Internacional

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 28 Junio 2017 | 

7

58

33

Secciones

Miércoles 28 Junio 2017 | 

7

58

33

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Cultivo y producción de coca en Colombia alcanza máximo histórico

Associated Press | Martes 14 Marzo 2017 | 14:02 hrs

Associated Press |

Associated Press |

Washington– El cultivo de coca en Colombia se disparó en 2016 a niveles sin precedentes tras casi dos décadas de esfuerzos millonarios por acabar con el narcotráfico en el país suramericano, según estadísticas difundidas el martes por el gobierno estadounidense.

Colombia cerró 2016 con 188 mil hectáreas de cultivos ilícitos, 18 por ciento más que el año anterior. Las plantaciones van en aumento desde 2012, cuando había 78 mil hectáreas. En 1999, cuando arrancó la campaña antinarcóticos Plan Colombia auspiciada por Estados Unidos, hubo 123 mil con un pico en 2001 y una tendencia a la baja desde 2007.

Estos cultivos, que la Oficina Nacional de Políticas para el Control de las Drogas (ONDCP por sus siglas en inglés) realiza mediante imágenes satelitales, se traducen en una producción potencial de 710 toneladas métricas de cocaína, un 37 por ciento más que el año anterior. El consumo de cocaína en Estados Unidos, principal destino de la droga colombiana, permanece prácticamente estable, según el informe.

Ante el incremento, las autoridades colombianas prometen una reducción drástica de 100 mil hectáreas este año, la mitad de manera forzada sin alternativas visibles para los campesinos y la otra mediante programas de sustitución de cultivos en el marco del acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a finales del año pasado. La implicación de la guerrilla en esta operación da cierta confianza a unos agricultores incrédulos acostumbrados desde finales de los 90 a que los proyectos queden ''bajo la mesa''.

En Putumayo, en la frontera con Ecuador y uno de los departamentos más cocaleros del país, los campesinos aún temen que la coca desaparezca dejando la zona como un ''desierto'' de pobreza, como en la época de la fumigación aérea con glifosato, un método masivo para acabar con las plantaciones ilegales que fue suspendido en 2015 por sus efectos nocivos para la salud y el medio ambiente y con tan poca precisión que calcinaba lo que se encontrara por delante.

A mediados de febrero, el gobierno, las FARC y organizaciones campesinas de Putumayo firmaron uno de esos proyectos para sustituir la coca por productos como el maíz, el cacao o el café, que pretenden llegar a los 40 municipios que concentran la mitad de la coca.

Sobre las cenizas de lo que era el ''laboratorio'' donde procesaba la hoja, Eduardo Espinosa, de 49 años, se despide de lo que ha sido su sustento durante 17 años. ''Estamos recogiendo nuestra última cosecha para que cuando los del gobierno lleguen a erradicar ya no quede nada'', dice con cierta amargura. ''Pero, ¿arrancarla? ¿Cómo vamos a arrancar la hojita si el gobierno no nos trae alternativas para que continuemos cultivando la tierrita?''.

Las zonas cocaleras son remotas. Llegar a este cultivo implica un viaje de una hora en moto por un camino sin asfalto, hora y media en lancha por el río y casi media caminando bajo un sol que atraviesa la piel. El Ejército y la policía ya han incendiado en esa zona varios laboratorios y el siguiente paso son los cultivos, uno a uno y manualmente.

En lo que va de 2017 ya se han erradicado seis mil 100 hectáreas de cultivos ilícitos en todo el país, según el gobierno colombiano.

Desde que arrancó el Plan Colombia, que apostó sobre todo por el glifosato, se han fumigado unos dos millones de hectáreas. Desde las carreteras de Putumayo, todavía se ven campos abandonados que solían ser de coca cercados por bosques de palmeras decapitadas o con las palmas chamuscadas por esa sustancia.

''Siempre hemos estado dispuestos a sustituirla, pero el gobierno siempre nos ha prometido y nos ha engañado'', afirma Julio César Jaramillo, de 43 años y con tantos hijos que su esposa califica su casa de guardería. La más pequeña, de tres años, ya sabe cómo agarrar la mata y pasa jornadas en el campo cuando no hay otro lugar donde dejarla.

''La hoja de coca es nuestro sustento, pero como campesinos únicamente nos ha dejado el cansancio, la fama y la desilusión'', insiste. Sin embargo, los cultivadores de la coca de todo el país, la mayoría favorables a la sustitución, se están organizando para afianzar las cosechas que el gobierno busca arrancar sin alternativas.

El gobierno calcula que 82 mil familias en todo el país viven de esta planta y la ONU estima que cada campesino, primer eslabón de la gran cadena del narcotráfico, gana mil 180 dólares al año por su labor.

Aunque Estados Unidos adelantó que ve improbable la reanudación de la fumigación aérea, el gobierno de Donald Trump probablemente exija a Colombia que ataque estos cultivos de forma contundente. Para el analista Adam Isacson, la presión de Estados Unidos irá aumentando en 2018, con elecciones en Colombia y nuevas cifras en Estados Unidos. Pero para él, reducir los cultivos requiere ''paciencia'', pues la erradicación manual es costosa, lenta y peligrosa.

''La erradicación estuvo mal coordinada con esfuerzos por construir presencia del estado en áreas abandonadas'', explicó el experto en un informe.

Desde 2013, cuando empezaron a repuntar los cultivos, el peso se devaluó en relación al dólar, lo que hizo más rentable el kilo de hoja. También el precio del oro cayó volviendo más ineficaz la minería ilegal, otra de las fuentes de financiación de grupos armados ilegales.

''La resistencia organizada de cultivadores de coca detuvo la erradicación en varias áreas'', agregó Isacson. ''El gobierno, en plenas negociaciones con la guerrilla decidió no responder (a las protestas) para no desencadenar confrontaciones violentas con campesinos en zonas de influencia de las FARC, pero desafortunadamente, el Estado tampoco respondió con un aumento de presencia civil o servicios básicos'', concluyó.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
La paz en Colombia es irreversible: presidente
AFP | 22:03 hrs

Las FARC formalizan adiós a las armas

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: