Estado

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 20 Octubre 2017 | 

20

53

01

Secciones

Viernes 20 Octubre 2017 | 

20

53

01

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Padres de hombre asesinado exigen disculpas a Corral

El Diario de Chihuahua | Martes 03 Octubre 2017 | 09:10 hrs

El Diario |

El Diario |

Chihuahua— Luego de que hace unos días el gobernador Javier Corral señalara que los hechos de violencia ocurridos en bares y un centro de rehabilitación se trataban de una disputa por el control de la venta de droga, los padres de una de las víctimas le exigen una disculpa.

Los afectados señalan que ya es suficiente el dolor de perder un hijo, como para que todavía las autoridades lo señalen como un delincuente para dar un mensaje de confianza a la sociedad.

Los padres de la víctima enviaron una carta para pedir no criminalizar a las víctimas y exigir una disculpa del mandatario estatal.

A continuación el texto completo:

Chihuahua, Chih., 02 de octubre de 2017

Lic. Javier Corral Jurado

Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua



Señor Gobernador:



Somos los padres de uno de los cuatro jóvenes que fueron privados de la vida en los hechos ocurridos la noche del 30 de junio pasado al exterior de los bares que se localizan en el bulevar Ortiz Mena; le escribimos esta carta, que haremos pública, porque nos sentimos ofendidos y demandamos la rectificación de sus declaraciones vertidas a la prensa el jueves 28 de septiembre, en el marco de los hechos violentos ocurridos el martes 26 en un centro de rehabilitación de la colonia Rosario de esta ciudad.

Cuestionado por la alarma social que se ha desatado luego de los ataques armados en diversos bares de la ciudad y en particular el del martes en el centro de rehabilitación, dijo usted a los periodistas, entre otras cosas, que "en realidad no estamos ante un fenómeno de violencia contra la población en general, (que) también eso es importante decirlo y no caer en la magnificación que luego sí produce zozobra y angustia en toda la sociedad"; agregó enseguida que "los acontecimientos están muy localizados en un enfrentamiento entre grupos criminales que se disputan las plazas y tenemos algunos elementos ya, dentro de los primeros datos de la investigación, que nos permiten, efectivamente, advertir que hay ajusticiamientos entre ellos por virtud de deserciones, de divisiones o subdivisiones en los grupos criminales en el estado...

No podemos quedarnos callados ante la generalización apresurada de sus declaraciones, pues son muchas las personas que han perdido la vida en hechos similares en los meses recientes y no debería la autoridad menospreciar el problema diciendo que se trata de la disputa de plazas o ajuste de cuentas entre delincuentes y que la sociedad puede estar tranquila. Baste recordar, por citar un dato, que los jóvenes que prestaban servicios de seguridad privada en los bares en los que fueron víctimas de ataques armados tenían permisos oficiales –se supone que todos ellos deben tenerlos–, otorgados por el Departamento de Servicios de Seguridad Privada del Sistema Estatal de Seguridad Pública. ¿O es que se otorgan esos permisos también a miembros de grupos criminales?

Si bien entendemos que la autoridad debe hacer lo propio para mitigar la alarma entre la población, de ninguna manera aceptamos aseveraciones genéricas que difaman a nuestro hijo; ya es más que bastante el dolor de su partida y la terca sensación de incompletud que se adueñó de nuestras vidas, para que ahora después de muerto la autoridad lo señale como delincuente porque necesita dar un mensaje de confianza a la sociedad o justificar la incapacidad del gobierno para prevenir, investigar y sancionar la violación al más elemental de los derechos humanos como es el de la vida.

Con la seguridad de conocer las actividades que realizaba nuestro hijo, hemos estado atentos de los avances en la carpeta de investigación de los hechos en los que perdió la vida y no encontramos ahí elementos que den el más mínimo indicio de que a él y sus compañeros los hayan privado de la existencia porque alguno de ellos fuera ni delincuente solitario ni miembro activo o desertor de algún grupo criminal, como afirma usted genéricamente en sus declaraciones.

Lamentamos que a un año de su gobierno no se hayan sentado las bases de un sistema de seguridad alternativo, de verdadera defensa de la sociedad, como evidencian las crecientes manifestaciones de violencia sistemática; la política local en la materia tiende más bien a integrarse al sistema que reproduce la violencia estructural, el mismo que en el régimen anterior fue caracterizado como una guerra –concepto que sigue siendo válido para las altas esferas de la seguridad estratégica extranjera–. Si bien el sistema de justicia local opera convencionalmente en casos selectos o de rutina, se observa cómo la violencia sistemática asume incluso la "justicia" por propia mano de manera abierta e impune, como método dominante y determinante de esa "justicia".

Un sistema de seguridad alternativo que se proponga la verdadera defensa de la sociedad debe partir de reconocer, básicamente: a) que esta violencia más visible, con la que se arranca abruptamente la vida de las personas, conecta ineludiblemente con la otra violencia estructural -menos evidente en lo inmediato- impuesta en el país y en el mundo como modelo de relación social que privilegia el interés de los negocios sobre la vida misma, el comercio de todo y el insultante enriquecimiento de unos cuantos a costa de la exclusión y el sufrimiento de la mayoría; b) que en ese marco, el clima de inseguridad en el estado y el país obedece principalmente a la acumulación de los efectos de políticas públicas contrarias al desarrollo humano individual y colectivo, de las que profundizan la desigualdad y arrebatan a las personas la autoestima, la esperanza y la factibilidad siquiera de encontrarle sentido a la vida; c) que los actos de barbarie como los que originaron sus declaraciones no se van a terminar con el mero despliegue de hombres armados y equipo bélico que más bien causan miedo y angustia en la población; y d) que la irracional violencia perpetrada ayer y hoy contra la vida humana no se detendrá mientras se privilegie la justificación cómoda y la única certidumbre que se tiene siga siendo la de la impunidad.  

Finalmente, también entendemos -sin aceptar- que entre tantos hechos violentos que han ocurrido últimamente en el estado, el esclarecimiento de los que produjeron la muerte de nuestro hijo y sus compañeros podría parecer "no prioritario" para los funcionarios encargados de la procuración de justicia; pero han pasado ya tres meses sin que sepamos resultados y han sucedido también crímenes de alto impacto en la comunidad, como el de la periodista Miroslava Breach desde hace más tiempo, de los que tampoco se han aclarado los hechos ni identificado a los responsables. Sólo escuchamos declaraciones que administran los problemas mientras pasan los días álgidos del reclamo social.

Por todo lo expuesto, demandamos la rectificación de sus declaraciones y una disculpa pública a la memoria de quienes han sido víctimas de la violencia y no entran en la equívoca generalización que los criminaliza. También, que gire las instrucciones necesarias para que las investigaciones en curso sobre los múltiples hechos violentos se realicen y concluyan con prontitud y seriedad profesional, prevenidas contra los prejuicios y la tentación de la verdad cómoda o la espera del olvido.

@


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Inicia audiencia de Javier Garfio
El Diario de Chihuahua | 10:28 hrs

El exalcalde de Chihuahua es acusado del delito de peculado

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: