estas aguas 42 redes para vaquita.

En el otoño, en una búsqueda intensa patrocinada por el gobierno se logró encontrar 36 redes para vaquita, 28 de las cuales se estaban usando.

A mediados de diciembre, Operación Milagro retomó y encontró 56 redes para vaquita más a lo largo de nueve semanas.

Casi todas eran nuevas, y algunas estaban en los mismos lugares de donde la campaña del gobierno las había retirado unas semanas antes.

La semana pasada, durante el patrullaje nocturno a bordo del Sam Simón, la tripulación retiró otra red más de malla azul, sus boyas no dañadas por el clima dejaban ver que era nuevecita.

El ministro del medio ambiente de México, Rafael Pacchiano Alamán, prometió este mes enviar a 45 policías federales a patrullar las playas y desmantelar los campos de pescadores furtivos de la vaquita.

Pero no respondió a la recomendación principal de los conservacionistas: una veda permanente de las redes de pesca.

La temporada de pesca legal de corvina ya comenzó, lo cual implica que habrá docenas de pequeños botes en el agua, lo que cubrirá a los pescadores furtivos.

A pesar de la promesa del año pasado del presidente Enrique Peña Nieto, el gobierno aún no ha prohibido las redes.

Sin eso, advierten los ecologistas, no hay manera de comenzar a salvar la vaquita.

“Si no puede eliminar las amenazas, la población seguirá disminuyendo”, expresó el doctor Turvey. “No hay tiempo para la complacencia”.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Exigen a Anaya reunión con comunidad LGBTTTI
Reforma | 20:39 hrs

Esto un día después de que se entrevistara con el Frente Nacional por la Familia para ratificar su oposición al aborto





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: