Viernes 17 Noviembre 2017 | 

23

20

01

Secciones

Viernes 17 Noviembre 2017 | 

23

20

01

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Texas, el premio máximo de los demócratas

Francis Wilkinson/Bloomberg News | Miércoles 13 Septiembre 2017 | 00:01:00 hrs

La mayoría de los modelos electorales actuales muestran que los demócratas están a la altura de las dos docenas de escaños que necesitan para ganar el control de la Cámara de Representantes en 2018. Si los demócratas no tienen el control de la Cámara, un Congreso republicano casi no actuará contra el Presidente Donald Trump - salvo las pruebas más espectaculares, incontrovertibles y condenatorias de la investigación del abogado especial Robert Mueller.

En otras palabras, la caballería no viene. Escribiendo el mes pasado en FiveThirtyEight, el analista de elecciones David Wasserman expuso las dificultades para los demócratas:

"Incluso si los demócratas ganaran todas las elecciones de 2018 en la Cámara de Representantes y en el Senado por los escaños que representan los lugares que Hillary Clinton ganó o que Trump ganó menos de 3 puntos porcentuales, no alcanzarían la mayoría de la Cámara y podrían perder hasta cinco escaños en el Senado".

Por lo tanto, los demócratas probablemente seguirán siendo la minoría por lo menos hasta el 2020.

Para que los demócratas tomen el control operacional del Congreso, solo les quedan dos opciones: esperar a que el fiscal especial que investiga los tratos de Trump con Rusia lo acuse formalmente y el presidente sea condenado, o bien apostarle todo a un bastión republicano que, sin embargo, puede ser vulnerable.

Texas ha sido una meta totalmente elusiva para los demócratas desde hace un cuarto de siglo. Pero la lealtad del estado al Partido Republicano estriba en un bloque de votantes.

"Los blancos siguen votando republicano" en Texas, dijo William Frey, un demógrafo de la Brookings Institution.

Pero el crecimiento de las minorías en Texas ha sido abrumador desde el 2000 y, sorprendentemente, el nacionalismo blanco de Trump no le ha sentado bien a todos los blancos. Según las encuestas, la tasa de aprobación de Trump en Texas es débil, de 45 por ciento.

"La política de Trump no está resultándole muy bien en Texas", dijo el estratega demócrata Simon Rosenberg, "y los demócratas nacionales serían inteligentes para invertir fuertemente en este ciclo electoral, ganar algunos puestos en el 2018 que podrían afectar el control del Congreso, y esperar que la aceleración de la migración del estado eroda esa roca republicana".

En este caso, la migración a Texas no solo es internacional, sino de un estado a otro, tendencia que se aceleró a partir de la Gran Recesión. Empresas californianas y del Medio Oeste se han reubicado a ese estado, trayendo empleados profesionales con una distinta visión política.

Para los republicanos, Texas es a la vez un hogar espiritual y un tesoro de escaños  en el Congreso (tiene 38, lo que equivale a Ohio más Pensilvania). Sin embargo, las vulnerabilidades sí aparecen. Como señaló The Atlantic en febrero, "la mayoría de la Cámara republicana se basa principalmente en los distritos donde los blancos exceden su parte de la población nacional, que se encuentran principalmente fuera de los centros urbanos, y que contienen menos graduados blancos que el promedio nacional".

En Texas, por el contrario, los blancos ya no son una mayoría. Sin embargo, la participación electoral de las minorías decepcionó a los demócratas en el 2016. De acuerdo con datos del Censo, la participación hispana en Texas fue poco más del 40 por ciento, un ligero aumento desde 2012. En general, la gran mayoría de minorías raciales y étnicas de Texas representó una minoría del 40 por ciento de los votantes.

Ahí está la oportunidad para los demócratas. ¿Y la vulnerabilidad republicana? Durante casi dos décadas, los gobernadores republicanos George W. Bush y Rick Perry hicieron lo posible por cortejar a los votantes hispanos, teniendo en mente que serían necesarios para compensar por el declive en la población de votantes blancos. Pero el actual gobernador Greg Abbott y el vicegobernador Dan Patrick resultaron ser guerreros Trumpistas, incluso precediendo al presidente en algunos puntos de vista conservadores.

En el 2016, mientras Hillary Clinton estaba perdiendo los estados previamente ganados por Barack Obama, ella superó significativamente a él en Texas, perdiendo el estado por 9 puntos en comparación con la pérdida de 16 puntos de Obama en 2012.

Los demócratas han estado tratando de ganar Texas a través de la participación hispana, que es necesaria, pero que ha demostrado ser insuficiente. Que los demócratas ganen en el corto plazo dependerá de si pueden convencer a republicanos que razonan su voto, en lugares como Highland Park (suburbio rico de Dallas) y Memorial (suburbio de Houston).

También están los jóvenes.

Clinton recibió el 44 por ciento o más de los votos en cinco distritos de Texas actualmente ocupados por republicanos. Más sorprendente, Clinton derrotó a Trump en todo el estado entre los votantes menores de 40 años, y ganó la cohorte más joven, de 18 a 24 años de edad, por  26 puntos. Convertir a los jóvenes de Texas debe ser una cruzada demócrata. Una cuarta parte de la población del estado tiene menos de 18 años.

Con una Casa Blanca sobre el pilar tóxico del nativismo, este puede ser el momento en que los demócratas comiencen a recuperar Texas, y quizás cerrar la brecha con la mayoría republicana en Washington.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Involucran a Trump con lavado de dinero en Panamá
Agencias | 00:01 hrs

Vinculan edificación del Trump Ocean Club

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: