martes 21, octubre, 2014 | hrs

Escuelas no son guarderías: maestros


F. Chávez/M. Orquiz
El Diario | Viernes 27 Septiembre 2013 | 23:26 hrs
Tras los señalamientos emitidos por asociaciones de padres sobre la suspensión de clases de ayer, con motivo de la reactivación de los Consejos Técnicos Escolares, autoridades de Educación apuntaron que las escuelas no son guarderías.

“Las escuelas se convierten en pequeñas guarderías para los padres de familia y no debe ser así, eso que les quede claro a ellos”, dijo Alfredo Valenzuela Alameda, supervisor de Secundarias Generales en la Zona Norte.

Dijo que a pesar de la suspensión de actividades en las aulas, las clases se repondrán con un periodo más largo del ciclo escolar.

Además, conminó a los padres de familia a involucrarse más en el desempeño educativo de los estudiantes.

“Los maestros van a involucrar a los padres y tendrán que responder a las necesidades educativas que sus hijos tengan, de lo contrario se van a quedar rezagados”, apuntó el trabajador educativo.

Ricardo Arnulfo Ruiz Figueroa, presidente de la Asociación Municipal de Padres de Familia, había referido que con la eliminación de clases el último viernes de cada mes se afectaba la agenda de actividades de los tutores, debido a que los infantes tendrán que quedarse en casa, en lugar de estar en las aulas.

Y ayer no fue la excepción pues miles de alumnos del sistema básico se quedaron encargados con vecinos o parientes, en el parque e incluso solos en sus casas, luego que las labores docentes fueron suspendidas debido a que el Calendario Escolar 2013-2014 contempla actividad sólo para los docentes.

El hecho tomó por sorpresa y desprevenidos a muchos padres de los 370 mil estudiantes de preescolar, primaria y secundaria de la ciudad. “Se los tuve que llevar a mi mamá, tengo tres hijos y se los tuve que enjaretar a ella, medio se enojó, pero no pude hacer otra cosa”, contó Magda Torres, quien labora en una maquiladora.

Aseguró que la suspensión le cayó de sorpresa pues sus hijos van a diferentes escuelas, uno al kínder, otro en primaria y uno más en secundaria enclavadas al sur de la ciudad.

Dijo que fue el miércoles cuando el más grande le informó que no tendría clases, pero los dos chicos se lo hicieron saber apenas el jueves, lo que se convirtió en un gran problema.

Una situación muy similar enfrentó Mirna Chávez, quien tuvo que dejar a su hija “encargada” con la vecina.

“Tuve que dejarla en la casa, ya me había dicho que no iba a tener clases, pero los días se pasaron muy rápido y no tuve tiempo de decirle a mi hermana que la cuidara, así que la dejé en casa”, explicó la madre de familia que también labora por las mañanas. Su hija, de 14 años de edad y que estudia en la secundaria Estatal 1, le pidió quedarse en su vivienda, ya que tenía ganas de descansar y hacer la tarea sin prisas.

“Yo sé que va a estar metida en el Facebook, pero le pedí que no saliera porque me da mucho miedo, le avisé a mi vecina para que le eche un ojo”, comentó.

Andrés y Jacinto son dos estudiantes de primaria que ayer recorrieron por la mañana las calles de la colonia La Cuesta buscando “algo en qué entretenerse” luego que no fueron a la escuela.

“No sabemos que pasó, el profe nada más nos dijo que hoy no había clases”, comentó Andrés.

Jacinto señaló que él se quedó al cuidado de su hermana mayor, pero que lo dejó salir un rato al exterior de su casa porque estaba muy aburrido.

Ambos se dirigieron a un pequeño parque ubicado frente a sus viviendas, donde se sentaron a la sombra de un árbol en espera de otros de sus amigos que también tuvieron el día libre.

“Los míos se quedaron en ‘pillamas’, los dejé dormidos y comida para que almuercen y coman”, señaló Sonia Estupiñán, quien tiene dos hijos de 13 y 14 años.

Indicó que debido a que son adolescente ya puede dejarlos solos en su casa porque se portan bien y no dan mucha lata.

“Cuando estaban chiquillos no los podía dejar solos porque eran unas ‘lumbreras’, pero ya se calmaron y son bien portados. Al menos eso espero”, dijo la mujer que es empleada bancaria.

Agregó que muchas de sus compañeras de trabajo hicieron lo mismo, ya que a la gran mayoría la suspensión de labores docentes las tomó por sorpresa e, incluso, desconocían que así ocurrirá el último viernes de cada mes. (Francisco Chávez/Martín Orquiz/El Diario)

fchavez@redaccion.diario.com.mx

morquiz@redaccion.diario.com.mx

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
También te puede interesar
Comentarios
Los comentarios que en la sección de abajo se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un “click” en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado.
Consulte aquí el reglamento.