En cárceles de México, recopila EU datos de migrantes criminales | El Paso

Martes 16 Octubre 2018 | 

10

44

49

Secciones

Martes 16 Octubre 2018 | 

10

44

49

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


En cárceles de México, recopila EU datos de migrantes criminales

The Washington Post | Domingo 08 Abril 2018 | 00:01 hrs

ARCHIVO / La información obtenida se remite inmediatamente al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y otras bases de datos policiales

ARCHIVO / La información obtenida se remite inmediatamente al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y otras bases de datos policiales

The Washington Post

Ciudad de México— El gobierno de los Estados Unidos está expandiendo un programa para capturar datos biométricos de decenas de miles de centroamericanos y otros inmigrantes arrestados en México, obteniendo acceso sin precedentes a cárceles mexicanas de inmigración para identificar criminales, pandilleros y posibles terroristas mucho antes de que lleguen la frontera de Estados Unidos

Operando en centros de detención en el sur de México y aquí en la capital, los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional han instalado decenas de terminales de detección para recoger huellas dactilares, escaneos oculares y otras características identificativas de los migrantes, incluidos tatuajes y cicatrices.

El presidente Donald Trump criticó recientemente a México por hacer “muy poco, si no nada” para detener el flujo de personas a través del territorio mexicano en su camino a los Estados Unidos. Aunque luego suavizó su tono, Trump no ha reconocido que las autoridades mexicanas, en los últimos años, le han permitido a los Estados Unidos tener una visión más amplia de las identidades y antecedentes de aquellos que a menudo se dirigen a la frontera.

Las autoridades de EU ven esta asociación como un modelo potencial para otros países, y están en conversaciones con naciones centroamericanas para adoptar medidas similares.

La información recopilada se remite inmediatamente al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y otras bases de datos policiales y de inteligencia estadounidenses, alertando a los funcionarios estadounidenses si un individuo en custodia mexicana es un delincuente condenado o en una categoría conocida como “extranjeros de interés especial”, que incluye posibles extremistas, de acuerdo con y ex funcionarios estadounidenses que describieron el programa bajo condición de anonimato porque muchos de sus detalles no han sido divulgados públicamente.

“Estos son programas bilaterales que desarrollan la capacidad mexicana de una manera que beneficia nuestra seguridad”, dijo un funcionario de la Oficina de Narcóticos Internacionales y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado, que ha presupuestado 75 millones de dólares para instalar el equipo de escaneo en las cárceles de inmigración en México y entregue terminales móviles que puedan recopilar y transmitir datos biométricos desde casi cualquier lugar.

Pagado a través del programa de asistencia de seguridad Mérida de 2.5 mil millones de dólares lanzado por el presidente George W. Bush en 2008, el esfuerzo de recopilación de datos requiere el tipo de acceso de Estados Unidos a las instalaciones mexicanas que hubiera sido impensable hace una década. En gran parte, las autoridades mexicanas se han mantenido en silencio, quienes corren el riesgo de una reacción pública contra las sospechas sobre la tecnología del gobierno estadounidense y la percepción de que Washington interfiere en los asuntos del país.

La profundización de la cooperación en materia de seguridad entre las dos naciones recibió nuevas presiones esta semana cuando Trump acusó a México de permitir un flujo sin restricciones de centroamericanos a través del territorio mexicano. Su ira se dirigió a una caravana de más de mil inmigrantes que viajaba hacia el norte a través de México. Cuando los organizadores de caravanas decidieron finalizar el viaje en la Ciudad de México, en lugar de ir a la frontera, Trump agradeció a México por sus “fuertes leyes de inmigración” y su “disposición a usarlas”.

Cambia tendencia migratoria

Las detenciones de agentes estadounidenses a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México superaron las 50 mil en marzo, el total más alto en un mes desde que Trump asumió el cargo. En las últimas dos décadas, el carácter de la inmigración ilegal ha cambiado drásticamente, ya que el número de mexicanos detenidos ilegalmente se ha desplomado de más de 1.6 millones en 2000 a 130 mil el año pasado. Los centroamericanos representaron más de la mitad de los arrestados por agentes fronterizos estadounidenses el año pasado, y ahora México es un país de tránsito y un destino para los centroamericanos.

La oleada de familias y niños centroamericanos que llegaron a Texas en busca de asilo se convirtió en una crisis para el gobierno de Obama en 2014. Bajo presión estadounidense, las autoridades mexicanas hicieron más difícil que los centroamericanos pasaran libremente a los Estados Unidos. Funcionarios de inmigración mexicanos establecieron nuevos puestos de control cerca de la frontera con Guatemala y atraparon y deportaron a mucha más gente.

El año pasado, el gobierno mexicano detuvo a 95 mil migrantes, la gran mayoría del Triángulo Norte plagado de pandillas en América Central: Guatemala, Honduras y El Salvador. Las tres naciones tienen algunas de las tasas de homicidios más altas del mundo.

“Creo que hubiéramos estado en una posición significativamente peor en McAllen [Texas] y en el Valle del Río Grande si no fuera por el trabajo que México estaba haciendo en su frontera sur”, Gil Kerlikowske, que se desempeñó como comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) por parte del mandato del presidente Barack Obama, dijo en una entrevista.

“México es nuestro aliado. México es nuestro amigo”, agregó. “Lo último que deberíamos hacer es criticarlos”.

El programa de biometría adquirió una nueva urgencia durante el repunte de las familias centroamericanas que inundaron Estados Unidos.

Detenciones compartidas

William Brownfield, quien era jefe de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley cuando se retiró en septiembre pasado después de 38 años en el Servicio Exterior, dijo que el programa biométrico había estado en desarrollo desde 2012, comenzando con el software y otras tecnologías, y que los dos países acordaron implementarlo en una reunión bilateral de seguridad en 2014.

“Parte de la razón por la cual el gobierno mexicano estaba interesado es que les dio valor al darles una oportunidad de ver quién entraba a México, así como a los que simplemente estaban en camino a Estados Unidos”, dijo en una entrevista. “Y desde el lado de EU aceptamos y entendemos que es mucho más fácil, más económico y más eficiente administrar los flujos migratorios desde Centroamérica en  la frontera sur mucho más pequeña de México que en nuestra frontera más larga y más complicada”.

Un portavoz de la Secretaría de Gobernación de México dijo que no tenía información sobre el programa. Portavoces del Instituto Nacional de Migración y Relaciones Exteriores se negaron a hacer comentarios.

Debido al programa de datos biométricos, las autoridades mexicanas han transferido a docenas de criminales prófugos y sospechosos buscados en los Estados Unidos a la frontera el año pasado, entregándoselos a oficiales de EU.

El programa biométrico no recopila información sobre ciudadanos mexicanos, pero en los últimos 13 meses, ha recopilado datos sobre más de 30 mil migrantes en centros de detención de inmigrantes en Tapachula, en el sur de México, y en Iztapalapa, en la Ciudad de México, según las cifras obtenidas por The Washington Post.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Escribe carta de amor a El Paso
Ari Goldstein
El Diario de El Paso | 21:29 hrs

Nueva propuesta musical de Khalid se titula 'Suncity'





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: