Nomina Trump a juez para Suprema Corte | El Paso

Lunes 19 Noviembre 2018 | 

13

35

36

Secciones

Lunes 19 Noviembre 2018 | 

13

35

36

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Nomina Trump a juez para Suprema Corte

Ann E. Marimow / The Washington Post | Martes 10 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Foto: Agencias   / El elegido del presidente

Foto: Agencias / El elegido del presidente

Washington — Brett Kavanaugh, el juez apelativo nominado por el presidente Trump ayer a la Suprema Corte, apoya las robustas posturas a favor de los poderes otorgados al presidente, consistentemente defendiendo los argumentos a favor de una amplia autoridad ejecutiva durante sus 12 años de carrera en el estrado en Washington D.C.

Ha pedido la reestructuración de la agencia vigilante de consumidores del Gobierno para que el presidente pueda quitar a su director y ha demostrado ser un fuerte defensor de la posición del Gobierno en el uso de comisiones militares para procesar a sospechosos de terrorismo.

Kavanaugh es “un implacable defensor, sin remordimientos del poder presidencial” que cree que las cortes pueden y deben reinar sobre “enormes sectores del actual estado administrativo”, según dijo el profesor de derecho de la Universidad de Texas, Steve Vladeck, quien sigue muy de ceca a la Corte Federal de Apelaciones del Circuito de D.C.

El récord de Kavanaugh sugiere que estará más inclinado hacia la derecha que el hombre al que reemplazará en la Suprema Corte, el juez Anthony Kennedy, para quien fue secretario. Kavanaugh se ha mantenido vigilante en torno a las posturas conservadoras en casos que tienen que ver con el derecho a las armas, el aborto y la separación de poderes.

Aun así, en vísperas de su nominación el lunes, Kavanaugh enfrentó las críticas de parte de conservadores sociales quienes se opusieron al lenguaje que empleó en conexión con al mandato de control natal de la Ley de Salud Asequible, así como también a sus vínculos con la familia Bush y la base institucional del Partido Republicano. También se quejaron sobre su opinión en un caso de una adolescente inmigrante que buscaba realizarse un aborto.

La abogada de Washington, Helgi Walker, quien trabajó con Kavanaugh en la Oficina del Consejo de la Casa Blanca durante la administración de Bush, dijo ayer que su ex colega será un “juez justo de mente abierta que valora la libertad individual”.

“Todos los estadounidenses deben sentirse complacidos con esta fabulosa selección”, dijo Walker, quien asistió a la recepción en la Casa Blanca. “Él respetará la Constitución y se apegará a la ley sin importar cuál sea el resultado en lugar de inventarla él mismo durante el proceso”.

Kavanaugh, de 53 años, nació en Washington y fue un estudiante destacado y un atleta. Asistió a la misma preparatoria jesuita en Maryland en la que estuvo el primer seleccionado de Donald Trump a la Suprema Corte, Neil Gorsuch, otro ex secretario de Kennedy.

Si madre, Martha, maestra de una escuela pública en Washington, y su padre, Edward, ambos se graduaron de la escuela de derecho en 1978 cuando Kavanaugh era un adolescente. Su madre fue juez de la Corte del Circuito del condado de Montgomery, en Maryland, y su padre estuvo al frente de una asociación comercial.

Tras graduarse de la escuela de Derecho en Yale, Kavanaugh pasó los primeros años de su carrera inmerso en la política republicana y una guerra partidista en la capital de la nación. Siendo un joven abogado para el consejero independiente, Kenneth Starr, investigó la muerte del subconsejero del presidente Bill Clinton, Vincent Foster (Kavanaugh concluyó que no había duda de que Foster había cometido suicidio). También sentó las bases para destituir a Clinton tras la aventura amorosa que el presidente tuvo con una pasante de la Casa Blanca.

Sus posturas en torno al poder presidencial fueron moldeadas en parte por los años que trabajó como auxiliar cercano de George W. Bush, incluyendo los dos años que pasó en la Oficina del Consejo de la Casa Blanca y tres años como jefe de Gabinete.

Después de convertirse en juez, Kavanaugh argumentó que los presidentes no deben distraerse mientras ocupan la presidencia por demandas civiles o investigaciones de delito, lo cual “afectará la manera en que sirven a los intereses públicos, especialmente en época de crisis financiera o de seguridad nacional”, según escribió en un artículo en el 2009.

Tal postura podría convertirse en el punto focal de su audiencia de confirmación. El consejero especial, Robert Mueller, está discutiendo con los abogados de Trump sobre su petición de interrogar al presidente en base a la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales del 2016 —una batalla legal que podría terminar en la Suprema Corte.

La confirmación de Kavanaugh a la corte apelativa fue un proceso muy largo y controversial. Bush lo nominó al Circuito de D.C. en el 2003, pero los demócratas demoraron la confirmación debido al trabajo de Kavanaugh en la Casa Blanca y con base al reporte de Starr. Eventualmente fue confirmado por el Senado en el 2006 por una votación de 57 a 36.

En el estrado, Kavanaugh es un partidario del “originalismo”, la práctica de interpretar la Constitución y sus estatutos basándose en el significado original del texto.

Shannen Coffin, un ex subprocurador general en la administración de Bush se refirió a Kavanaugh como un “extraordinario seleccionado” y señaló que tiene un profundo entendimiento del “papel apropiado de las cortes” y la separación de los poderes.

“Este es un juez, y esperemos que pronto sea un juez de la corte suprema, quien reconoce que preservar el papel apropiado de cada rama del Gobierno es fundamental para proteger las libertades individuales”, según dijo Coffin ayer.

Kavanaugh se opuso a un fallo del 2011 que resguardaba la vigencia de una prohibición en Washington sobre los rifles semiautomáticos. En su largo disentimiento con otros dos jueces nominados por presidentes republicanos, Kavanaugh hizo un señalamiento a la trascendental decisión de la Suprema Corte que declara que un individuo tiene derecho a ser el propietario de un arma de fuego sin tener que haber prestado servicio militar.

“Las prohibiciones a las armas y las regulaciones de las mismas que no siguen vigentes o que no mantengan una base en el texto, la historia, y la tradición no son consistentes con el derecho individual de la Segunda Enmienda”, según escribió Kavanaugh.

 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Pesan sobre 'El Chapo' crímenes de Juárez
Staff / El Diario | 21:20 hrs

Enfrenta en El Paso cargos por detonar violencia fronteriza





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: