Internacional

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 20 Julio 2017 | 

22

52

10

Secciones

Jueves 20 Julio 2017 | 

22

52

10

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

'¿Está muerto?': la tragedia de los padres tras una matanza en Siria

AFP | Martes 18 Abril 2017 | 10:00 hrs

AFP | Imagen Galeria

AFP |

Bab Al-Hawa— Trasladada hacia un hospital después de uno de los atentados más sangrientos acaecidos durante el conflicto sirio, Fatima Rashid ha visto a una adolescente con el rostro desfigurado. No duda de quién se trataba: Ghadir, su propia hija.

"En urgencias, corrí la cortina de la cama de al lado y vi una chica con la cara medio arrancada, que sangraba. No la reconocí", explica a la AFP Rashid, una siria de 37 años, en medio de una enorme tienda transformada en centro de acogida, cerca de la frontera con Turquía.

"Al día siguiente, me enseñaron su foto y recordé lo que llevaba Ghadir en el momento del atentado. Era mi hija", continúa la mujer, vestida con una abaya negra, y sus ojos bañados en lágrimas.

A partir de entonces, Ghadir, de 14 años, fue trasladada a Turquía para ser tratada. Su madre no sabe nada de su otra hija, Rimas, de 13 meses, ni tampoco de su hijo Adel, de 15 años, ni de su marido, Muhanad. Todos desaparecieron tras el ataque.

Sólo su tercera hija, Zahra, de 7 años, sigue a su lado.

El destino de su familia se tornó en tragedia el sábado, cuando la operación de evacuación de cuatro localidades asediadas se convirtió en una carnicería en las afueras de Alepo (norte). Un vehículo bomba explotó y causó la muerte de 126 personas, 68 de las cuales eran niños.

'Sepultada bajo cadáveres'

"Vi un vehículo que repartía bolsas de patatas fritas a los niños. Una de mis hijas me pidió que le comprara una", recuerda Fatima, una de las 5 mil personas evacuadas de Fua y Kafraya, dos localidades prorrégimen asediadas desde hacía dos años por los rebeldes, en el noroeste de Siria.

"Los niños estaban tan contentos de haber escapado al sitio, pensaban que iban a disfrutar", cuenta. "Compré una bolsa pero un niño vino y me la robó", precisa Fatima, con una sonrisa triste.

Cuando fue a comprar otra bolsa, el vehículo bomba explotó.

"Me sentí lanzada al aire, antes de verme sepultada bajo cadáveres", explica la mujer, que tiene herida la nariz.

Con la cara y los brazos ensangrentados, Fatima fue transportada a un hospital controlado por los rebeldes en Bab Al Hawa, en la frontera con Turquía.

Tres días después, el centro que acoge a los rescatados se encuentra lleno de madres angustiadas en busca de sus hijos, desaparecidos, y de niños y jóvenes, algunos de tan sólo tres años, están sentados sobre el suelo, aturdidos.

'¿Está muerto?'

"¿Cómo te llamas? ¿Quién es tu padre? ¿De dónde vienes?", les preguntan los rescatados adultos. Algunos niños no pronuncian palabra.

En un rincón, Um Mohamad llora y grita, con varias mujeres a su alrededor tratando de calmarla. "¡Quiero que me digan cómo está mi bebé, al que se llevaron a Turquía! ¿Está muerto? Sólo tiene ocho meses, no puede hablar y no puede decir quién es", brama.

En el sector reservado a los hombres, Sherif Al Husein, oriundo de Kafraya, tiene a dos de sus hijos consigo. Haidar, de 10 años, con la cabeza vendada y Hamza, de 4, con la cara también llena de vendas.

"Mis chicos lloran y llaman a su madre cada día", suspira Sherif, de 35 años.

Tanto él como los otros rescatados de Fua y Kafraya se han extrañado por el hecho de haber sido auxiliados por los rebeldes, el bando que desde hacía dos años disparaba cohetes contra sus localidades.

Los insurgentes "nos han dado medicamentos y alimentos, se han ocupado de nuestros hijos", atestigua Sherif, que pidió a los rebeldes que no estuvieran presentes durante la entrevista con la AFP.

"Nos aseguraron que aquí no somos prisioneros", agrega con prudencia Usama, un combatiente leal al régimen, con la ropa manchada de sangre. "No tengo miedo pues estoy protegido por el acuerdo" de evacuación cerrado por Catar e Irán, padrinos de los rebeldes y del régimen, respectivamente, matiza.

Una coexistencia así sorprende, habida cuenta del clima de odio creado por seis años de guerra en Siria.

Abu Obeida, un rebelde de 33 años, se pregunta además cómo habría reaccionado si no hubiera habido ningún acuerdo entre las partes beligerantes. Pero, precisa, "no podía hacer otra cosa que socorrer a esos niños y esos ancianos. Es una cuestión humana".

@


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Liberan a mujer que vistió minifalda en Arabia Saudita
Associated Press | 08:52 hrs

Fue detenida el martes por vestir 'ropa no modesta' ante denuncias de gente

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: