'El bebé ya no me reconocía' | Estados Unidos

Estados Unidos

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 20 Julio 2018 | 

19

27

18

Secciones

Viernes 20 Julio 2018 | 

19

27

18

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


'El bebé ya no me reconocía'

Reforma | Martes 26 Junio 2018 | 12:33 hrs

Associated Press |

Associated Press |

  • Relacionadas
Imagen Nota Relacionada

Exigen a Trump revelar nombres de niños detenidos

Washington— El bebé no la reconocía. La salvadoreña Olga Hernández por fin había conseguido reunirse con su hijo después de que se lo arrebataran las autoridades, lo abrazaba con ansia, arropándolo con todo su cuerpo, pero el pequeño seguía paralizado, como congelado de miedo.

"Él cuando me vio no me reconoció, estaba como asustado y yo le decía: 'mi amor, ¿no me reconoces?'. Y él sólo me miraba, con sus grandes ojos, se me quedaba mirando como diciendo: '¿Qué pasa, un día me dejan y ahora aparecen?", narra Olga, que pide ser identificada con un nombre falso por temor a represalias.

El pequeño, que ahora tiene 22 meses, cambió de actitud cuando vio a su hermano mayor, de cinco años. Se le iluminaron los ojos al ver el juguete que le había traído: una figura peluda de Stitch, el extraterrestre que se hace pasar por un perro en la película de animación "Lilo y Stitch".

El mayor tenía un soldado de juguete y, haciendo ruidos, lo acercó lentamente a la figura de Stitch: "¡Me voy a comer a Stitch, mi soldado se va a comer a Stitch!", gritaba.

"El pequeño reaccionó en ese momento, cuando los dos comenzaron a interactuar con los muñecos. Parece que es ahí cuando ya fue entendiendo y entrando en sí, viendo que estaba otra vez con su hermano y su mamá", cuenta Olga, cuyo esposo lleva meses detenido en un centro para indocumentados en San Diego, California.

El reencuentro de Olga con su hijo pequeño ocurrió en febrero en un aeropuerto de Los Ángeles y después de que el bebé fuera encerrado durante 85 días en un albergue en Los Fresnos, Texas.

Olga, su marido y sus dos hijos salieron el 8 de octubre de 2017 de la ciudad de Santa Ana, El Salvador, y se integraron en la caravana de inmigrantes centroamericanos conocida como "Viacrucis Migrante", que recorre México anualmente y que este año recibió fuertes críticas del presidente Donald Trump.

Primero viajaron a pie durante días enteros y, luego, en Ciudad de México se subieron a uno de los peligrosos trenes de mercancías apodados como "La Bestia", que les llevó hasta el norte del País, donde surgió la posibilidad de abordar un autobús para aproximarse a la frontera con Estados Unidos.

El precio del boleto era alto, pero el bebé, que tenía entonces 14 meses, había caído enfermo y como no podían pagar para toda la familia, pensaron que era mejor que el padre y el pequeño se adelantaran en autobús.

El marido de Olga y el bebé llegaron el 12 de noviembre de 2017 a uno de los puestos de entrada en ese país y solicitaron formalmente asilo, pero se toparon con una sorpresa: los agentes les dijeron que no traían suficientes documentos para probar su parentesco y que, por tanto, debían ser separados.

Cuando el pequeño fue alejado de su padre, la migrante salvadoreña todavía estaba en México con su hijo mayor. El 28 de diciembre se presentaron ante un puesto fronterizo para pedir asilo y, después de ser detenidos durante un tiempo, fueron liberados y viajaron a Los Ángeles, donde viven unos tíos suyos.

Entonces, Olga requirió la custodia de su hijo menor, un proceso que describe como "fastidioso", pero que finalmente tuvo su momento de "alivio" en el encuentro del aeropuerto.

La familia de Olga está actualmente tramitando una petición de asilo para poder quedarse en Estados Unidos y alejarse de la violencia de las pandillas en El Salvador.

"Me daba miedo de que mataran a uno de los dos o que los niños se criaran sin su papá o su mamá. Y que se criaran en un ambiente tan violento, que no tuvieran infancia, porque no se puede ir a un parque o estar tranquilo fuera de casa por miedo a una balacera", explica.

Olga y su esposo fueron separados de su bebé como consecuencia de la política de "tolerancia cero", que lleva a procesar criminalmente a los adultos que llegan irregularmente, lo que ha provocado la separación de familias porque los niños no pueden ser privados de la libertad durante largos periodos de tiempo.

@



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Espía rusa intercambiaba sexo por información
El Diario de Juárez | 00:01 hrs

La Fiscalía teme que Maria Butina escape y divulgue información





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: