Considera Washington poner otro límite a la admisión de refugiados

The New York Times
2018-08-05

Washington – La Casa Blanca está considerando llevar a cabo una segunda disminución dramática a la cantidad de refugiados que pueden reubicarse en Estados Unidos, al retomar la iniciativa que detuvo el presidente Donald Trump en 2017 para reducir un programa que tenía como objetivo ofrecer protección a la gente más vulnerable del mundo, esto según dos ex funcionarios gubernamentales y otra persona familiarizada con las conversaciones.
En esta ocasión, la medida está encontrando menos resistencia al interior del gobierno de Trump por el éxito que ha tenido Stephen Miller, el principal asesor político del presidente y un arquitecto de su agenda antiinmigración, al posicionar en puestos clave a aliados que están listos para autorizar recortes profundos.
El año pasado, después de una feroz batalla interna que enfrentó a Miller, quien apoyaba un límite minúsculo de apenas 15 mil refugiados, con funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado y el Pentágono, Trump estableció un límite de 45 mil, uno de los niveles más bajos de la historia. Según un plan que se está discutiendo, el próximo año solo se podrían reubicar 25 mil refugiados en Estados Unidos, una reducción superior al 40 por ciento en el límite de este año. Sería la cifra más baja de refugiados admitidos en el país desde la creación del programa en 1980.
Futuro incierto
El destino del programa podría depender de Mike Pompeo, el secretario de Estado. Tradicionalmente, su departamento ha sido un fuerte defensor del programa de refugiados, pero Pompeo está recibiendo la asesoría de dos asistentes sénior que son cercanos a Miller y comparten su visión autoritaria, de acuerdo con las personas que cuentan con información sobre las pláticas, quienes hablaron bajo la condición de permanecer en el anonimato porque no estaban autorizadas a revelar deliberaciones internas sobre una decisión que aún no se ha tomado.
Del mismo modo, un funcionario de la Casa Blanca que no quiso identificarse se rehusó a confirmar o negar si se estaban considerando los recortes significativos al programa, entre ellos un límite de 25 mil refugiados.
No obstante, el funcionario presentó un argumento implícito en favor de la reducción sustancial a la admisión de refugiados. El país estuvo atrapado en una “crisis migratoria”, según el funcionario, y el gobierno prefirió dar prioridad a casos de asilo de personas que ya estaban en Estados Unidos y aseguraban tener temores justificados para regresar a su país.
Condiciones
En contraste, los refugiados por lo general suelen ser personas que están fuera del país, han encontrado ese obstáculo y están buscando reubicación en Estados Unidos.
“Para determinar un límite adecuado en el número de refugiados para 2019, el gobierno tendrá que considerar todos los casos humanitarios, legales e ilegales, entre ellos los refugiados que buscan asilo, los que no lo buscan y otras categorías, como los jóvenes migrantes, los menores extranjeros sin la compañía de un adulto, el estatus de protección temporal y otros programas relacionados”, declaró el funcionario, bajo la condición de permanecer en el anonimato porque seguían las deliberaciones.
El funcionario hizo notar que había 700 mil casos pendientes de asilo, y afirmó que “la mayoría de las personas que buscan asilo son inmigrantes ilegales”, además de que había costos altos y “enormes desafíos de seguridad” cuando se admite gente en Estados Unidos bajo un fundamento humanitario.
“Mucha más gente puede recibir ayuda y estar mucho más segura, por medio de ayuda humanitaria y reubicación en sus países de origen o cerca de ellos”, agregó el funcionario.
Trump tiene hasta septiembre para asignar una cifra de manera oficial, la cual se debe establecer el 1º de octubre, el inicio del año fiscal, aunque se supone que la Casa Blanca debe informar sus intenciones por adelantado al Congreso. The Daily Beast fue el primer medio en informar sobre una posible reducción al límite para la reubicación de refugiados.
Otra gran reducción en el número de refugiados sería la última pieza de una iniciativa presidencial con muchos frentes —la cual en buena parte trazó y condujo Miller—, que tiene como objetivo no solo acabar con la inmigración ilegal, sino también cambiar básicamente el rostro de la inmigración legal en Estados Unidos.
La iniciativa se alejaría de un sistema que da prioridad a la diversidad, los lazos familiares y que ofrece protección a la gente perseguida, y se acercaría a uno que se centra de forma particular en los méritos y las habilidades. Los esfuerzos periódicos del presidente para presionar al Congreso con el objetivo de que promulguen estas políticas han quedado estancados, pero ha utilizado su poder ejecutivo para realizar cambios donde ha podido.
El proceso de reubicación de refugiados es una de estas áreas; conforme a la Ley de Refugiados de 1980, cada año, el presidente determina un límite para la admisión de refugiados con el asesoramiento del Congreso.
Los defensores de una reducción al programa de refugiados argumentan que solo están reconociendo que el gobierno no cuenta con la misma capacidad para investigar y admitir la cantidad de refugiados que tenía en el pasado. Citan como evidencia los bajos números de este año: el Departamento de Estado afirmó que se habían reubicado 18.087 refugiados a partir del 27 de julio, lo cual dejaba al programa con la capacidad para admitir apenas 21 mil este año.
El miércoles en la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, la secretaria de prensa, aludió a ese argumento, al mencionar que Trump “quiere garantizar que sabe quiénes son las personas que vienen al país, por qué vienen y que no representan un peligro ni una amenaza para los estadounidenses”.
“Si el Departamento de Seguridad Nacional y otras agencias con las que colaboran determinaran que no tienen la capacidad para investigar a una cierta cantidad, entonces es claro que el presidente tendrá problemas con eso”, comentó.
Sin embargo, los defensores de los refugiados aseguran que las cifras actuales se han reducido de forma artificial porque las admisiones de refugiados quedaron congeladas durante meses consecutivos mientras los funcionarios realizaban revisiones que ordenó Trump, y porque el gobierno se ha puesto como meta ralentizar la reubicación.
“Este año, la gente en el gobierno que perdió el debate por el límite aún quiere cantidades bajas de refugiados, así que, en esencia, ha fabricado esas cifras bajas, las cuales son el nuevo punto de referencia”, explicó Barbara Strack, quien fue una alta funcionaria del Departamento de Seguridad Nacional y estuvo muy involucrada en el proceso en 2017. “Ya no están muchas de las voces que el año pasado consideré como más moderadas, y en su lugar hay un mayor número de gente con un sesgo ideológico, la cual es más probable que esté a favor de una reducción injusta”.
La Casa Blanca está provocando que el debate se centre en la cantidad de refugiados que se deben admitir a manera de consideración política doméstica, pues en su comunicado alude a los demócratas en el Congreso que, según el funcionario de la Casa Blanca, se habían “rehusado” a firmar la legislación para reforzar el cumplimiento de la ley en el tema de la inmigración y priorizar las solicitudes “legítimas” de asilo.
No obstante, a lo largo de su historia, el programa para refugiados más bien se ha considerado un componente de la política exterior de Estados Unidos. Por ejemplo, ha permitido que el Ejército proteja a traductores en Irak que han puesto en peligro sus vidas por trabajar con las fuerzas estadounidenses, así como otros que han ayudado en las misiones de Estados Unidos por todo el mundo. La reubicación de estos grupos también se ha reducido a un mínimo este año.
Establecer el límite en 25 mil restringiría la cantidad de refugiados que se podrían reubicar el próximo año en Estados Unidos a un número menor al admitido después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, cuando un alto temporal al programa y nuevas restricciones de seguridad provocaron que esas cifras cayeran a su punto más bajo desde 1980.

 

Te puede interesar
Piden renuncia de la titular de la Secretaría de Energía
El Diario de Juárez | 21:01hrs.
El Partido de la Revolución Democrática acusó falta de experiencia a Rocío Nahle por no dar solución al desabasto de combustible en el país
Victoria del Magic sobre Celtics
Associated Press | 21:01hrs.
Orlando se impuso 105-103 a Boston y con ello rompió su racha de cuatro derrotas consecutivas
EU y Argentina apoyan a 'presidente interino' en Venezuela
Excélsior | 19:01hrs.
Esto por considerar al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura
Inicia AMLO festejos por Zapata
Reforma | 08:01hrs.
AMLO iniciará en Morelos la celebración por Centenario de la muerte de Emiliano Zapata, a quien rendirá homenaje el primer año de Gobierno
Cae con AMLO compra de gasolina de EU
Reforma | 21:01hrs.
Es una caída de 28 por ciento respecto a diciembre de 2017 y enero de 2018
EU reitera que no reconoce la toma de posesión del 'dictador' Maduro
Excélsior | 19:01hrs.
Son varios los países de América que no reconocen el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela por considerarlo una dictadura
Tips para ser un experto al buscar vuelos en Google
El Diario de Juárez | 19:01hrs.
Esta herramienta utiliza un algoritmo que analiza las tarifas de boletos de avión en cualquier fecha
Parálisis en EU podría resultar más cara que construir muro
El Diario de Juárez | 14:01hrs.
El cierre parcial de gobierno en Estados Unidos ha supuesto una pérdida de 3 mil 600 millones de dólares hasta el momento
Define Congreso venezolano plan para enfrentar a Maduro
Associated Press | 09:01hrs.
La oposición ha considerado el segundo mandato del presidente como 'usurpación' de cargo