Local

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 22 Octubre 2017 | 

22

12

10

Secciones

Domingo 22 Octubre 2017 | 

22

12

10

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Casi seis años preso… y aún no lo sentencian

Blanca Carmona/
El Diario de Juárez | Viernes 13 Octubre 2017 | 00:01:00 hrs

Cargando
  • Galería
El Diario de Juárez | Imagen Galeria
Agustín Leyva Martínez lleva casi seis años preso en espera de sentencia pese a que un tribunal oral lo declaró inocente del homicidio que se le imputaba.

Cuenta que tras el fallo emitido en febrero del 2015, el Ministerio Público apeló y su caso sigue hasta ahora sin resolverse.

Desde su ‘habitación’ en el polémico Centro Estatal de Arraigo, donde está recluido desde hace dos años y ocho meses, tras haber estado en el Cereso, Leyva indica que luego del recurso interpuesto por el MP, solicitó un amparo que asegura le fue concedido. Por eso no se explica por qué sigue preso.

“Gané el juicio oral, metí un amparo porque el MP apeló el juicio oral. Me concedieron el amparo, la ley me protegió, el MP metió una reclamación y hasta la fecha no tengo más información, no sé qué está sucediendo conmigo, no sé qué es lo que tengo qué hacer yo para conseguir mi libertad si ya se demostró en los tribunales mi inocencia”, expresó.

Leyva Martínez es uno de los 17 internos que aún están en el Centro Estatal de Arraigo, la ‘cárcel clandestina’ por la que la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió en agosto pasado una recomendación al gobernador de Chihuahua y al Tribunal Superior de Justicia.

Leyva estuvo tres años preso en el Cereso estatal 3 de Ciudad Juárez y lleva dos años y ocho meses recluido en el Centro Estatal de Arraigos.

En febrero del 2015 un Tribunal de Juicio Oral unitario, presidido por Maurilio Ríos Neave, absolvió a Leyva de la acusación formulada en su contra por parte del Ministerio Público (MP) adscrito a la Fiscalía estatal y relativa al asesinato de María Alejandra Callero.

Después de esa resolución, que recayó en el juicio oral 252/14, el Ministerio Público (MP) interpuso un recurso y actualmente el proceso penal continúa en trámite.

Monitoreados día y noche

La habitación que ocupa Leyva en el edificio habilitado como centro de arraigos, ubicado en la calle Barranco Azul, está en la planta alta donde también viven otros seis internos distribuidos en un área para ocho habitaciones.

Cada cuarto cuenta con dos sencillas literas de metal equipadas con una colchoneta, en las esquinas superiores se instalaron cámaras de seguridad y en la parte posterior aparatos de aire lavado.

Los reos que tienen la posibilidad cuentan con televisor, refrigerador, microondas, mesa y sillas, como se observó en un recorrido realizado ayer por El Diario

Dicha ‘cárcel’ registra la más baja población desde su apertura y tras la recomendación emitida en agosto pasado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El organismo derecho-humanista determinó que es ilegal el funcionamiento de estos espacios como centros carcelarios pues no están previstos en la ley; consideró que el enviar a los procesados a esas instalaciones es prolongar indebidamente la prisión preventiva.

La ley establece que la prisión preventiva sólo debe estar en vigor por máximo de dos años y al concluir no debe imponerse ninguna cautelar privativa de libertad.

A raíz de la recomendación, el Tribunal de Enjuiciamiento apresuró la emisión de sentencias y al día de ayer quedaban 17 internos en ese inmueble, 10 a disposición de jueces de Distrito y que no pueden ser trasladados a otro lugar por disposición de la Ley de Amparo.

“En el Centro de Arraigos a mí se me trata bien, yo estoy bien en lo que cabe, en lo que es normal, una cárcel es cárcel yo no me voy a quejar del trato, de ninguna cosa; me quejo de mi libertad porque ya son muchos años y yo sigo aquí y ya no encuentro de qué manera demostrar mi inocencia, ya no sé qué hacer”, dijo Leyva.

José Luis Báez, es otro de los internos ‘varados’ en el Centro debido a que también interpuso un amparo que no se ha resuelto.

“Tengo un año y medio en el Centro de Arraigo. Ya tengo mi proceso de juicio oral, me hallaron culpable pero soy inocente de ese delito y de hecho estoy peleando. En casación se confirmó la sentencia condenatoria e interpuse un amparo que no se ha resuelto; lleva cinco meses”, dijo.

“El juicio oral fue en diciembre del 2016 y voy a pelear hasta donde pueda”, señaló José Luis Báez, acusado de un feminicidio en el 2009.

Deporte, la única actividad

El encargado del Centro de Arraigo señaló que en ese lugar está permitido el ingreso de los familiares directos, quienes pueden introducir comida, aparatos y otros artículos, así como la entrada de los abogados. Pero no hay actividades laborales, ni educativas, tampoco programas deportivos. Cada quien sale a practicar deporte cuando lo decide.

La actividad diaria consiste en levantarse, limpiar las habitaciones y los pasillos de su área, desayunar, salir a hacer deporte, regresar a bañarse y esperar la comida y la cena.

“Como no hay un reglamento estipulado y esta es una extensión de su domicilio, no están presos, se les permite un televisor, un refrigerador y una parrilla por si quieren cocinar algo especial. Lo único que no ingresa aquí son armas de fuego, navajas u objetos punzocortantes”, indicó el comandante en turno quien pidió la reserva de su nombre.

Sin embargo, son pocos los internos que reciben visita.

El interno Leyva Martínez, señaló que “a raíz de la acusación que se me formuló, mi familia me abandonó, yo no tengo quién me ayude, a quién recurrir porque gracias a la acusación que me está haciendo la Fiscalía mi familia me ha rechazado”.

“¿Por qué razón esto se encuentra estancado, no tengo soluciones, no sé qué hacer. ¿Qué tengo que hacer?, si gané un juicio oral, demostré mi inocencia, recurro a un amparo federal, lo gano y no me dejan salir. ¿Qué más debo de hacer o qué quiere la Fiscalía?”, expresó desesperado.

“Yo quisiera que me ayudara alguien con mi caso”, concluyó. (Blanca Carmona / El Diario)


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Impugnan 400 multas viales en año y medio
Javier Olmos/
El Diario de Juárez | 00:01 hrs

Las causas principales del reclamo son exceso de velocidad y no traer puesto el cinturón de seguridad

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: