Local

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 17 Noviembre 2017 | 

19

38

05

Secciones

Viernes 17 Noviembre 2017 | 

19

38

05

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

‘Don Rubén’, un botero de corazón

Fernando Aguilar/
El Diario de Juárez | Lunes 11 Septiembre 2017 | 00:01:00 hrs

Cargando
Entre sus añejas manos, Rubén Cobo Rodríguez, hombre de botas vaqueras azules, camisa a cuadros y escaso cabello blanquecino, sostiene un objeto rojo que asemeja de forma rudimentaria y poco detallada la anatomía de un pie humano.

Es una horma, explica el chihua-huense, emprendedor desde adolescente y ferviente seguidor de la tradición familiar.

“Sin esto no se hace nada”, asegura. “La horma es el pie de uno, nomás que en plástico. Es un ‘pie’ donde se forma todo. Hay números y letras. Puede ser un 10 A, B, C. Hay hasta doble A, para un pie muy delgadito. Esta es la base, pues de aquí saca uno el molde”.

Rubén es un hombre de 75 años que ha consagrado casi tres cuartas partes de su vida a la fabricación de botas y zapatos en esta frontera, hechos a base de distintas pieles y un detallado trabajo.

Se considera a sí mismo uno de los pocos ‘boteros’ que todavía elaboran, paso a paso, con la habilidad manual de un artesano, el calzado que visten los característicos vaqueros en el norte de México, y el que han usado importantes funcionarios públicos de varios estados del país.

Lejos de recurrir a procesos automatizados, Rubén, sus hijos y sus colaboradores moldean la pieza con la horma y luego, cuando casi está lista, la ponen a secar bajo el calor de los rayos del sol.

Después, con el entusiasmo de producir un objeto con acabados casi personalizados, lo detallan: la pulen, la pintan, le dan más brillo y le colocan unas planchas de madera antes de ponerle el talón e introducirla junto a su par en la caja.

“La forma sí se puede hacer en un día, pero necesitamos esperar a que se seque para terminarlo. Puede durar un día con un buen sol, o tres o cuatro, depende de la humedad. Pero tenemos la fortuna de hacer cualquier modelo y tipo de bota que los clientes quieran”, comenta.

Aunque no fue zapatero, sino sastre, fue el padre de Rubén quien deseó que aprendiera el oficio.

Como frecuentemente caminaba junto al negocio tras regresar de surtir la despensa, en una ocasión el padre les pidió a los dueños de un taller que operaba en la avenida Vicente Guerrero que le enseñaran a su hijo a producir calzado.

Las personas aceptaron y fue así como se instruyó en esta actividad que no quiso abandonar ni siquiera cuando crisis de inseguridad que vivió la ciudad en los años pasados lo obligó a poner en venta el taller que fue construyendo con el paso del tiempo.

Si se le pregunta, Rubén dice que, aun cuando probó suerte en muchos otros, este oficio lo satisfizo por completo.

El hombre reconoce que las ventas no son las mismas desde hace unos años, pero continúa firme. Aun cuando asegura que la época de prosperidad económica quedó atrás hace tiempo, insiste en que el amor por su negocio es el motor que le permite seguir.

“Hubo épocas muy buenas en que se hacía mucha bota”, cuenta. “Tuve clientes muy buenos en Monterrey y en Cuauhtémoc. Por aquí han pasado comandantes, gente de toda. Me han encargado botas para procuradores, licenciados de fuera de aquí. He fabricado para gente muy famosa”.

Centenares de botas de todos los colores descansan unas junto a otras en el mostrador. El aroma de la piel toma el taller. Detrás, los ayudantes de Rubén trabajan. Algunos cortan la materia prima y otros la cosen en las máquinas especiales.

“Esto es un oficio, pero con mucho arte. Implica tiempo y tener ideas, estar evolucionando. Ahorita tengo unos muchachos que me ayudan y a mi hijo, que ha sobresalido. Él siguió mis pasos y le gustó. Es el que va a seguirle. Yo ya estoy ‘más para allá que para acá’”, dice Rubén. (Fernando Aguilar / El Diario)

[email protected] 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen VideoChoque provoca cierre de la Hermanos Escobar
Choque provoca cierre de la Hermanos Escobar
El Diario de Juárez | 06:46 hrs

El accidente ocasionó una fuga de gas, la cual fue controlada rápidamente

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: