Internacional

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 29 Mayo 2017 | 

3

38

04

Secciones

Lunes 29 Mayo 2017 | 

3

38

04

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

La vida miserable de las viudas filipinas de la droga

AFP | Martes 14 Marzo 2017 | 07:59 hrs

Associated Press |

Associated Press |

Manila— Desde que la Policía mató a su marido y a su hijo, Sally Antonio acumula los empleos. Está agotada, como muchas viudas filipinas condenadas a la miseria por la guerra sangrienta contra la droga.

La campaña lanzada en junio por el presidente Rodrigo Duterte para erradicar las redes del narcotráfico ha causado más de 6 mil 500 muertos. Los familiares son las víctimas olvidadas de esta represión calificada de "guerra contra los pobres" por los defensores de los derechos humanos.

Sally Antonio, de 43 años, perdió a su hijo de 19 (cuyo salario de camarero era esencial para la economía familiar) y a su marido, desempleado. La Policía los mató hace seis meses durante una redada antidroga en su casa.

"Cuando mataron a mi hijo y a mi marido, me mataron a mí también", declara a la AFP esta mujer, obligada a bregar con tres trabajos para alimentar a cinco hijos y a un nieto.

Hay días, cuenta, que sólo duerme dos horas. Trabaja como lavandera, mensajera y portera.

"A veces estoy tan agotada que las manos me duelen mucho, tengo que dejar de trabajar uno o dos días", afirma rompiendo a llorar. "Tengo que pedir dinero prestado a mis vecinos y racionar la comida".

Su hija de 18 años estudiaba psicología pero tuvo que dejar la universidad para ocuparse de sus hermanos pequeños.

Lo que más preocupa a Sally es no poder pagar los medicamentos de su hijo de 11 años, aquejado de una enfermedad cardiaca.

Versiones contradictorias

"Estoy furiosa". "¿Por qué mataron a mi marido y a mi hijo y sacrificaron a nuestra familia?"

Ella reconoce que su marido consumía droga. Pero –añade– formaba parte de un programa de vigilancia de toxicómanos instaurado por las autoridades y no era traficante. Su hijo no tenía nada qué ver con la droga, sólo suplicó a los policías que no hicieran daño a su padre, asegura Sally.

El informe policial consultado por la AFP sostiene que los agentes se vieron obligados a abrir fuego tras ser blanco de disparos durante una operación antinarcóticos.

Sally Antonio, que ha pedido ser citada bajo un pseudónimo por miedo a represalias policiales, niega que su marido y su hijo opusieran resistencia.

Las fuerzas de seguridad afirman haber matado en ocho meses a más de 2.500 toxicómanos o traficantes en legítima defensa. Más de 4 mil personas murieron en circunstancias turbias.

Los defensores de los derechos humanos acusan a los policías de inventarse esta legítima defensa. Amnistía Internacional no descarta que sean culpables de crímenes contra la humanidad.

Duterte ganó las presidenciales prometiendo erradicar el tráfico de droga y matar a decenas de miles de personas. Aunque llegó a decir que le haría "feliz masacrar" a tres millones de toxicómanos, asegura que la Policía no tiene orden de cometer actos ilegales.

Según Amnistía, las principales víctimas son los habitantes de los barrios pobres, y a menudo los hombres, que suelen ser el medio de sustento familiar.

Impacto psicológico

"Estas muertes dejan a las familias en situaciones financieras todavía más precarias (que antes), los parientes que sobreviven se amargan porque ven que el primer blanco de las autoridades son los pobres", escribió la oenegé en febrero.

Unos comentarios que enfurecieron al presidente Duterte, quien acusa a los pequeños traficantes "de ganar mucho dinero" y de desempeñar un papel crucial en las redes de distribución. "Poco importa que seáis el mayor traficante de droga o el más pobre, todos conspiráis para destruir al pueblo", soltó recientemente.

La Iglesia católica ayuda psicológica y financieramente a las familias.

Dennis Febre, al frente un programa de ayuda en una iglesia de Manila, opina que los asesinatos de sospechosos generan más problemas de los que resuelven: "Los que se quedan también venden droga o se prostituyen porque es un tema de supervivencia".

Una iglesia de Manila dio empleo a Rose Maninggo, de 25 años, después de que su marido, un vendedor de mangos, muriera asesinado en enero.

Pero ella no sabe cómo hará para alimentar a sus dos hijos cuando este trabajo, por el que cobra el equivalente a nueve euros diarios, termine dentro de dos meses.

El impacto psicológico es tremendo. "No me siento en seguridad. Sueño con mi marido tendido en mares de sangre que me pide justicia. Estoy preocupada por mis hijos, quiero que estén en seguridad", afirma Maninggo (nombre ficticio).

A Sally Antonio le duele que sus hijos crezcan sin padre. "No es sólo la pérdida financiera, echamos de menos su papel de guía, su atención. Eso es irremplazable".

@


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Se manifiestan en Taormina contra el G7
AFP | 14:10 hrs

Protestaban también contra la política de los países industrializados respecto al fenómeno de la migración

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: