sábado 22, noviembre, 2014 | hrs

Cobra ‘La Familia’ factura a alcaldes michoacanos


Proceso | Sábado 02 Noviembre 2013 | 21:41 hrs
Distrito Federal— Una reunión tuvo lugar en noviembre de 2007 en la Tierra Caliente de Michoacán: la organización criminal 'La Familia' convocó a 14 alcaldes electos para el periodo 2008-2011 –muchos de ellos ahora ocupan cargos en el Gobierno del priísta Fausto Vallejo o son diputados locales o federales– y les cobró el apoyo económico brindado durante las campañas electorales.

Esto lo revela un informe inédito de la Procuraduría General de la República (PGR) sobre las mafias que operan en Michoacán, elaborado el año pasado a partir de investigaciones del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia, reportes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y declaraciones ministeriales, documentos a los cuales tuvo acceso este semanario.

Según el informe, 11 de los alcaldes electos eran priístas: Armando Medina Torres, del municipio de Múgica; Román Nava Ortiz, de Carácuaro; Francisco Villa Guerrero, de Nocupétaro; Reynaldo Cortés Sandoval, de Tzitzio; Francisco Gómez Olivos, de Acuitzio; Salvador Bastida García, de Tacámbaro; Everardo Cruz García, de Turicato; Rodimiro Barrera Estrada, de Churumuco; Miroslava Meza Virrueta, del municipio de Gabriel Zamora; Fernando Salomón Rosales Reyes, de La Huacana, y Marcelo Ibarra Villa, de Madero.

También asistieron tres presidentes municipales electos no priístas: por Ario, Jorge Moreno Martínez, de la alianza PAN-PVEM; por Nuevo Urecho, el panista Francisco Estrada García, y por Tumbiscatío, Adán Tafolla Ortiz, de la alianza PAN-PRI-PVEM. Proceso revisó el historial de los 14 alcaldes. De ellos sólo Medina Torres fue detenido en mayo de 2009 en el michoacanazo (el operativo federal que aprehendió a 11 ediles y a funcionarios del gobierno perredista, acusados de colaborar con el crimen organizado). En abril de 2011 fue liberado y desde 2012 forma parte del equipo del mandatario estatal Fausto Vallejo: es director de Relación con Organizaciones de la Secretaría de Gobierno.

De los 14 alcaldes mencionados en el documento uno murió: Ibarra Villa, ejecutado en 2008. Nava Ortiz, Villa Guerrero y Cortés Sandoval actualmente no tienen actividad política pública.

En 2012 Gómez Olivos rindió protesta como dirigente de la filial michoacana del Grupo Político del Estado de México y hace alarde (según la prensa local) de su amistad con Vallejo.

Bastida García ha tenido una carrera política ascendente: en abril de 2012 fue enlace municipal en Tacámbaro de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto y en septiembre de ese año lo nombraron subdirector estatal del Trabajo.

De Cruz García se sabe que fue candidato a diputado local en 2011, pero perdió. Barrera Estrada corrió con mejor suerte, actualmente es diputado federal (su hermano Gildardo es alcalde de Churumuco).

En septiembre de 2011 la ex presidenta municipal de Gabriel Zamora, Miroslava Meza, denunció haber sufrido varios intentos de extorsión de un grupo delictivo: “Me hablaban para exigirme dinero, pero les di pura madre y después de varias llamadas ya no me molestaron”, dijo a medios locales. En julio de 2012 fue electa dipu-tada federal suplente.

Rosales Reyes y Moreno Martínez son ahora diputados locales plurinominales.

Durante el ‘michoacanazo’ de mayo de 2009 se corrió el rumor de que Estrada García era uno de los detenidos, lo cual él mismo desmintió horas después. En enero de 2010 dimitió a la alcaldía por “motivos de salud”.

Génesis criminal

Las organizaciones criminales en Michoacán se desarrollaron en cinco etapas a partir de la segunda mitad de los noventa, según el informe de la PGR.En la primera etapa Carlos Rosales Mendoza, “El Tísico”, cohesionó a pequeños grupos delictivos para operaciones regionales. En la segunda se alió con Cornelio Valencia, del Cártel de los Valencia o Cártel del Milenio, entonces dominante en el estado, con operaciones en Estados Unidos vía Nuevo Laredo, por lo cual tenía nexos con el Cártel del Golfo.

En 2002 se inició la tercera etapa. El Tísico se separó de Los Valencia y Cornelio fue detenido. Eso llevó a Rosales a aliarse con Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo. Con El Tísico estaban Dionisio Loya Plancarte, El Tío; Nicandro Barrera Medrano; José de Jesús Méndez Vargas, El Chango Méndez, y Nazario Moreno, El Chayo, cuya esposa, María Elena Loya, es sobrina de Loya Plancarte.

“La incorporación de Nazario Moreno González introdujo el elemento fundamentalista en la organización”, señala el documento.

La alianza con el Cártel del Golfo tenía como fin “expulsar de territorio michoacano a la organización de Los Valencia, la cual tenía entre sus principales actividades el cultivo de mariguana y amapola”.

En el documento se señala que El Chayo y El Chango Méndez operaban un grupo de seguridad al servicio del Cártel del Golfo, conocido como Los Doce Apóstoles –encabezado por Barrera Medrano–, antecedente de La Empresa, de donde surgió La Familia.

Detalla: en 2002 surgió La Empresa, formada por El Tísico, El Chango Méndez, El Tío, Barrera Medrano y El Chayo, además de Arnoldo Rueda Medina, La Minsa. “Sus integrantes se encontraban relacionados con delitos contra la salud y cometían en paralelo ilícitos coyunturales, como homicidios, extorsión, privaciones ilegales de la libertad en las modalidades de secuestro y levantón”, señala.

Cárdenas Guillén fue detenido en 2003. En el documento de la PGR se asegura que El Tísico era el candidato más viable para sustituirlo.

La cuarta etapa se inició con la detención del Tísico en octubre de 2004, cuando planeaba un asalto al penal de Almoloya para rescatar a Cárdenas.

“En 2006 se presentaron diferencias entre La Empresa y la organización Golfo-Zetas, posiblemente por desacuerdos en la repartición de plazas que Los Zetas tenían en su poder, por lo que la alianza de conveniencia se vio severamente afectada”, agrega el reporte.

La Empresa se independizó y dio pie a la nueva organización: La Familia. El documento afirma que su estructura “nace de un proyecto de concentración de negocios delictivos (robo de autotransportes, secuestro, trasiego de drogas y armas, etcétera) a escala local y regional en el estado de Michoacán”.

La primera “incursión de alto impacto” de esta organización ocurrió en septiembre de 2006 en Uruapan, cuando sicarios tiraron cinco cabezas en la pista de baile del club nocturno Sol y Sombra con un mensaje: “La Familia no mata por dinero, no asesina mujeres, no mata inocentes sólo muere quien debe morir, sépanlo toda la gente esto es justicia divina”.

En esa etapa se unió a la organización Servando Gómez Martínez, La Tuta, un profesor radicado en Apatzingán.

La quinta etapa ocurrió tras la ausencia del Chayo, quien supuestamente murió en un enfrentamiento con la Policía Federal en diciembre de 2009. “Aunque existen indicios de que ocurrió un poco antes, por diferencias entre Moreno González y Jesús Méndez Vargas”, indica el reporte de la PGR.

Los Caballeros Templarios se dieron a conocer el 10 de marzo de 2011 con mantas y volantes distribuidos en distintos municipios de Michoacán y Guerrero. En ellos comunicaban que a partir de esa fecha continuarían con las actividades “altruistas” que habían sido el estandarte de La Familia.

“Dicho grupo delictivo imita el fundamentalismo religioso evangélico que había empleado Moreno González para controlar a sus integrantes y proyectarse socialmente; asimismo, se rige a través del documento denominado Código de Los Caballeros Templarios de Michoacán”, indica el documento de la Procuraduría.

Pese a que el grupo delictivo ha manifestado brindar una supuesta protección a los michoacanos, “ha continuado con la línea operativa de sus antecesores: (...) ejecuciones, extorsiones y secuestros, así como el fomento a la incorporación de menores al mercado de las drogas”, afirma el documento.

Desde 2011 Los Caballeros Templarios mantienen una disputa con los remanentes de La Familia por dirigir a las bases, controlar los suministros para la producción de drogas sintéticas y el tráfico de droga hacia Estados Unidos.“Tienen fuerte presencia en Michoacán y en menor medida en los estados de Guanajuato y Guerrero, ello a través de diversas actividades delincuenciales: extorsiones a empresarios y comerciantes; ejecuciones, detenciones y activación de movimientos sociales de apoyo para encarar a las fuerzas federales”. Se señala que también tienen presencia en el Estado de México, Jalisco, Baja California y Colima.

El enfrentamiento con Los Caballeros Templarios hizo que La Familia pactara primero una alianza con Los Zetas y recientemente con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), vertiente del Cártel de Sinaloa.

Según el documento, los grupos que hoy se disputan Michoacán son La Familia, Los Caballeros Templarios, La Resistencia y el CJNG.

El recrudecimiento de la violencia en la entidad deriva de que el CJNG comenzó a atacar a Los Caballeros Templarios en Tancítaro, Zinapécuaro y Lázaro Cárdenas, en un intento por desplazarlos.

Se afirma que “la fractura y detención del líder de La Familia también incidió en el desarrollo de las actividades de La Resistencia, la cual (...) estaba integrada por cuadros de El Golfo, La Familia y Milenio”. Se añade que ahora La Resistencia pactó una alianza con Los Zetas.

De acuerdo con la PGR, antes de la aprehensión del Chango Méndez (el 21 de junio de 2011), La Familia parecía llevar la delantera a Los Caballeros Templarios. “Ahora se percibe más sólida la organización” de éstos, se indica.

En el documento elaborado en 2012 se asegura que “mientras esta confrontación se mantenga, los índices de violencia y extorsión aumentarán, debido a que ambos bandos requerirán recursos para financiarse”.

Cooptación del Estado

Según los documentos consultados, La Familia “se ha caracterizado por establecer redes de protección institucional, principalmente elementos de la Policía Estatal a través de sobornos, presiones, amenazas e incluso agresiones físicas a elementos policiales para obligarlos a participar con ellos, con la finalidad de afianzarse en el control territorial y de todas las actividades delictivas en la zona, como mecanismo para socavar las estructuras institucionales y mantener su penetración en la sociedad”.

Se afirma que para penetrar las estructuras institucionales La Familia aplicó dos acciones. La primera “se orientaba inicialmente a cooptar a los secretarios o jefes de la Policía Municipal, como medio para disponer de una red que permitiera el libre tránsito y comisión impune de actividades delincuenciales o, en casos extremos, incluso a establecer mecanismos de seguridad paralelos a la institucional y cobros por ese servicio”.

La segunda “consistió en aspirar a controlar el poder municipal por varios mecanismos, principalmente la intimidación de las autoridades locales, y utilizaron desde extorsión hasta agresiones directas que provocaron la muerte de algunos regidores u otros integrantes de los cabildos”.

Se asegura que un antecedente de “los esquemas de cooptación” fue justamente la reunión de Tierra Caliente convocada por La Familia, en la que participaron los 14 alcaldes mencionados y a quienes se les pasó la factura por el dinero recibido en sus campañas electorales.

“Actualmente este grupo se ha convertido en una estructura delictiva que actúa como un Estado paralelo en gran parte del territorio michoacano y realiza, entre otras actividades: extorsión a empresas financieras, diversos ataques a corporaciones policiales y directamente hacia la figura de la autoridad, control de grupos delictivos menores (...) y desarrollo de proyectos comunitarios.”

Además de cooptar a la autoridad de Michoacán, La Familia y Los Caballeros Templarios necesitan tropa nueva. Ambas mafias tienen “una invitación abierta y permanente a cualquier ciudadano que desee pertenecer al grupo”. La mayor parte de los candidatos son jóvenes adictos, alcohólicos o sin hogar. Se les engaña inculcando primero “valores éticos y sociales a través del espíritu de sacrificio y el mesianismo”, y después se les obliga a delinquir.

“En febrero de 2010 se tuvo conocimiento de que La Familia había creado sus propias clínicas de rehabilitación de adictos en más de seis poblaciones localizadas en la costa de Michoacán y sus albergues llamados Gratitud, donde atraían a los drogadictos mediante programas religiosos. Una vez que dejaban las drogas se les encomendaba trabajar como narcotraficantes o de lo contrario serían asesinados”, afirma el documento.

“Los pacientes eran llevados a retiros donde recibían lecciones de moral; sin embargo, en la medida en que avanzaban en el tratamiento, esas prácticas se transformaban en sesiones de lavado de cerebro para futuros delincuentes”, se añade.

El reporte revela que Rafael Cedeño Hernández, El Cede, detenido en Morelia el 18 de abril de 2009 –era director del Centro de Rehabilitación de Alcoholismo y Drogadicción Gratitud y se le acusó de ser brazo derecho del Chayo–, presuntamente en 2008 “reclutó a más de 9 mil jóvenes, aunque no se sabe con exactitud cuántos de ellos procedieron de las clínicas de rehabilitación”.­

La diferencia entre La Familia y Los Caballeros Templarios y otras organizaciones criminales es que aquellas inculcan a sus miembros supuestos preceptos evangelistas y de autoayuda. Nazario Moreno fungía como “líder espiritual, predicaba el derecho divino para eliminar a sus enemigos, llevaba una biblia de sus propios pensamientos o razonamientos”.

Recientemente se ha detectado que La Familia y Los Caballeros Templarios han comenzado a acudir a escuelas para cooptar estudiantes.La Familia y Los Caballeros Templarios “han asentado su presencia en los municipios de Acuitzio, Aguililla, Angamacutiro, Álvaro Obregón, Apatzingán, Aquila, Ario de Rosales, Arteaga, Briseñas, Buenavista Tomatlán, Carácuaro, Charo, Churumuco, Coahuayana, Cuitzeo, Gabriel Zamora, Huandacareo, Huetamo, La Huacana, La Piedad, Lázaro Cárdenas, Maravatío, Madero, Morelia, Múgica, Nocupétaro, Nuevo Urecho, Parácuaro, Pátzcuaro, San Lucas, Tacámbaro, Taretán, Tzitzio, Tumbiscatío, Uruapan, Zamora, Zitácuaro”.

Es decir, el crimen organizado tiene presencia en al menos 54 de los 113 municipios de Michoacán. (Proceso)

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
También te puede interesar
Comentarios
Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un “click” en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado.
Consulte aquí el reglamento.