Nacional

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 23 Junio 2017 | 

17

58

03

Secciones

Viernes 23 Junio 2017 | 

17

58

03

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Se gestó en Washington parte de la reforma energética

Proceso | Domingo 10 Agosto 2014 | 21:44 hrs

Archivo/El Universal |

Archivo/El Universal |

Distrito Federal— El paquete de seis dictámenes de la reforma energética que se aprobó por ambas cámaras del Congreso mexicano fue planeado, diseñado y cabildeado desde la oficina de un poderoso senador estadounidense, el republicano Richard Lugar, quien el 21 de diciembre de 2012 pronosticó, en un extenso informe al Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, presidido por John F. Kerry, que los Acuerdos Transfronterizos sobre Hidrocarburos (ATH) –para regular los yacimientos en el Golfo de México– se convertirán en el “Caballo de Troya” para permitir la apertura completa de las inversiones extranjeras en el sector.

En la parte medular de su informe de 33 cuartillas, el veterano senador por Indiana advirtió: “Los Acuerdos Transfronterizos sobre Hidrocarburos (ATH) permitirán por primera vez a compañías petroleras internacionales que cotizan en Estados Unidos trabajar en asociación con Pemex, sin incluir contratos de servicio. Muchos observadores se muestran optimistas de que el ATH sea el metafórico ‘Caballo de Troya’ (equivalente del dicho en inglés camel’s nose under the tent; literalmente, la nariz del camello bajo la tienda), que pavimente el camino para una reforma más amplia en México”.

“No hay garantía de que ésta se dé”, escribió Lugar tres semanas después de que tomara posesión el gobierno de Enrique Peña Nieto, pero le advirtió a la administración de Barack Obama que si Estados Unidos no aprobaba los ATH “podría frenar el impulso para una reforma energética doméstica en México”.

“Los ATH (Acuerdos Transfronterizos sobre Hidrocarburos) ayudan a demostrar que el patrimonio petrolero de México puede ser protegido bajo un régimen de producción conjunta con compañías de Estados Unidos. Algunos funcionarios de alto nivel (mexicanos) sugirieron que la aprobación de ATH podría ayudar a promover una reforma energética más amplia en México”, abundó.

El legislador estadunidense realizó una visita a México en octubre de 2012 y sostuvo reuniones en la embajada de su país con integrantes del equipo de transición de Peña Nieto y con dirigentes de las bancadas de la Cámara de Diputados y del Senado, así como con empresarios, anotó el propio Lugar al inicio de su informe.

“Entre los funcionarios con los que se reunió estuvieron el futuro secretario de Hacienda, Luis Videgaray; el que se convertiría en director general de Pemex, Emilio Lozoya, y los coordinadores del PRI, PAN y PRD en ambas cámaras”, según confirmó la propia embajada de Estados Unidos.

Ricardo Monreal, coordinador del grupo parlamentario del Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, no asistió al encuentro, pero en entrevista con Proceso rememora que desde antes de la llegada de Lugar los más insistentes en aprobar los acuerdos fueron los propios legisladores del PAN.

El gobierno de Felipe Calderón firmó en febrero de 2012 los ATH a través de la canciller Patricia Espinosa y su homóloga estadounidense Hillary Clinton. El Senado mexicano los ratificó y sólo faltaba la ratificación de la misma instancia norteamericana.

Richard Lugar argumenta también ante la administración de Barack Obama que los ATH no sólo permitirán impulsar una reforma energética “más amplia” en México; también permitirán “que los barriles físicamente producidos sean asignados a las jurisdicciones legales de Estados Unidos y México, presumiblemente en proporción a la cantidad de reservas encontradas en sus respectivos lados de la frontera”.

En otras palabras, garantizarán que sean jueces estadounidenses, y no sólo los mexicanos, quienes decidan sobre los contratos petroleros, tal como quedó en las reformas aprobadas por el Congreso de México.

El punto central de los ATH es la creación de los contratos de “unitización” (unitization, en inglés). Gracias a éstos “las compañías autorizadas por Estados Unidos y Pemex explotarían conjuntamente las reservas de petróleo y gas que, según se ha detectado, se extienden a ambos lados de la frontera marítima”.

“En los hechos, estos acuerdos operarían de forma similar a los más conocidos Contratos de Producción Compartida (APC), en los que las compañías involucradas desarrollan conjuntamente un proyecto para distribuir los riesgos, dado que cada una de las exploraciones en aguas profundas costaría miles de millones de dólares.

“Dada la falta de experiencia de Pemex en aguas profundas, el resultado más probable es que las compañías petroleras internacionales autorizadas por Estados Unidos serían las que operarían los proyectos y utilizarían la infraestructura situada en el lado estadunidense de la frontera, que es más extenso que el de México cerca del área de operación. Sin embargo, a Estados Unidos le interesa que Pemex adquiera experiencia en la explotación de aguas profundas, con el fin de mejorar la integridad de potenciales proyectos operados por Pemex exclusivamente en territorio mexicano”, argumentó Lugar.

Para el senador republicano lo importante no era que los ATH garantizaran el incremento en el corto plazo de la producción doméstica de petróleo de Estados Unidos. El plan era otro: “las reformas energéticas determinarán en qué medida México será parte de la futura seguridad energética de Estados Unidos y América del Norte”.



Vienen por todo el territorio

En la parte medular del informe –denominado Petróleo, México y el Acuerdo Transfronterizo–, Lugar enumera las tres razones más importantes para impulsar los ATH. La primera es que se convertirán en una especie de “Caballo de Troya” para una reforma energética más profunda; las otras dos: garantizarán que las petroleras puedan invertir en todo el territorio mexicano y harán avanzar las relaciones entre México y Estados Unidos.

Así lo argumentó el congresista estadunidense:

“Segundo, sería improbable que las áreas fronterizas marinas del lado de Estados Unidos fueran explotadas sin los ATH, en tanto que un funcionario de Pemex externó el deseo de iniciar las exploraciones del lado mexicano de la frontera. Potenciales oponentes estadunidenses a los ATH pueden argumentar que dada la limitada capacidad de Pemex de explorar en aguas profundas, el efecto real de los ATH será la reducción de ventajas competitivas para las compañías petroleras internacionales.

“En otras palabras, el argumento de la oposición sostendría que Estados Unidos simplemente debería adelantarse con la exploración, dado que nuestras compañías tienen el capital y la tecnología para avanzar más rápidamente que Pemex. Estas críticas pasan por alto que, a largo plazo, las compañías petroleras internacionales tienen más interés en invertir dentro del territorio mexicano que en una estrecha franja a lo largo de la frontera marítima estadunidense.

“Por lo tanto, estas compañías no se arriesgarían a provocar el enojo del gobierno mexicano drenando potencialmente los recursos de México desde el territorio de Estados Unidos. Así, los intereses estadunidenses de una mayor y más segura producción petrolera doméstica a lo largo de la frontera quedan mejor cubiertos con los ATH.

“Finalmente, la aprobación de los ATH impulsarían las relaciones México-Estados Unidos en cuestiones energéticas, que tradicionalmente se han visto rezagadas. En conversaciones con los autores, los funcionarios mexicanos manifestaron en todos aspectos su apoyo a los ATH y su esperanza de que sean ratificados por Estados Unidos. El impacto político de no aprobar y poner en práctica los ATH podría hacer retroceder las relaciones México-Estados Unidos específicamente en materia energética, pero también en áreas más amplias.”

En tono de reproche y advertencia, el senador republicano también le recordó al gobierno de Obama y a los legisladores demócratas que no aprobar los acuerdos transfronterizos podría afectar otras áreas de las relaciones bilaterales.

“Cada uno de nuestros países tiene temas políticos domésticos candentes, que requieren del valor de los líderes políticos para enfrentarlos. En México el petróleo es uno de estos temas, y miembros tanto del PAN como del PRI han invertido todo su capital político para lograr la ratificación de los ATH. Por ello, el hecho de que Estados Unidos no cumpliera su parte del acuerdo sería una violación de la palabra empeñada y podría erosionar su confianza.

“En un caso extremo, aunque improbable, si México lleva a cabo sus reformas energéticas las compañías estadunidenses podrían ser excluidas de ciertas oportunidades hasta que los ATH sean ratificados. Sin embargo, los beneficios bilaterales de la aprobación del acuerdo no requieren de una discusión inmediata; el gobierno de Obama puede demostrar el compromiso de Estados Unidos al someter formalmente ante el Congreso los ATH para su aprobación y, así, poder iniciar las audiencias legislativas”, argumentó Lugar.

El caso hipotético no se dio. El acuerdo fue avalado por el Senado de Estados Unidos el 19 de diciembre de 2013, en las mismas fechas en que en el Congreso mexicano se aprobaban las reformas constitucionales. (Jenaro Villamil/Proceso)


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Con antecedentes penales, 40% de deportados
Agencia Reforma | 00:01 hrs

Durante la Administración de Barak Obama se expulsaron a 3 millones de personas de Estados Unidos: reporte

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: