'¡Misión cumplida!' Pero ¿cuál es la misión en Siria? | Estados Unidos

Estados Unidos

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

9

12

36

Secciones

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

9

12

36

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


'¡Misión cumplida!' Pero ¿cuál es la misión en Siria?

The New York Times | Sábado 14 Abril 2018 | 19:44 hrs

Associated Press |

Associated Press |

  • Relacionadas

Quiere Israel que Siria expulse a fuerzas iraníes

Washington– Al siguiente día, el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump declaró que había sido un éxito. El ataque quirúrgico contra centros de fabricación de armas químicas en Siria ha sido ejecutado a la perfección, según dijo hoy temprano.

“¡Misión cumplida!” escribió en Twitter.



Esa es una frase que presidentes y políticos meticulosamente han evitado pronunciar desde la infausta visita a un portaviones hecha por el presidente George W. Bush, donde prematuramente declaró que la guerra en Irak había sido un éxito. Paro haciendo a un lado las palabras curiosamente escogidas, tal declaración trajo a colación una de las dudas más esenciales en torno a Siria, yendo más allá del tan aislado ataque: ¿Exactamente cuál es la misión?

Durante la mayor parte de la presidencia de Trump, se ha tratado sobre vencer al Estado Islámico y terminar con el problema. Pero lo que Trump explicó en su discurso por televisión dirigido a la nación anoche era algo mucho más complicado. Prometió una sostenida campaña para frenar al gobierno de Siria de que vuelva a utilizar armas químicas contra su propia gente, al mismo tiempo que enfatizó en torno a los límites de la habilidad de Estados Unidos o disponibilidad para hacer algo más y detener un mayor derramamiento de sangre que ha devastado a dicho país por siete años.

Trump se encuentra en una posición no muy distinta a la de su predecesor, el presidente Barack Obama, sin contar con una simple respuesta. El ataque puso en claro los competitivos impulsos de Trump en cuanto a Siria –por un lado, su intensión de demostrar que él es el más duro en el bloque internacional, y por el otro, su profunda convicción de que la intromisión de Estados Unidos en el Medio Oriente desde los ataques del 11 de septiembre del 2001, ha sido un desperdicio de sangre y recursos.

Hizo muy poco por reconciliar esos impulsos con su vengativo ataque para castigar al gobierno del presidente Bashar al-Assad por un supuesto ataque químico perpetrado hace una semana en el que murieron docenas de personas. Pero por otro lado, Trump refleja las contradicciones de un público estadounidense que está cansado de intentar resolver los problemas de los demás en el Medio Oriente, pero que aún expresa aversión ante las funestas imágenes de niños muertos asfixiados por el gas.

Veteranos en Washington, encargados de lidiar con los asuntos legislativos en torno al Medio Oriente, ofrecieron condicionados elogios a la restringida manera en que Trump manejó el ataque, y no necesariamente a su más belicosa retórica. Al atacar tres sitios asociados a las capacidades de producción de armas químicas de Assad, limitando el ataque a sólo una noche y conduciéndolo en conjunto con Gran Bretaña y Francia, ellos dijeron que se había enviado un mensaje al mismo tiempo que se evitaba una mayor intromisión con el fin de minimizar el riesgo de llegar a provocar a los mecenas de Siria, esto es Rusia e Irán, a que estos también tomen represalias.

“Sin embargo, no creo que el ataque clarifica la política de Estados Unidos”, dijo Meghan O’Sullivan, quien supervisó la guerra en Irak fungiendo como coasesora de seguridad nacional de Bush. “En teoría, no hay necesariamente una inconsistencia entre un ataque multilateral en contra de sitios donde se fabrican armas químicas y el retiro de las tropas que han estado luchando contra EI. Pero el ataque realmente trae a colación la sagacidad de sacar a las fuerzas estadounidenses ahora que se enfatiza en la pregunta sobre cuál es nuestro verdadero objetivo en Siria”.

Otros argumentan que el ataque fue un desperdicio y que se logró muy poco en el proceso, llegando a ser una muestra excesiva de la autoridad del presidente como comandante en jefe, ya que no obtuvo la autorización del Congreso en un principio. Los críticos dijeron que si Trump en verdad actuó en base a sus inquietudes humanitarias por las víctimas del ataque del pasado fin de semana, debería más bien revertir su política de prohibirles la entrada a Estados Unidos a todos los refugiados provenientes de Siria.

“El continuo derramamiento de sangre y crímenes de guerra en Siria son un duro recordatorio de que los civiles sirios necesitan de nuestro apoyo ahora más que nunca”, dijo Noah Gottschalk de Oxfam America en un comunicado. “Sin embargo, la administración de Trump aún no cuenta con una estrategia coherente con la que en verdad pudiera ponerle fin al conflicto, y en lugar de ello ha optado por negar toda ayuda humanitaria al cerrarles la puerta a los refugiados sirios.”

Más aún, el ataque en esencia dejó intacto el estatus quo que se vive en el país. No hizo nada por debilitar a Assad, más que destruir algunos almacenes de armas químicas, dejándolo que continúe haciendo la guerra contra su propio pueblo por otros medios más convencionales. Ni tampoco hizo nada por hacerles pagar el “gran precio” que Trump prometió imponerles a Rusia y a Irán por habilitar los ataque con armas químicas de Assad.

De hecho, Trump ha mostrado muy poco interés en intentar de encontrar una solución a la guerra civil en Siria, rehuyendo al tipo de diplomacia de Ginebra que absorbió al último secretario de estado de Obama, John F. Kerry, sin tener efecto alguno. Trump ve a Siria de dos maneras: la lucha contra el Estado islámico, en la que ha declarado estar cada vez más cerca de la victoria, y la multifacética guerra civil con la que no quiere tener nada que ver, diciendo lo mismo que dijo hace algunos días, “Dejemos que la demás gente se ocupe de ello ahora”.

Pero esa es una bifurcación artificial en un país destrozado por la violencia. La guerra civil afecta la habilidad del Estado Islámica para operar y viceversa. Trump podría haber optado por actuar con cautela, según argumentó el secretario de defensa Jim Mattis en lugar de un ataque mucho más enfático que podría haber sido apoyado por su nuevo asesor de seguridad nacional, John R. Bolton, pero no respondió a la pregunta más importante.

Cuando se le preguntó ayer antes de que los misiles fueran lanzados para que explicara la estrategia de Estados Unidos en Siria, Heather Nauret, vocera del Departamento de Estado, objetó, “No me voy a adelantar al presidente”, dijo.

Incluso cuando el presidente habló tiempo después en la noche, fue un tanto vago al describir su propia estrategia. Aunque dijo que estaba “preparado para sostener su respuesta hasta que el régimen sirio deje de utilizar estos agentes químicos prohibidos”, no explicó lo que esto significaba ni cuán lejos estaba dispuesto a llegar a parte de haber dicho que también utilizaría ciertas herramientas económicas y diplomáticas. (Peter Baker/The New York Times)

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Consuegro de 'El Chapo' alista declaración de culpabilidad en EU
El Diario de Juárez | 12:39 hrs

Se convertiría muy posiblemente en uno de los testigos clave que testifique en el juicio contra Guzmán





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: