Silent Hill: historia de un pueblo fantasma | Estados Unidos

Estados Unidos

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 20 Julio 2018 | 

12

30

03

Secciones

Viernes 20 Julio 2018 | 

12

30

03

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Silent Hill: historia de un pueblo fantasma

El Diario de Juárez | Viernes 06 Julio 2018 | 21:56 hrs

Tomada de internet |

Tomada de internet |

La historia de Centralia



Centreville existía ya en el estado de Pensilvania desde 1841, pero no fue registrada como tal hasta 1866, momento en que pasó a llamarse Centralia. Era una ciudad tan próspera como cualquier otra en aquellos años. Una ciudad más de Estados Unidos que centraba su economía en una cosa: su fructífera mina de carbón.

En pocos años, la ciudad empezó a tener escuelas, bancos, tabernas, parques e infinidad de sencillas casas donde sus habitantes vivían con normalidad, tranquilos al disponer de una mina que garantizaba plenamente su futuro, y el de la propia Centralia. Pero no siempre reinó la paz en esta pequeña ciudad.

El propio fundador de la ciudad, Alexander Rea fue asesinado por una asociación clandestina de mineros conocida como Molly Maguires. Estábamos a mediados de 1860 y este tipo de revueltas eran frecuentes, aunque la acaecida en Centralia tuvo su repercusión mediática en aquella época. Los culpables del crimen fueron colgados y, aunque  durante unos años los asesinatos e incendios fueron constantes, la cosa pareció calmarse con la llegada del nuevo siglo.

A mediados de los años 60, Centralia no podía ser más próspera. Tenía su comunicación con varias lineas férreas: la de  Philadelphia and Reading y la Lehigh Valley, además de su propio colegio de primaria y secundaria,  siete iglesias, dos teatros, una oficina de correos, cinco hoteles, veintisiete salones, múltiples almacenes y varios pequeños negocios asociados a la minería. Centralia era, definitivamente, un buen lugar para vivir. Hasta que algo cambió.

El incendio de 1962



Fue algo casual, algo sin demasiada importancia. Tal vez fue un cigarrillo mal apagado, el efecto del sol o, incluso, un fuego olvidado por parte de unos excursionistas. Quién sabe. El caso es que la chispa se prendió aquella mañana de 1962 en un pequeño vertedero a las afueras de Centralia. En un basurero que comunicaba con una de las fosas de la propia mina de carbón, una fosa abandonada que, poco a poco, fue encendiendo una vena principal.



Todo el subsuelo de Centralia está comunicado mediante una extensa y compleja red de carbón, un hecho que nos hace entender por qué fue encendiéndose tan poco a poco pero de modo imparable. Puede que te parezca asombroso, pero la gente siguió viviendo aquí hasta 1979. Se hicieron varios intentos por sofocar ese fuego subterráneo que iba prendiendo calladamente las entrañas de la ciudad y emergiendo por pequeñas vetas, por agujeros en la carretera, en los suelos de las casas, en los parques… Las llamas no se veían todos los días, pero ese infierno crecía y crecía en el propio vientre de la ciudad de Centralia.

Los efectos, cómo no, fueron inevitables. Las personas estaban inhalando monóxido de carbono por la quema subterránea de carbón y las consecuencias se tradujeron en serios problemas de salud. Todo esfuerzo por sofocar el incendio era inútil. Cualquier idea, cualquier propuesta para sofocar aquel enemigo no servía absolutamente de nada.

¿En qué momento empezó a reaccionar la gente? Te preguntarás. ¿Cuándo fueron conscientes de la gravedad del problema? Fue en 1979 cuando un empleado de la gasolinera de Centralia introdujo una vara en sus tanques de gasolina para averiguar la cantidad de combustible que le quedaba. Cuando sacó dicha varilla, se dio cuenta de que estaba ardiendo. ¿Temperatura? 78º grados centígrados. Aquello, no era nada normal…



Muchos empezaron ya a abandonar la ciudad, pero no fue hasta 1984 cuando el gobierno estadounidense se encargó del tema. Aprobó un presupuesto de 40 millones de dólares y sus habitantes fueron trasladados a poblaciones vecinas donde iniciar una nueva vida lejos del peligro. Aunque, como casi siempre ocurre, hubo alguna persona que se negó a dejar su ciudad. Es por ello que, a día de hoy, sigue celebrándose un servicio en la iglesia de Centralia todos los sábados por la noche.

Dicen, que esta ciudad sigue siendo un infierno en llamas. Un infierno que arde desde el subsuelo y que arroja su aliento caliente a través de grietas, a través de la tierra del bosque y de ese cementerio, donde habitan los restos de la mayoría de sus vecinos.

Centralia es la auténtica Silent Hill y, según nos indican los expertos, existe aún suficiente carbón para arder 250 años más. ¿Te atreverías a visitar esta solitaria y “espectral” ciudad?



Fuente(supercurioso.com)

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Buscan gobernadores de EU contrarrestar guerra arancelaria
Associated Press | 18:53 hrs

Quieren atraer inversión extranjera luego de las disputas comerciales del presidente Donald Trump





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: