Altera calor la vida en El Paso | El Paso

Viernes 16 Noviembre 2018 | 

7

02

33

Secciones

Viernes 16 Noviembre 2018 | 

7

02

33

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Altera calor la vida en El Paso

Robert Moore/Katherine Davis-Young
The Washington Post | Domingo 02 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ivan-Pierre Aguirre/Para The Washington Post / Chapin HS entrena antes del amanecer

Ivan-Pierre Aguirre/Para The Washington Post / Chapin HS entrena antes del amanecer

 

La luna seguía en el cielo y el sol no había salido cuando el equipo de futbol americano de Chapin High School entró al campo un miércoles a principios de agosto.

La temperatura llegaría a los 100 grados horas más tarde, pero a las 6 a.m., estaba fresca en 82 grados, cuando los Huskies iniciaron la práctica.

“Está sucediendo en todo el estado”, explicó el entrenador René Hernández, cuyos equipos están cambiando su horario para antes del amanecer y así evitar las tardes que son mucho más calientes que hace varias décadas.

Hernández reprogramó sus prácticas de la pretemporada cuando se convirtió en el entrenador en jefe de Chapin y es probable que haga lo mismo durante toda la temporada del próximo año.

Teme que las prácticas tradicionales después de clases están convirtiéndose en algo muy riesgoso, por lo que los entrenadores están tratando de actuar más inteligentemente para proteger a los jugadores.

Cuando él jugó en la década de los 70, recuerda Hernández, “no había descansos para tomar agua. Eso era tomado como una debilidad”.

En todo el Suroeste, desde hace tiempo las personas han logrado adaptarse al calor, pero el cambio climático y el desarrollo urbano los están forzando a hacer más consideraciones.

Un número creciente de ciudades enfrentan un calor extremo durante la mayor parte del verano, con temperaturas altas que superan los 100 y hasta los 110 grados durante semanas.

Aun en los últimos días de agosto, Phoenix está a 107 grados y San Antonio a 104 grados.

Tales temperaturas implacables de tres dígitos –el peligro equivalente al incremento en la marea en muchas comunidades costeras– están presionando las plantas eléctricas, abollando las carreteras, aterrizando aviones y poniendo en peligro las vidas.

Cambio dramático en EP

En el desierto de Chihuahua, El Paso sigue un tanto protegido por su elevación de 3 mil 800 pies. Sin embargo, incluso allí, el clima ha cambiado dramáticamente. Hace un siglo, la ciudad promedió aproximadamente seis días al año en que las temperaturas superaron los 100 grados.

Desde el 2010, ha tenido un promedio de 26 días como ésos anualmente; y 44 días han llegado a esa marca en este año.

Cifras como ésas son el tema central del trabajo que ha desempeñado Nicole Ferrini como jefa de Resiliencia en El Paso, alguien que está ayudando a la ciudad a remodelar la capa de las calles y cambiar la manera de operar para mitigar el calor del efecto isla.

Aunque algunos funcionarios del Gobierno local, al igual que muchos de sus contrapartes en otros lados, se han rehusado a realizar esos cambios.

“En el sector privado, lo que podemos hacer es empezar a incentivarlos y decirles ‘ustedes van a participar haciendo este tipo de proyecto en esta área, queremos alentarlos a que construyan de esta manera’”, comentó Ferrini.

La adaptación toma muchas formas. María Kennedy, directora atlética del Distrito Escolar Independiente de El Paso, tiene una nieta que corre en todo el país y estudia en una de las preparatorias de la ciudad.

“Durante el verano, está corriendo a las 5 de la mañana”, dijo.

Mientras que los entrenadores de futbol como Hernández, se concentran mucho más en trazar y señalar jugadas mientras sus atletas se preparan.

“Todos los días pongo énfasis en la hidratación. Lo escribo en mis notas cuando hablo con ellos”, comentó. “Les hablo acerca del color de su orina: si es oscura, es que ya están deshidratados”.

Muertes récord

El área de Phoenix llegó a un récord el año pasado: por lo menos 155 muertes relacionadas con el calor.

“El calor extremo no sólo es un inconveniente”, comentó Kim Knowlton, subdirector del Centro de Ciencias del Consejo de Defensa de Recursos Naturales. “Está matando a la gente y está provocando que las personas se enfermen a un grado cada vez más alto”.

Aunque pocas personas temen que las comunidades de la región se conviertan en inhabitables para el año 2100, como sugieren varias proyecciones para partes de Medio Oriente y África, investigadores y planeadores urbanos señalan que los gobiernos locales no pueden ignorar esa amenaza.

El desafío es qué debe hacerse. De acuerdo a David Hondula, científico de alto rango de Sustentabilidad de la Universidad Estatal de Arizona y uno de los mejores expertos del país sobre cómo adaptarse o mitigar el extremo calor urbano, comentó que hasta la fecha muchos esfuerzos “han sido desconectados uno de otro u operados de una manera ad hoc, así que, es realmente difícil obtener una foto completa y es realmente difícil entender cuál es el más útil y cuál es el menos útil o redundante o el que tal vez tenga una indeseable compensación”.

Phoenix se prepara

Phoenix es una de las ciudades más calientes del país, así como también una que se está calentando más rápido. Hace seis años, recibió un subsidio de una organización no lucrativa denominada Ciudades de Servicio para solucionar el problema de los techos en los edificios de la ciudad.

Voluntarios ayudaron a pintar una capa blanca reflejante en algunos sitios, los resultados mostraron que redujo los costos del aire acondicionado, el uso de energía y las emisiones de carbono.

Actualmente, el recubrimiento es una medida estándar en cualquier nuevo proyecto de la ciudad. “Cuando es construido un nuevo techo en un edificio, se utiliza un techo fresco”, comentó Michael Hammett, jefe de Servicios de Phoenix.

En los últimos seis meses, en esta ocasión respaldados por el subsidio Mayor’s Challenge otorgado por Bloomberg Philanthropies, funcionarios de la Ciudad reunieron información para un programa que es el primero de su clase para hacer que Phoenix esté “Preparado para el Calor” a través de la educación, comunicación pública, infraestructura, vivienda y servicios de emergencia.

Actualmente tienen un plan maestro de árboles que dan sombra y que ha ayudado a plantar 500 árboles que se adaptan al desierto en los vecindarios en donde hay poca sombra –y el monitoreo de la temperatura en ciertos lugares para determinar si el impacto de la temperatura puede ser medido.

Hace varias semanas, como experimento, la Ciudad instaló atomizadores en una parada de camiones públicos para ver si podían refrescar a la gente que los esperaba.

El incremento en el número de pasajeros podría ser un bono adicional.

“Necesitamos movernos en ellos. Necesitamos mostrar que estamos moviéndonos en ellos”, comentó la subadministradora de la Ciudad, Karen Peters, quien reconoció que la trayectoria climática podría poner en riesgo el futuro económico de la ciudad.

“Necesitamos poder comunicarles a nuestros residentes, negocios y visitantes “que pueden circular por esta ciudad de una manera confortable y segura”.

Hondula, quien trabaja con gobiernos locales en el área metropolitana de Phoenix, comentó que las ciudades que están en el cinturón de calor enfrentan numerosas barreras mientras tratan de mitigar o adaptarse a su nueva temperatura normal.

Las burocracias son lentas para innovar. Los constructores, que son sensibles al costo se rehúsan a tomar medidas que pudieran aumentar el precio de la nueva construcción. Sin embargo, la barrera más importante es “la inercia de la comunidad”.

Culpa a la naturaleza crónica del calor y al hecho de que es una experiencia diaria. “Hasta cierto punto, la gente acepta que van a tener un decremento en la calidad de vida de alguna manera debido al calor”, dijo.

Los encargados de hacer pronósticos de la temperatura tienen que lidiar con eso constantemente. “Emiten una alerta pública de calor y la respuesta de muchos miembros de la comunidad es “Gracias. Está caliente. Ya lo sabemos”.

Y si esa es la reacción cuando estamos proponiendo nuevas intervenciones o nuevos programas, ése no es un punto de inicio particularmente bueno.

Las amenazas más grandes son enfrentadas por las personas de bajos ingresos que tienen problemas para adquirir un aire acondicionado y usualmente trabajan al aire libre.

“Eso es algo que muchos de nosotros no apreciamos: que muchos de los hogares de Estados Unidos enfrentan desafíos al pagar sus facturas de energía o para conseguir los recursos para tener un sistema adecuado de calentamiento o enfriamiento”, comentó Knowlton de NRDC.

Los Ángeles a la vanguardia

En Los Ángeles, en donde se espera que el número de días de más de 95 grados se tripliquen para el 2050, es uno de los municipios pioneros. En el 2013, se convirtió en la primera ciudad importante de Estados Unidos en requerir que las casas nuevas y remodeladas instalaran lo que se llamó un techo fresco, elaborado con materiales de tonos más ligeros como el blanco, gris pálido o bronce.

El mandato entró en vigor en el 2016, oficiales dieron a conocer que por lo menos 18 mil viviendas en la cuenca de Los Ángeles cuentan actualmente con techos frescos.

“Los Ángeles está a la vanguardia”, comentó George Ban-Weiss, un ingeniero ambientalista de la Universidad del Sur de California, quien calcula que las temperaturas de la cuenca podrían descender en dos grados Fahrenheit si todos los edificios y hogares adoptaran ese tipo de techos.

La ciudad también ha experimentado con tratamientos para el pavimento. Cuadrillas de trabajadores cubrieron una docena de calles con una capa lechosa, CoolSeal, como parte de un plan piloto que se realizó el verano pasado para probar la habilidad de la sustancia para reducir el calor extremo.

El proyecto detectó que la temperatura de la superficie de las calles descendió en 10 grados, aunque Ban-Weiss advierte que se necesita más investigación.

“Lo que la gente experimenta no es realmente la temperatura de la superficie, a menos que vayan caminando descalzos”, dijo. “La temperatura del aire juega un papel más importante para determinar el confort termal de una persona”.

Los problemas son particularmente más pronunciados en las grandes áreas metropolitanas del Suroeste, tomando en cuenta el efecto de “calor de isla” causado por el pavimento y la construcción, que refleja el calor en lugar de permitir que se absorba en la tierra.

Como resultado, usualmente las temperaturas son varios grados más calientes que en las afueras de la ciudad, y en algunas ocasiones más de 20 grados más calientes durante la noche.

“La urbanización ha sido el conductor dominante del calentamiento regional en muchas ciudades del “cinturón del calor”, comentó Hondula.

En ciudades que tienen parte del crecimiento más grande, las temperaturas durante la noche se han incrementado tanto como 10 grados en las últimas décadas.

“Ése es un cambio mucho más grande que lo que hemos estimado que ha sido el calentamiento global en ese período de tiempo”.

 

 

 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Crece incidencia de cáncer en EP
Roberto Carrillo Arteaga
El Diario de El Paso | 21:56 hrs

Casi desbanca a mal cardiaco como principal causa de muerte





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: