En la mente de un atacante escolar: un complot para matar '50 o 60' | Estados Unidos

Estados Unidos

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 19 Junio 2018 | 

6

41

14

Secciones

Martes 19 Junio 2018 | 

6

41

14

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


En la mente de un atacante escolar: un complot para matar '50 o 60'

El Diario de Juárez | Domingo 04 Marzo 2018 | 14:44 hrs

Agencias /

Agencias /

Seis días antes de presuntamente abrir fuego en el patio de una primaria, el alumno de octavo grado volvió a chatear en su grupo de Instagram sobre sus intereses más intensos: pistolas y bombas y el asesinato masivos de niños, escribió The Washington Post.

“Mi plan”, escribió Jesse Osborne, quien acababa de cumplir 14 años, “es matar a mi papá, agarrar sus llaves, subirme a su camioneta, manejar hasta la primaria que está a cuatro minutos, una vez ahí armarme, disparar a las ventanas de los salones del primer piso, entrar al edificio, disparar al primer grupo que serían los de segundo, agarrar las llaves de los maestros para no batallar para abrir ninguna puerta”.

Osborne llevaba meses documentándose sobre otros atacantes escolares y estaba decidido a superarlos. “Creo que lo más probable es que mate unos 50 o 60”, declaró. “A lo mejor 150 si tengo suerte”.

El 14 de febrero, al mismo tiempo que la policía dice que otro adolescente furioso, Nikolas Cruz, asesinó a 17 personas en una preparatoria de Parkland, Florida, Osborne se encontraba sentado en un juzgado en Carolina del Norte, a la espera de saber si iba a ser procesado como adulto por el tiroteo en el que perdieron la vida su padre y un menor de seis años.

Los dos adolescentes tienen mucho en común. Ambos, dicen ministeriales, torturaban animales, estaban obsesionados con las armas de fuego y alardeaban en las redes sociales sobre sus fatales    intenciones. Y durante las tres horas posteriores a la presunta andanada de asesinatos de Cruz, un grupo de policías, fiscales y siquiatras estaban proporcionado respuestas en torno a Osborne. El menor había descrito pormenorizadamente sus móviles a través de mensajes por internet, en su confesión de 46 páginas y en largas conversaciones con los médicos que los evaluaron, arrojando una cantidad enorme de luz en la mente de un tirador escolar estadounidense.

Para Peter Langman, uno de los mayores expertos en el tema, el enfoque calculado y la falta de empatía del menor le recordaron a Eric Harris, uno de los asesinos de Columbine que Osborne idolatraba.

“La sangre fría, la brutalidad del ataque —no sólo antes sino después—“, dijo Langman. “Ni siquiera después de hacerlo, no siente horror ni culpa”.

De hecho, James Ballenger, un siquiatra que interrogó a Osborne, determinó que el adolescente gozaba lo que había hecho.

“Quiere hablar sobre lo peligroso que es él”, atestiguó Ballener. “Quiere que la gente lo sepa”.

A Osborne, quien se había criado en la granja avícola de su familia, le gustaba disparar con pistola. Acampaba con sus abuelos, a quienes adoraba, y una de sus películas favoritas era “Frozen”. Ávido lector de historia, dijo a su familia desear viajar al espacio de grande.

Pero los mensajes que intercambiaba en los chats no encajaban con esa imagen.

“TENGO QUE DERROTAR A ADAM LANZA…”, escribió nueve días antes del tiroteo del 28 de septiembre del 2016 refiriéndose al tirador de la primaria Sandy Hook. “Por lo menos 40”.

Dos días después, debatió si atacar su secundaria, de la cual lo habían expulsado, o su primaria. Se decidió por la primaria porque estaba más cerca y no tenía guardias armados. Osborne, quien se consideraba la víctima de un mundo injusto, anunció vía internet que mataría niños que no conocía antes de que “hostigaran a los donnadies”.

En el chat, dijo que lanzaría bombas caseras en las aulas antes de enfrentarse a tiros con la policía y matarse con su escopeta. Agregó que llevaba dos años planeando una masacre.

Ese “otro lado”, como lo describió un siquiatra, se volvió claro hasta que se cambió a una secundaria en otro condado. El menor se volvió más irascible, insistiendo en que le hacían bullying, algo que los policías posteriormente dudaron.

Un día metió un hacha y un machete en la mochila. Cuando un compañero lo reportó, Osborne fue expulsado y arrestado, pasando poco tiempo en la cárcel juvenil antes de salir bajo libertad condicional.

Fue entonces, siguiendo sus estudios en su casa, cuando se obsesionó con fantasías violentas, de acuerdo con evidencia judicial.

“Ahora tengo vida”, anunció Osborne durante su confesión. “Probablemente no consiga trabajo pero por lo menos tendré una vida”.

Ballenger cree que Osborne asesinó no por haber sido acosado ni porque lo maltrataran o tuviera problemas mentales, sino por desear lograr la vida y el estatus que había visualizado.

“Iba a ser famoso, el mejor tirador de la historia”, atestiguó el siquiatra. “Iba a ser idolatrado durante mucho tiempo —idolatrado”.

Ballenger concluyó que Osborne se encontraba en alto riesgo de desarrollar el trastorno de personalidad antisocial, a menudo llamado sociopatía. Recomendó que el menor fuera procesado como adulto, algo a lo que el juez accedió al emitir el 16 de febrero su fallo.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Amenaza Trump con aumentar más aranceles a China
Agencia Reforma | 19:07 hrs

El presidente de EU pide penalizar más productos chinos con un impuesto del 10 por ciento





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: