Stanford y Harvard se rinden a sus pies | El Paso

Jueves 16 Agosto 2018 | 

10

08

25

Secciones

Jueves 16 Agosto 2018 | 

10

08

25

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Stanford y Harvard se rinden a sus pies

The Washington Post | Viernes 06 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Cortesía. / Micheal Brown.

Cortesía. / Micheal Brown.

Washington— La racha de Micheal Brown comenzó en diciembre, cuando el estudiante de último año de high school verificó su estado de solicitud en la Universidad de Stanford. Había presentado su solicitud allí temprano, era su universidad de mayor elección entonces, y luchó contra los nervios mientras se sentaba frente a una computadora portátil, rodeado de sus mejores amigos y su madre.

“Todos ustedes, voy a presionar ‘Ver actualización’”, dijo Micheal. Sus compañeros de clase se apiñaban alrededor de la pantalla, con los teléfonos con cámara listos.

Un segundo después, la sala estalló en gritos.

“¡Oh, Dios mío! ¡Oh, Dios mío!” Micheal, de 17 años, gritó con incredulidad. Saltó de su silla y rompió a llorar.

Berthinia Rutledge-Brown abrazó a su hijo mientras lloraba.

“¡Lo hiciste!” uno de sus amigos gritó, mientras los adolescentes se acercaban a Micheal para un abrazo grupal por las edades.

Lo que Michael y su madre no sabían entonces era que Stanford sería solo el comienzo de una carrera increíble. Durante los próximos meses, más aceptaciones llegarían para el destacado estudiante de Lamar High School de Houston.

Entre ellas se encontraban Yale, Princeton, Northwestern, Johns Hopkins, la Universidad de Texas en Austin y Georgetown (la único que envió una carta en papel, señaló).

Y finalmente, la semana pasada, Harvard.

En total, Micheal se postuló a 20 universidades, y fue aceptado para las 20, con becas completas para cada una.

“Estaba nervioso por cada uno porque nadie quiere ser rechazado, pero especialmente por Stanford”, dijo Micheal al diario The Washington Post en una entrevista de texto, realizada mientras se encontraba en clases el lunes. “Y no esperaba ni creo que entraría en todas las escuelas hasta que me admitiera en Stanford”.

La hazaña inusual no deja de tener precedentes, pero sigue siendo sorprendente teniendo en cuenta las bajas tasas de aceptación en algunas de las escuelas.

Y en Lamar High School en el Distrito Escolar Independiente de Houston, que tiene más de 3 mil 300 estudiantes, más de la mitad del cuerpo estudiantil se considera en riesgo de abandonar la escuela.

“Si nos fijamos estrictamente en las estadísticas y la demografía, entonces las cartas se apilaron contra él”, dijo el director de Lamar High School James McSwain al Houston Chronicle.

Para Rutledge-Brown, el éxito de su hijo es aún más conmovedor debido a su “increíble pequeño viaje”. Micheal era su “bebé arcoíris”, dijo ella, nacida después de haber perdido tres embarazos antes que él. Y señaló que, aunque se divorció cuando su hijo estaba en la escuela primaria, el padre de Micheal ha permanecido en la vida de su hijo.

“Mike es un buen chico. Ha sido fácil de criar”, le dijo a The Post. “Estoy realmente agradecido .... [al principio] noté que Mike era muy inteligente, así que sabía que necesitaba ser desafiado”.

Ella dijo que Micheal realmente se enfocó en su educación en sexto grado.

“Tomó las decisiones, así que me limité a respaldar y dejar que hiciera lo suyo”, dijo Rutledge-Brown. “Lo único que insistí es que si él comenzaba algo, no lo dejaba en el medio”.

A mitad de una temporada con su equipo de fútbol de séptimo grado, por ejemplo, Micheal sabía que el deporte no era para él. No le gustaba lastimar a la gente y estaba interfiriendo con sus calificaciones, recuerda que él dijo.

Pero su madre insistió en que seguiría jugando hasta el final del semestre.

“Dije que no abandonas en el medio. No dejas en tu equipo”, dijo. “Lo ves hasta el final, y si no quieres jugar después de eso, está bien”.

Para su crédito, Micheal terminó la temporada y recogió el tenis en su lugar. En la escuela secundaria, descubrió otras actividades extracurriculares que le encantaban: debate, Key Club y el gobierno estudiantil, por nombrar sólo algunos de su extenso currículum, y realmente se propuso ir a la universidad.

En el camino, Micheal desarrolló fuertes amistades con sus compañeros de clase (“especialmente su equipo de debate”), maestros y consejeros que fueron igualmente instrumentales para presionarlo, dijo su madre.

“Sus amigos: es como una pequeña nación del arco iris”, dijo Rutledge-Brown. “No ven la carrera como nosotros. No ven la clase como nosotros. Simplemente se ven. Y siento que, como adultos, simplemente nos retiramos y dejamos que esta generación haga lo que están haciendo ... pueden hacer de este mundo un lugar mucho mejor”.

Su madre también acreditó programas como Breakthrough Houston y Emerge, —que ayudan a estudiantes de comunidades de bajos ingresos y poco representados a encontrar la manera de ir a la universidad— por abrir los caminos a la universidad para Micheal. Rutledge-Brown le dijo al New York Times que lloró en una orientación de Emerge cuando se dio cuenta de que Michael podía ir a una universidad que antes parecía inaccesible.

“Lloré porque me di cuenta de que existía la posibilidad de que mi hijo recibiera la educación que se merece, la que no podía pagar”, dijo al periódico.

Mientras tanto, Micheal dijo que fue su madre quien lo inspiró a empujarse a sí mismo.

Cuando él estaba en la escuela primaria, Rutledge-Brown regresó al Colegio Comunitario de Houston para obtener un título de profesional técnico.

Ahora trabaja como consejera contra adicciones químicas y dice que su sueño es abrir instalaciones de transición de la cárcel a la libertad para personas en recuperación.

Sus esfuerzos no se perdieron en su pequeño hijo.

“Después de divorciarse, decidió que necesitaba un mejor trabajo”, le dijo Micheal al Houston Chronicle. “Esa es la primera vez que entendí lo que podría parecer ir a la universidad. Y ver lo importante que era para mi mamá fue importante para mí. Ni siquiera creo que ella realmente supiera que yo lo vi, que me impactó, pero lo hizo”.

Cuando llegó el momento de postularse a la universidad, Micheal ya había logrado un impresionante récord académico de escuela preparatoria (un GPA de 4.68, un SAT de 1540 y un ACT de 34) para ir con sus actividades extracurriculares y de voluntariado. Para sus ensayos, escribió sobre su difunta abuela, y sobre cuánto amaba la política “y sobre cómo me enfocaría en mejorar el mundo en mi futuro”.

Solicitó primero a Stanford, pero también a otras 19 escuelas a las que se visualizaba asistiendo.

“Es muy metódico. Piensa en lo que hace”, dijo Rutledge-Brown.

Micheal ahora tiene un mes para evaluar sus muchas opciones antes de tomar su decisión. Mientras que anteriormente había sido puesto en Stanford, ahora dice que no está seguro. Pasó el fin de semana en un viaje a la playa con sus amigos, quienes celebraron escribiendo los nombres de las 20 universidades que habían aceptado a Micheal en la arena, y también atendiendo las llamadas de los medios.

Su madre dijo que la atención ha sido desagradable para su hijo, que tiende a ser tímido, pero que decidió compartir su historia en caso de que les dé esperanzas a los demás.

“Quiero ser humilde con todo esto”, dijo Micheal el lunes. “Entre todos los estudiantes que lograron proezas similares, estoy muy feliz y honrado de compartir mi historia e inspirar a otros estudiantes”.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Iglesia tenía 'guía para encubrir la verdad': jurado
The New York Times | 18:35 hrs

Argumentan que evitaron el escándalo, utilizaron eufemismos y ocultaron quejas





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: