Desde aquí derrocaron a don Porfirio | Local

Lunes 15 Octubre 2018 | 

11

24

19

Secciones

Lunes 15 Octubre 2018 | 

11

24

19

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Desde aquí derrocaron a don Porfirio

Juan de Dios Olivas/
El Diario de Juárez | Jueves 10 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

Archivo/Cortesía |
Imagen Galeria

Archivo/Cortesía |

–¿Qué piensa usted, compañero? ¿Qué debemos hacer respecto a la toma de Ciudad Juárez? Ya ve usted que el señor presidente (Francisco I. Madero) opina que no debemos atacar esa plaza, sino trasladarnos a Sonora– dijo el general Pascual Orozco al entonces coronel Francisco Villa.

—Debemos atacar la plaza– fue la respuesta tajante que dio Villa, según lo escrito en sus memorias.

Ambos acordaron enviar un piquete de soldados al mando de José Orozco a “torear” las avanzadas federales para provocarlos y obligarlos a disparar.

Y así, con un acto de desobediencia, hace 107 años se desencadenó la batalla que devastó la antigua Paso del Norte, destruyó sus edificios, desplazó a la población, dejó cientos de muertos y atrajo la atención mundial, pero sobre todo, derrumbó la dictadura de Porfirio Díaz que por más de 30 años gobernó México.

Los combates iniciaron a las 10 de la mañana del 8 de mayo de 1911 tal como se planeó, con una escaramuza que provocó un tiroteo al sur de la ciudad, al que paulatinamente se fueron uniendo más soldados de ambos bandos hasta volverse imparable. 

Al menos, esto último era la respuesta que recibía Madero en la llamada Casa de Adobe, cada vez que exigía a sus mandos parar el fuego y privilegiar el diálogo que se tenía en ese momento en El Paso, Texas con representantes del gobierno de Díaz donde la renuncia del presidente no estaba en la mesa, pero fue puesta una vez que Juárez cayó en manos de los maderistas.

El combate no cesó y al mediodía del 10 de mayo, todo había terminado. Sólo quedaban edificios en ruinas que todavía desprendían humo, negocios saqueados, viviendas destruidas y muros perforados por la metralla.

Cientos de cadáveres de quienes tomaron un bando u otro también formaban parte del panorama desolador del que ni la misma Misión de Guadalupe se salvó.

La Casa de Adobe

En abril de 1911, tras meses de combates en distintas regiones del estado, el ejército que Francisco I. Madero logró reunir tras lanzar el Plan de San Luis y convocar a levantarse en armas el 20 de noviembre de 1910 en contra de la dictadura de Porfirio Díaz, se dirigen a la frontera.

Después de tomar la estación de tren Bauche ubicada al sur de Ciudad Juárez, acampan al poniente de la localidad, al sur del río Bravo, frente a la Smelthing and Refining Company (Asarco).

Ahí eligen como cuartel general la casa rústica a la que llamaron “Casa de Adobe”, desde donde se organizan en brigadas que rodean la ciudad mientras sus jefes liderados por Francisco I. Madero –meses atrás candidato a la Presidencia de la República– negocian la paz y condiciones favorables a la lucha que emprendió.

El sitio dura semanas, tiempo en que los habitantes de El Paso y del mundo entero ven la Revolución como un espectáculo a través de los periódicos de la época, mientras el Gobierno estadounidense moviliza 20 mil soldados a la región por si acaso alguna bala atravesaba la frontera.

La espera que dieron las negociaciones de paz y los ofrecimientos de Díaz generaron un letargo entre los combatientes cuya desesperación era percibida por Villa y Orozco que deciden atacar la ciudad sin la autorización de Madero, el líder del movimiento armado que estaba a punto de claudicar.

“Nosotros al oír el tiroteo, e ignorantes en lo absoluto de lo que pasa, mandamos un poco de gente a ver qué está sucediendo, pero con instrucciones precisas de reforzar el fuego de los nuestros. Los federales a su vez, tendrán que enviar refuerzos a los suyos, y de esta manera se va prendiendo la mecha, hasta que ya no sea posible contener a nuestra gente que, como usted sabe, está ardiendo de entusiasmo para echarse sobre Juárez”, planteó Villa a Orozco.

“De preguntar Madero le diremos que ya no hay más remedio que organizar las fuerzas y entrar decididamente al asalto y toma de la población y encontrar la victoria o la muerte”, añadió.

Así, conforme con lo planeado, el 8 de mayo inician las escaramuzas y pronto el tiroteo invade todos los frentes donde se encontraban los federales defendiendo la ciudad.

Al llegar Villa y Orozco de El Paso a la Casa de Adobe, fingen desconocer la situación escucharon a Madero.

“¡Qué ha de pasar, hombres! Que ya unos de nuestros muchachos se están tiroteando con los federales. Vayan ustedes y retiren esa gente ¡inmediatamente!”, les ordena Madero.

Ambos mandos maderistas se dirigen a los frentes de batalla, pero lejos de ordenar replegarse, mandan reforzar el ataque sobre los 17 puntos de defensa de los federales.

Los rebeldes atacan en los tres días el cuartel del Quince, en las calles Manuel Acuña y Altamirano; el fuerte Hidalgo; las oficinas de Correos, en Mariscal y 16 de Septiembre; el edifico de la Ex Aduana; la cárcel; la estación de ferrocarril; la misión de Guadalupe y las trincheras que los defensores tendieron en torno a la ciudad.

Paulatinamente, las brigadas rebeldes se unen al combate para apoderarse de la plaza defendida por 750 federales.

Al día siguiente, el 9 de mayo, para evadir el fuego de las ametralladoras y cañones, los maderistas se abren paso entre las casas de adobe utilizando barras de hierro y dinamita.

Mientras unos ocupan techos y ponen fuera de combate a los tiradores de los federales, otros tumban muros y avanzan.

Ese día Francisco Villa combate con 650 hombres desde la madrugada por el sur de la ciudad a lo largo de la vía del ferrocarril.

Los rebeldes a su paso lanzan bombas de mano hechas con tubo de cobre para la conducción de gas o agua con dinamita y clavos adentro. Al anochecer la ciudad está prácticamente tomada.

Por la mañana del 10 de mayo, los federales están maltrechos y los efectos de la fatiga son evidentes. A las 3 de la tarde de ese día, el comandante de la plaza, general Juan Navarro, se rinde y entrega su espada al teniente coronel Félix Terrazas.

Luego de esos tres días, Juárez quedaba destruida, pero en el resto del país el porfirismo se derrumbaba y México entraba de lleno a una nueva era, no sin antes atravesar por un período de guerra civil. (Juan de Dios Olivas / El Diario)

La historia dice

* El 8 de mayo de 1911 inician combates

* A las 10 de la mañana una escaramuza provocó un tiroteo

* En minutos aquello se volvió imparable

* Madero estaba en la Casa de Adobe

* Exigía a sus mandos privilegiar el diálogo

* Al medio día del 10 de mayo todo había terminado

Fuentes: Pancho Villa, Retrato Autobiográfico (1894-1914); Alan Knight, La Revolución Mexicana; Pancho Villa, Fiedrich Katz; Martín González de la Vara en Breve Historia de Ciudad Juárez y su región; Luis Aboites, en Breve Historia de Chihuahua

[email protected]



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Amenaza repunte de bullying: estudio
Verónica Domínguez
El Diario de Juárez | 21:18 hrs

Es efecto colateral a la violencia que se vive en la ciudad, expone especialista





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: