'Este dolor no se lo deseo a nadie' | Internacional

Internacional

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 11 Diciembre 2018 | 

22

37

17

Secciones

Martes 11 Diciembre 2018 | 

22

37

17

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


'Este dolor no se lo deseo a nadie'

Reforma | Miércoles 21 Febrero 2018 | 08:50 hrs

Reforma |

Reforma |

Nápoles, Italia— Los Russo aseguran ser una familia de comerciantes ambulantes. No aparentan riquezas ni lujos en su departamento ubicado en un multifamiliar.

Suelen viajar entre Europa y América vendiendo ropa de importación, electrodomésticos y otros productos.

"Aquí muchas familias se dedican a esto porque en Nápoles no existen muchas posibilidades laborales", dice a Reforma Silvana Esposito, esposa de Raffaele Russo, uno de los tres italianos desaparecidos en Tecalitlán, Jalisco, desde el 31 de enero.

De hecho, Raffaele ya había viajado a México el verano pasado para explorar la venta de generadores eléctricos chinos.

Antonio Russo y Vicenzo Cimmino, los otros dos desaparecidos, habían llegado a tierras mexicanas sólo unos días antes de aquel 31 de enero.

"Les pido al pueblo y al Gobierno de México que me ayuden. Este dolor no se lo deseo a nadie", clama Silvana.

La madre de Antonio ya no logra hablar mucho.

"Me siento mal. Tengo mucho miedo desde hace 20 días, ya no logro dormir. Los primeros días esperamos en silencio con la esperanza que alguien nos pidiera el pago de algún rescate, pero después tuvimos que pedir ayuda", dice.

La angustia en la casa de los Russo se percibe intensamente, más bien se toca con la mano. Entran y salen familiares, sobrinos, primos, en un vaivén que parece no terminar; una confusión que por lo menos evita pensar mucho.

Los Russo son muchos. En la casa de la familia viven Silvana, Anna y Daniele, otros de sus hijos, y Francesco, el hijo mayor, que ahora se encuentra en México.

La mesa de la cocina está repleta de varios teléfonos celulares. Todos comparten fotos, mensajes, noticias, pedidos de ayuda a través de las redes sociales, también están en casa los hermanos de Vincenzo Cimmino, el otro desaparecido junto a Raffaele y Antonio.

Vincenzo es un tipo amable, tranquilo y siempre sonriente, cuentan. Aquí en Nápoles lo están esperando su esposa, dos hijos pequeños de uno y cinco años de edad, todos rezan constantemente para la liberación de los plagiados.

"Esta es una prueba para todos nosotros, una prueba que el señor nos puso en el camino. Si no fuese por la fe que tenemos creo que todos nosotros ya estaríamos enloqueciendo", afirma Gaetano Cimmino, hermano mayor de Vincenzo, residente en Barcelona con su propia familia desde hace siete años.

"He visto que en México el tema de violencia es algo muy fuerte y asombroso. He venido a apoyar, pero me siento muy asustado por todo esto. Trato de hacerme el fuerte en especial frente a ellos, somos evangélicos, tenemos mucha fe y la esperanza en que todo pueda salir bien", dice.

Silvana se mueve de un cuarto a otro de esta casa. Un departamento normal, al octavo piso de un edificio multifamiliar de la colonia Mercado de Nápoles.

Sigue pidiéndole a Daniele y a los demás primos presentes en casa para que coman algo, porque desde hace días la vida normal de esta familia napolitana se ha detenido en aquel 31 de enero, confundiendo todo ritmo y necesidades.

"Yo no tengo nada en contra del pueblo de México porque sé que allá hay mucha gente buena", dice Silvana sentada en la cama matrimonial.

"Nada más que nos digan si están encerrados en algún lado. Si hay que pagar por su liberación, pues pagaremos, pero ayúdenos por favor", añade con los ojos humedecidos.

Apoyo total

La comunidad entera se ha movilizado para ayudar a los Russo.

El pasado fin de semana los evangélicos realizaron una marcha nocturna con antorchas para pedir ayuda, mientras una carpa apareció durante un partido de futbol del Nápoles en el estadio de esta ciudad.

El próximo sábado se prevé otra marcha, esta vez más grande, pero aún falta la confirmación por parte de los organizadores.

En el departamento de los Russo también está la hija más pequeña de Raffaele y Silvana. Es la única chica de la familia, la consentida de su padre.

"Lo estoy viviendo muy mal, porque jamás he estado tanto tiempo sin hablar con mi padre, con mi hermano y con mi primo. Me siento mal porque no sé lo que están pasando y esto me duele mucho", dice con voz delicada la joven Anna.

"Yo me esfuerzo por no llorar, más que todo porque quiero darle fuerza a mi hermano Francesco que aún está en México tratando de hacer algo", añade.

@



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Muestra escándalo Nissan-Renault dificultad para mantener alianzas automotrices
El Diario de Juárez | 10:11 hrs

Dichas colaboraciones pueden resultar difíciles por diferencias culturales, guerras territoriales, entre otros asuntos, informó...





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: