Un 'iceberg' de delitos sin ver: muchas faltas cibernéticas no se reportan | Estados Unidos

Estados Unidos

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 14 Agosto 2018 | 

19

22

41

Secciones

Martes 14 Agosto 2018 | 

19

22

41

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Un 'iceberg' de delitos sin ver: muchas faltas cibernéticas no se reportan

El Diario de Juárez | Lunes 05 Febrero 2018 | 13:54 hrs

Internet |
Imagen Galeria

Internet |

El jefe policiaco de Utah combatía los opioides cuando se dio cuenta de que la falta de datos sobre las ventas de fentanilo por Internet obstaculizadan las investigaciones.

En Filadelfia, los rígidos métodos de confrontar los robos de iPhones facilitaron el crecimiento de redes ilícitas de distribución de celulares hurtados. La Policía contaba cada robo como delito callejero independiente en vez de la vasta maquinación con canales conectados empleados por los ladrones para vender los teléfonos hurtados, menciona The New York Times.

Y en Nashville, los policías no disponían de estadísticas serias sobre una nueva estafa de la era digital: “el esposo infiel”. Extorsionistas anónimos envían emails a un gran número de hombres, amenazándolos con revelar sus infidelidades. Los extorsionistas no tienen forma de saber si los hombres hicieron algo malo, pero como hay bastantes culpables, algunos pagan.

Estos casos demuestran lo obsoleto de las herramientas empleadas para combatir la delincuencia y medir sus tendencias en Estados Unidos. A pesar de que varios tipos de delitos van a la baja, otros están aumentando —pero debido a que muchos se realizan en línea y no tienen frontera geográfica, las corporaciones policiacas locales afrontan nuevos retos no sólo al combatirlos, no al rastrearlos. A menudo los políticos presumen descensos delictivos sin reconocer el alza de los nuevos ciberdelitos.

Los ministeriales tuvieron conocimiento de la maquinación sobre el “esposo infiel” sólo gracias a los maridos fieles que no fueron víctimas. El delito no encajaba en ninguna categoría existente y, puesto que la Policía no había hecho arrestos, no había estadísticas de ninguna base de datos nacional en la cual pudieran informar a fin de preparar a otras jurisdicciones para el fraude.

“Los sospechosos se aprovechan, sabiendo que básicamente están delinquiendo a ciegas sin temor a que se les finquen cargos”, dijo el capitán Jason Reinbold, comandante de la división de investigaciones penales del Departamento de Policía de Nashville. “Y yo no puedo analizar algo sobre lo que no tengo datos”.

Muchos de los delitos ni siquiera se cuentan al calcular los principales delitos en el país. Algunos de ellos: robo de identidad; explotación sexual; ataques de ransomware; compras de fentalino en la Red Oscura; tráfico humano para sexo o trabajo; pornografía en represalia; fraude con tarjetas de crédito; explotación infantil; y fraudes con regalos o tarjetas de crédito utilizados por el crimen organizado para recaudar dinero destinado a sus operaciones tradicionales o sus revanchas.

En cierto sentido, la tecnología ha generado un momento extraordinario para los delincuentes trabajadores, elevando las ganancias sin el riesgo de la violencia callejera. Las fechorías digitales pueden lanzarse desde estados, o países, distantes, eliminando las amenazas físicas que confronta la policía tradicionalmente. Los delincuentes cibernéticos se mantienen desconocidos. Mientras tanto, los policías se preguntan, ¿a quién corresponden estos delitos? ¿quién debe investigarlos? ¿cuáles son las infracciones específicas? ¿quiénes son las víctimas? ¿cómo podemos prevenir esto?

El aumento de delitos sigue a pesar de las aseveraciones de los políticos que declaran que los delitos están prácticamente vencidos.

Pero para numerosos criminólogos, académicos y mandos policiacos, los delitos como el robo de autos son anacronismos en una era moderna en la cual las supercarreteras virtuales de internet han suplantado las calles con edificios como el lugar donde se llevan a cabo asaltos, redes de prostitución o robos comerciales. Los especialistas consideran que al descenso en la violencia y los hurtos tradicionales lo compensa un fenómeno dual: el alza en los delitos en evolución de la era digital y el hecho de que los sistemas de reportes policiacos no los registran en su totalidad.  

“Es la antigua metáfora del iceberg”, dijo Nola Joyce, exsubcomisionado de la policía de Filadelfia. “Lo que conocemos está sobre la superficie. Pero en términos de valor, y en términos de daño, gran parte de ese delito se encuentra bajo la superficie”.

@



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Aprueba Trump ley McCain
Reforma | 22:29 hrs

El gobierno estadounidense destinará 716 mil millones de dólares al gasto militar





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: