Muere Barbara Bush, ex primera dama de EU | El Paso

Sábado 18 Agosto 2018 | 

4

38

29

Secciones

Sábado 18 Agosto 2018 | 

4

38

29

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Muere Barbara Bush, ex primera dama de EU

Lois Romano
The Washington Post | Miércoles 18 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

AP / Dejó huella en Texas; tenía 92 años

AP / Dejó huella en Texas; tenía 92 años

Barbara Bush,  esposa de un presidente y madre de otro, murió el 17 de abril. Tenía 92 años. Su imagen como la abuela cariñosa de Estados Unidos ocultó su verdadera influencia y su temple.

La oficina del ex presidente George H.W. Bush emitió un comunicado el martes por la noche anunciando el deceso, pero no reveló la causa. Según los informes, la señora Bush luchaba contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la insuficiencia cardíaca congestiva. Su familia anunció dos días antes que había "decidido no buscar tratamiento médico adicional" después de las recientes hospitalizaciones en medio de su "salud fallida".

Como la matriarca de una de las dinastías políticas de Estados Unidos, Bush pasó medio siglo a la vista del público. Fue retratada como la consumada esposa y ama de casa mientras su esposo se elevó de petrolero de Texas al comandante en jefe. Tuvieron seis hijos, el mayor de los cuales, George W. Bush, se convirtió en presidente.

Su hija mayor, Robin, murió a los 3 años de leucemia, una tragedia que tuvo un profundo impacto en la familia.

Su esposo sirvió dos períodos como vicepresidente bajo Ronald Reagan y luego uno como presidente, de 1989 a 1993. En su puesto, la Guerra Fría terminó, y la nación y sus aliados lograron una victoria rápida y aplastante sobre Irak en la Guerra del Golfo Pérsico: antes de que una economía tambaleante condenara en gran parte sus perspectivas de reelección.

George W. Bush, ex gobernador de Texas, fue presidente entre 2001 y 2009, y después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, condujo al país a guerras duraderas en Afganistán e Irak y los estruendos de la Gran Recesión.Solo Abigail Adams, cuyo esposo, John Adams, y su hijo John Quincy Adams sirvieron como los segundos y sextos presidentes, respectivamente, de los Estados Unidos, compartieron la distinción de la Sra. Bush de ser la esposa y madre de dos comandantes en jefe.

Otro hijo de Bush, Jeb, cumplió dos períodos como gobernador de Florida antes de buscar sin éxito la nominación republicana a la presidencia en 2016.

La señora Bush estaba orgullosa de los logros de su familia, pero expresó reservas, especialmente cuando Jeb Bush buscó llegar a la Casa Blanca, sobre si era saludable en una democracia que una familia acumulara tanto poder.

En una entrevista en el programa "Today", llamó a Jeb Bush "por lejos el hombre mejor calificado". Pero "hay muchas familias maravillosas, y no son solo cuatro familias o lo que sea. Hay otras personas que están muy calificadas", comentó, y agregó, con su franqueza característica, que "hemos tenido suficientes miembros de la familia Bush".

Pero una vez que su hijo ingresó en la campaña, estaba al 100 por ciento en la cancha, y no se olvidó de su disgusto por su principal oponente, el empresario Donald Trump. En una entrevista conjunta con Jeb antes de las primarias de New Hampshire, ella declaró sin titubear que era "incomprensible" para ella que alguien votara por Trump, especialmente las mujeres a la luz de sus comentarios abusivos sobre ellas.

Comprendiendo instintivamente cómo la aparente afición de Trump por el líder ruso Vladimir Putin no encajaba bien con los votantes, señaló: "Putin lo ha apoyado, por el amor de Dios. Putin el asesino, Putin el peor. Es un respaldo que no quiere".

Una figura nacional relativamente desconocida hasta que su esposo se convirtió en vicepresidente, la señora Bush se sintió cómoda como una fuerza entre bastidores, manteniendo la estabilidad durante las más de dos docenas de mudanzas de su familia antes de ingresar a la residencia oficial del vicepresidente en 1981.

Dentro del clan Bush, era conocida como "la guardiana".

"Ella puede ser la abuela de mucha gente", le dijo Jeb Bush a Newsday en 1990 cuando le preguntaron sobre la calmante e incluso matrona de su madre como primera dama, "pero ella era nuestra sargento de instrucción cuando estábamos creciendo".

Según su versión, ella había evolucionado de ser una colegiala tímida, socialmente "cuadrada" de 16 años, enamorada al ver a su futuro esposo de 17 años en un baile navideño en Greenwich, Connecticut. A los 19 años, dejó su colegio de élite femenino, Smith, para casarse.

Al paso de pocos años, dejarían atrás sus vidas de riqueza y privilegio en el noreste cuando George H.W. Bush buscó su fortuna como petrolero de Texas antes de ganar un escaño en el Congreso en 1966. La señora Bush lo acompañó en todo el país y en todo el mundo como embajador de la ONU, líder del Comité Nacional Republicano, enviado de Estados Unidos a China y director del CIA antes de convertirse en compañero de fórmula de Reagan.

Según el libro de Peter y Rochelle Schweizer de 2004, "The Bushes: Portrait of a Dynasty", Barbara Bush mantuvo durante años y meticulosamente organizada una red de decenas de miles de contactos y amigos que guardó en fichas por motivos sociales y de recaudación de fondos. Para cuando los Bush llegaron a la Casa Blanca y automatizaron el archivo de tarjetas, tenían una lista de tarjetas de Navidad con más de 10 mil nombres. 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Una gema del Downtown
De la Redacción
El Diario de El Paso | 00:01 hrs

Elogian parque de pelota paseño





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: