*

Local

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 02 Diciembre 2016 | 

19

23

18

Secciones

Viernes 02 Diciembre 2016 | 

19

23

18

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Una batalla por la identidad

Fernando Aguilar/
El Diario | Domingo 16 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs

Cargando
  • Galería
Raul Lodoza/El Diario | Imagen Galeria
Antes de contar su historia, Diana Muñoz Pereyra se acicala frente a su tocador. Se mira una y otra vez mientras se aplica polvo de maquillaje en el rostro, se pinta los labios de rojo y delinea sus cejas con un lápiz café. Luego pasa un peine por su rubia cabellera y vuelve a ver su imagen en el espejo. Está lista.

Mientras lo hacía, la sexagenaria se estaba preparando mentalmente para resumir su vida. Es licenciada en Administración de Empresas, tiene dos hijos policías y vive con un hombre, su pareja, a quien conoce desde hace siete años.

Todo eso la hace sentir feliz, pero no completamente satisfecha. Aunque sabe que muchos la criticarán, dar ese último paso, dice, la hará sentirse complacida: cambiar el nombre masculino que aparece en su acta de nacimiento, Sebastián, por su nombre actual, toda vez que ella es una mujer transgénero.

Motivada por el profundo deseo de ser legalmente reconocida como tal, espera con esta tarea sentar un precedente.

Mientras emprende una lucha por la defensa de la identidad que siempre ha sentido tener, una abogada lleva su caso, y el de otra persona de Ciudad Juárez, a los juzgados de distrito mediante un juicio de amparo, a través del que apela al derecho de su libre desarrollo de la personalidad.

“Lo necesito para identificarme mejor sin que me vean como una persona rara”, explica la mujer. “Aunque no aparento ser hombre por mi vestimenta, sí me interesa mucho que no me vean con esa transfobia, porque soy una mujer transgénero. He tenido problemas con mi nombre y batallo para identificarme”.

Forzada por su entorno a perpetuar el modelo de familia nuclear –formada por una pareja e hijos–, Diana tuvo a su hija con una mujer cuando tenía 18 años y a su hijo cuando tenía 24. Se casó. Era la mayor de siete hermanos y nunca se opuso a los planes que le habían sido impuestos porque percibía que su condición no era bien vista entre la sociedad de su tiempo.

Por eso decidió vivir una vida que en realidad no deseaba hasta que mucho antes de cumplir los 30 dejó de vestirse como hombre y comenzó a usar la ropa que mejor creía que le sentaba, narra.

El repentino cambio, sin embargo, le costó un elevado precio que con el tiempo se acentuó todavía más: el rechazo y la discriminación que sufría al buscar un empleo, realizar trámites en dependencias del gobierno, convivir con sus vecinos, cobrar cheques en los bancos y, ahora, gestionar su pensión.

De hecho, recuerda, cuando salía en busca de una oportunidad laboral, sus potenciales empleadores llegaban a pedirle que les mostrara otra identificación. En incontables ocasiones tuvo que explicarles que era transgénero e incluso, asegura, acceder a otras revisiones con tal de comprobárselos.

“Llegaba, me veían y me decían: ¡pásele, señora! Pero cuando se daban cuenta de que tengo nombre de hombre o que no dice que soy una mujer, me trataban diferente. He tenido problemas en las Afores, en el Seguro Social. Voy y ya no es el mismo trato que cuando llegué que creían que yo sí era una mujer por mi apariencia”, relata la persona cuyo nombre, a los ojos de la ley, es Sebastián.

El lío legal de la personalidad

En términos legales, el caso de Diana es prácticamente como el de los matrimonios igualitarios, explica Lizeth Martínez Torres, subdirectora de Derechos Humanos Integrales en Acción A.C, quien brinda estas asesorías en Grupo Compañeros, una organización de la sociedad civil que trabaja con temas de la diversidad sexual.

Para que pueda cambiar su nombre, indica la abogada que representa sus intereses, hay que presentar un amparo que, sostiene, se basa en tratados internacionales y en la Constitución. Si no se resuelve en la primera instancia, tendrá que pasar a la etapa de amparo en revisión, un proceso que, menciona, puede durar entre tres y cinco meses.

“Apelamos al libre desarrollo de la personalidad”, dice la activista. “Es un derecho que tenemos y que implica todos los factores de nuestras vidas, como nuestra identidad como hombre y como mujer, con qué nombre nos llaman en lo privado y queremos que se haga en documentos oficiales”.

La abogada prepara en este momento una demanda de amparo para que la pueda usar no sólo Diana y la otra persona a la que asesora, sino los individuos transgénero que lo desean.

De acuerdo con ella, el resultado de esta diligencia sería una sentencia que le ordenara al Registro Civil hacer las modificaciones correspondientes, lo que implicaría anular el acta de nacimiento anterior y expedir otra con la nueva identidad, que la persona podría utilizar para tramitar a su vez la credencial del Instituto Nacional Electoral (INE) y los demás documentos oficiales.

Para Martínez Torres es probable que se pueda lograr este cometido y, si eso ocurre, con estas condiciones no dejaría de ser un hecho todavía novedoso y poco común en el estado, no así en otras partes del país como la Ciudad de México, donde esa ya es una realidad que no precisa de un amparo.

Cuando se pone a pensar en esa posibilidad, el entusiasmo que manifiesta Diana es evidente. Ver su nombre en todos sus papeles la haría sentirse “en la dimensión correcta” y sería el punto final que le daría una mayor libertad para hablar y expresarse.

La razón es que, aun cuando en su etapa como estudiante de primaria debía ir al baño cuando nadie más estuviera ahí por el temor a ser agredida y a pesar de que los niños la llamaban “maricón”, entiende que ser reconocida como una mujer transgénero sería el logro más grande de su vida.

“Yo me considero una persona normal, pero quiero que me vean tal cual. No quiero que cuando presente mi credencial de elector, me digan: ¡no, tú eres hombre y tu acta de nacimiento también es de hombre!”, señala.

La mujer está convencida de que la modificación legal será la última fase del largo proceso por el que ha pasado en la asunción de su identidad, la cual conoce, indica, desde que cursaba la primaria.

“Para estar en mi posición”, dice Diana, “se necesita mucho valor para enfrentar a la familia, para enfrentar a la sociedad, para enfrentar a las leyes. Se necesita valor. Pero con las ganas y con la firme convicción de que soy lo que soy, una mujer transgénero, yo voy a defender a capa y espada mi sentir y mi forma de ser”.

[email protected]


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Balean a uno en la Melchor Ocampo
Staff
El Diario | 09:05 hrs

Fue atacado en las calles Juan Escutia y Francisco Zarco

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: