sábado 25, octubre, 2014 | hrs

De tragedia a mina de oro, a un año del ‘Ecce Homo’


Agencias | Jueves 15 Agosto 2013 | 21:21 hrs
Madrid— La bautizaron como la restauración más insólita de la historia del arte. Su imagen dio la vuelta al mundo, inundó las redes sociales y sirvió decenas de chistes en programas de humor.

Pero el famoso “Ecce Homo” de España es ahora una mina de oro.

Una exposición de la pintora que transformó un fresco religioso en un ícono popular conmemora desde el martes el primer aniversario de su descubrimiento.

“Hemos pasado momentos duros. Habrá poca gente que se haya enfrentado a una situación como ésta en la historia”, dijo Juan María Ojeda, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Borja, donde se encuentra el cuadro.

“Pero los beneficios de la promoción de la ciudad son evidentes y es algo que tendremos que aprovechar de cara al futuro”, añadió.

Cecilia Giménez, de 81 años, fue la involuntaria protagonista del famoso suceso que sacudió los medios de comunicación nacionales e internacionales en agosto del año pasado. Giménez decidió restaurar un pequeño fresco religioso de 1930, deteriorado por la humedad en la pared de una ermita olvidada de Borja

Y desfiguró por completo la imagen original de Cristo, que aparecía con una corona de espinas antes de la crucifixión. Un pasaje conocido como “Ecce Homo” (¡He aquí el hombre!, las palabras pronunciadas por Poncio Pilato al presentar a Jesús ante la multitud que pedía su muerte).

La curiosidad se abrió paso entre la mofa y la incredulidad iniciales. Sólo en este año, más de 40 mil personas han visitado el fresco en su capilla original de Borja, un municipio de apenas 5 mil habitantes al nordeste del país ibérico conocido por sus bodegas vinícolas.

En septiembre, el ayuntamiento decidió cobrar 1 euro (1.32 dólares) por visita, y entre la entrada y los donativos voluntarios se calcula que la recaudación ha superado los 50 mil euros (66 mil 285 dólares).

Según el Ayuntamiento, el dinero ha ido destinado íntegramente a una fundación social llamada Sancti Spiritus, dueña de la Iglesia en la que se ubica el fresco. Dicha fundación, cuyo origen se remonta a la edad media, vivía sepultada bajo una montaña de deudas ante la falta de aportaciones por la crisis económica.

El dinero que ahora reciben les ha permitido gestionar desahogadamente una residencia para adultos mayores en la que cuidan a 60 personas. Para Giménez la vida también ha dado un vuelco. Unas bodegas de la zona crearon un vino con su nombre. La etiqueta que ilustra la botella es un nuevo Ecce Homo pintado por ella, que ahora se puede visitar hasta el próximo 24 de agosto en una exposición de la artista con otra veintena de cuadros de temática variada.

“Ahora parece que está todo el mundo contento”, explicó Giménez al diario local Heraldo de Aragón. “Doy gracias de que ya esté todo más tranquilo”.

Dentro de unos días, el 21 de agosto, Giménez firmará un convenio con el ayuntamiento para la explotación oficial de los derechos de imagen del Ecce Homo en postales, llaveros, mecheros, platos y camisetas. La artista recibirá el 49 por ciento de los beneficios, mientras que la fundación se quedará con el 51 por ciento restante.

“Es un acuerdo oportuno”, afirmó Ojeda. “El dinero se ha usado para fines benéficos. El comportamiento de la gente ha sido muy bueno, y al final todo aquel revuelo ha sido para bien”.

¿Cómo te sientes tras leer esta noticia?
También te puede interesar
Comentarios
Los comentarios que en la sección de abajo se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un “click” en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado.
Consulte aquí el reglamento.