Internacional

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 23 Enero 2018 | 

22

51

57

Secciones

Martes 23 Enero 2018 | 

22

51

57

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Poblaciones de animales se reducen durante guerras

Associated Press | Miércoles 10 Enero 2018 | 12:20 hrs

Associated Press |

Associated Press |

Washington— La guerra es tan infernal para la vida silvestre como para el hombre. Un nuevo estudio revela que la guerra es la mayor amenaza para los elefantes, rinocerontes, hipopótamos y otros animales africanos grandes.

Los investigadores analizaron cómo las décadas de conflicto han afectado las poblaciones de animales grandes. Más del 70 por ciento de las zonas protegidas de vida silvestre en el continente han caído en alguna zona de guerra desde 1946, muchas de ellas en forma reiterada. Cuanto más frecuente es la guerra, mayor es la caída de la población de mamíferos, según el ecologista Josh Doskin, de la Universidad de Yale, autor principal del estudio publicado el miércoles en la revista Nature.

"Basta un poco de conflicto, apenas uno en 20 años, para que se reduzca el promedio de población de la vida silvestre", dijo Daskin.

Las zonas de batallas más frecuentes —no necesariamente las más sangrientas— pierden el 35 por ciento de su población de mamíferos cada año de conflicto, añadió.

Aunque algunos animales son abatidos por las balas o las minas terrestres, la guerra altera las condiciones sociales y económicas de manera tal que perjudica a los animales, dijo el coautor Rob Pringle, ecologista de la Universidad de Princeton.

La pobreza y el hambre son mayores en las zonas de guerra o su periferia. Por eso la gente recurre a la caza furtiva para recoger el marfil o incluso para comer la carne. Los programas de conservación tienen escasos fondos, poder o capacidad para proteger a los animales, dijo Pringle.

En general, algunos animales sobreviven a las guerras. Solo en seis casos se verificó el exterminio total de las poblaciones, como sucedió a una gran manada de jirafas en un parque de Uganda entre 1983 y 1995, durante dos guerras civiles.

Otros estudios han revelado que las poblaciones se reducen en ciertas zonas de guerra, pero crecen en otras. Por ejemplo, la zona desmilitarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur es un gran refugio para la vida silvestre porque ha sido "casi un parque de facto durante siete décadas", dijo Daskin.

El nuevo estudio abarca 65 años del continente entero. Los investigadores indagaron en 10 factores que pueden alterar las poblaciones, tales como guerra, sequía, tamaño de los animales, zonas protegidas y densidad de la población humana.

El número de guerras fue el que más afectó la población, mientras que la intensidad de las guerras —en términos de muertes humanas— fue el factor que menos la afectó.

Al abordar el panorama general, la investigación confirma la sospecha de muchos expertos, de que "la guerra es un gran impulsor de la caída de la población animal en toda África", dijo Kaitlyn Gaynor, ecologista estudiosa de la guerra y la vida silvestre en la Universidad de California, Berkeley, quien no participó del estudio.

El filántropo estadounidense Greg Carr, quien encabeza una organización sin fines de lucro en el Parque Nacional Gorongosa de Mozambique, dijo que no le sorprendían las conclusiones. Las poblaciones de vida silvestre del parque sufrieron una brusca caída durante la guerra civil, aunque Carr lo atribuye a la pobreza más que a la guerra en sí.

"Con o sin guerra, la pobreza es una amenaza a la vida silvestre en África hacia el futuro", dijo Garr en un correo electrónico.

Gorongosa es un ejemplo de lo perjudicial que es la guerra para la vida silvestre y a la vez de la rapidez con que se recuperan los animales, según los investigadores.

La guerra civil que finalizó en 1992 diezmó la vida silvestre y algunas especies llegaron al borde de la desaparición, dijo Daskin, pero ahora ha regresado al 80 por ciento del nivel de antes de la guerra.

"El efecto de la guerra sobre la vida silvestre es malo", dijo Pringle. "Pero no es apocalíptico".

@


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
EU es la real amenaza para el comercio mundial: China
El Diario de Juárez | 12:01 hrs

Acusa a Washington de aplicar métodos 'unilateralistas' que implican un desafío para el mercado

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: