Golpes, violaciones y muerte en centro para discapacitados | El Paso

Jueves 18 Octubre 2018 | 

3

55

59

Secciones

Jueves 18 Octubre 2018 | 

3

55

59

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Golpes, violaciones y muerte en centro para discapacitados

Agencias | Lunes 14 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

Agencias / El lugar del incidente

Agencias / El lugar del incidente

William James Lamson nació con un tipo devastador de autismo que lo llevaba a golpearse con una furia obsesiva. Con el tiempo, el daño que Lamson se infligió fue tan severo que se quedó ciego del ojo derecho, publicó El Nuevo Herald.

A los cuidadores del Centro Educativo Carlton Palms (CPEC) se les dijo que le mantuvieran puesto un casco para protegerlo de los golpes.

Pero no había nadie que protegiera a Lamson de sus cuidadores.

Cuando el 1 de marzo llamaron a la Policía de Mount Dora para investigar la muerte de Lamson, se les dijo a los agentes que el hombre de 26 años "se autoagredía y que constantemente se estaba golpeando la cabeza". Las autoridades llegaron a creer que los demonios neurológicos de Lamson finalmente habían ganado la batalla que libraba en su cerebro.

Pero un informe de la Policía dejó suficientes motivos para el escepticismo: los investigadores "no observaron sangre en su habitación", dijo el informe. Tampoco vieron "ninguna lesión obvia".

La muerte de Lamson ahora está bajo una investigación por homicidio involuntario. Y fuentes que conocen el caso dicen que el joven, llamado "Willie" por su familia, murió de asfixia, no de traumas en la cabeza.

La Oficina del Fiscal del Estado, que está considerando encausar a los cuidadores por la muerte de Lamson, no ha divulgado documentos con detalles sobre el caso, incluidos los hallazgos de la autopsia, porque se trata de una investigación en curso, dijo un vocero.

Lo tenían escondido

Lamson fue diagnosticado como un niño con autismo severo, un trastorno neurológico que se cree que afecta a uno de cada 60 niños. Era capaz de realizar unas pocas tareas rutinarias, pero no podía decirles a los cuidadores ni a su familia que lo maltrataban.

Era improbable que Jamie Lamson pudiera captar captar en sus visitas semanales lo que ocurría con su hijo. Nunca se le permitió entrar a la habitación. Todas las visitas estaban limitadas a las áreas comunes.

Cuando la familia Lamson fue notificada de la muerte de Willie, se sorprendieron al enterarse de la historia de Carlton Palms.

Casa de los horrores

En el 2013, fue allí donde una chica de 14 años de Broward que no podía hablar, Paige Elizabeth Lunsford, sucumbió por deshidratación días después de llegar a su nuevo hogar. Los registros muestran que Paige estaba gravemente enferma y que había pasado días vomitando violentamente. Pero en lugar de buscar atención médica, los trabajadores le ataron las muñecas, tobillos, brazos y cintura para evitar que se agitara. Lunsford murió de una infección grave, pero tratable. En 1997, Jon Henley, de 14 años, fue hallado muerto en su cama con niveles inadecuados de medicamento anticonvulsivo en su cuerpo, una medicina que el personal del lugar estaba a cargo de administrar.

Pero el suceso más reciente en esa instalación es lo que ha llevado a los funcionarios estatales a entablar una luchar para cerrarla.

En una queja administrativa de 17 páginas presentada el mes pasado, la Agencia para Personas con Discapacidades de Florida (APD) intentó revocar la licencia de Carlton Palms, con una lista de horrores que ocurrieron en los últimos años, incluyendo violaciones, ratas e intensas quemaduras.

Un hombre fue violado por un depredador sexual ya conocido que se suponía debía estar bajo supervisión constante. La supuesta violación de otro residente fue presenciada por un empleado que decidió no hacer nada, según la denuncia. Un residente sufrió quemaduras en la cabeza, el hombro, la espalda y el codo cuando un cuidador aparentemente roció al residente con agua hirviendo que había calentado en un microondas.

En su carta en agosto pasado, Palmer describió un incidente ocurrido el 9 de junio del 2017 en el que un residente fue "ridiculizado y humillado", y luego encerrado en una ducha desnudo durante cuatro horas. Dentro de la ducha, los testigos escucharon ruidos de bofetadas, "sonidos de golpes y gritos (del residente)", indica la carta. Al parecer, un trabajador arrastró por el piso a un residente por los brazos por unos 10 o 12 pies en abril del 2017. A otro lo agarraron por la sudadera, lo tiraron al suelo y lo patearon. Otro, que quedó sin supervisar durante siete minutos, se arrancó unas grapas de la cabeza con una percha de plástico, según la APD.

Un residente oriundo de Miami fue acusado recientemente de arrancarle de un mordisco parte de la nariz a otro residente.

A principios de este año, una investigación realizada por Disability Rights Florida, un grupo defensor de los discapacitados, arrojó más sombras sobre el lugar, destacando 28 denuncias de abuso o negligencia en los primeros nueve meses del 2016. El informe dijo que las imágenes de vigilancia mostraban a un residente que era abofeteado por un empleado y residentes amarrados a sillas improvisadas de manera inadecuada.

El informe también detalla cómo el personal no pudo explicar por qué un residente tenía un moretón en un ojo, y describió la "reticencia directa" del personal para presentar informes precisos y oportunos cuando los residentes resultaban heridos.

En otro caso, un residente estuvo amarrado por casi cuatro horas a pesar de estar "calmado todo el tiempo". La ley de Florida prohíbe atar a las personas como castigo.

Dispositivos medievales

Un defensor de las personas con discapacidades dijo que los dispositivos parecían "medievales".

"Son sillas elevadas; casi como en un pedestal en el medio del salón comunitario. Cuando una persona es inmovilizada, la ponen en la silla de sujeción mientras todos los residentes observan", dijo Matthew Dietz, abogado de un ex residente que ya fue transferido.

Lamson-Keene dijo que su hermano, que está divorciado de la madre de Willie, está esperando la mitad de las cenizas de su hijo para dispersarlas y poder superar su dolor. Sin las visitas semanales al Monte Dora para ver a su hijo, su vida ha perdido sentido.

"Eso era principalmente por lo que vivía su padre", dijo Lamson-Keene. "Ese joven se sintió amado y cuidado por su padre. Era el centro de la vida de su padre, y eso se lo han arrancado con los horrores detrás de las escenas que, lamentablemente, estamos conociendo.

"Me enferma lo que ya sabemos. ¿Qué pasa con lo que aún no conocemos?".



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Deleita a fronterizos
Jaime Torres Valadez/El Diario de El Paso | 00:01 hrs

El Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández se presentó en el Teatro Plaza





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: