Viernes 22 Septiembre 2017 | 

2

06

18

Secciones

Viernes 22 Septiembre 2017 | 

2

06

18

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Vino a EU desde Mariel y casi lo deportan 37 años después

Associated Press | Lunes 11 Septiembre 2017 | 00:01:00 hrs

AP | Rudy Blanco y su familia

AP | Rudy Blanco y su familia

Tallahassee, Florida – Se le agotaba el tiempo a Rudy Blanco. Había puesto su casa a la venta. Su esposa Shelly le había dado un poder a sus hijos. El gobierno cubano había arreglado todo para que viviera en el país comunista con una media hermana que no conocía.

Después de pasar casi tres meses en la cárcel del condado de Wakulla, lo volvieron a encerrar, esta vez en el centro de detenciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Krome, en Miami. Su deportación era cuestión de días, acaso horas.

“No hay nada más que hacer, solo viajar a Cuba... me van a mandar allí”, pensaba Blanco.

Shelly planeaba irse con él. Empezarían de nuevo y harían lo posible por salir adelante, pero el futuro era sombrío.

“No estaba preparada para residir en Cuba”, comentó Shelly. “Pero me adaptaré. Estamos en esto juntos”.

Solo le quedaba rezar para que sus abogados de Tallahassee lograran de último momento revertir la orden de deportación. Algo que no habían conseguido sus abogados previos.

Blanco, de 44 años, había llegado a Estados Unidos siendo niño con la flotilla de Mariel en 1980. Se casó con Shelly, formó una familia, abrió un pequeño negocio y llevó una vida feliz en la ciudad de su esposa.

Pero todo empezó a tambalearse tras un arresto por consumo de drogas en 1997 en los Cayos de la Florida. Si bien no estuvo preso pues quedó en libertad bajo palabra, intervino un juez del servicio de inmigración y en 2005 dispuso su deportación, en momentos en que tramitaba la ciudadanía.

Se le permitió permanecer en Estados Unidos en parte por sus frías relaciones con Cuba. Pero todo cambió cuando el presidente Donald Trump empezó a cumplir su promesa de combatir de manera implacable la inmigración ilegal. El 9 de mayo, tras una visita de rutina a las oficinas del ICE, como se conoce al servicio de inmigración, por sus siglas en inglés, lo encerraron en la prisión de Wakulla, donde permaneció 83 días.

A principios del mes pasado se le dijo que sería trasladado, pero los guardias no le dijeron adónde. Blanco estaba convencido de que lo enviarían de vuelta a Cuba.

“¿Qué voy a hacer en Cuba?”, se preguntaba. “¿Qué me va a pasar? No conozco a nadie allí. Sabía que me las iba a arreglar de algún modo, pero no soportaba la idea de llevar a mi familia conmigo”.

El 2 de agosto fue trasladado a las oficinas del ICE en Tallahassee, no al aeropuerto. Se le dijo que se estaba reconsiderando su caso y que el ICE estaba dispuesto a colocarle una tobillera electrónica y dejarlo ir.

“Cuando salí de la oficina del ICE, sentí que tocaba el cielo”, relata. “Después de ver nacer a mis hijos y de casarme con mi mujer, fue el día más feliz de mi vida”.

Su esposa y su hijo Noah habían ido a recogerlo. Conversó vía Facetime con su hija Hannah, que se aprestaba a viajar desde Seattle.

“Nadie podía hablar”, cuenta Hannah, quien revista en la Guardia Costera de Estados Unidos. “Lloré todo el tiempo”.

El 22 de agosto, la tobillera de Blanco comenzó a sonar cuando se dirigía con su hijo a un trabajo. “Llame a la oficina. Llame a la oficina”, repetía el aparato. Un empleado de ICE le dijo que tenía que completar cierto papeleo.

Al llegar allí, “me dijeron, ‘lamentamos que tenga que pasar por esto. Va a ser deportado en los próximos tres o cuatro días”, expresó.

“No entendíamos nada. ¿Me van a mandar de vuelta realmente?”, agregó.

Al día siguiente lo llevaron a Krome. Sabía que lo enviarían a Cuba y que jamás podría volver.

En Tallahassee, sus abogados Gisela Rodríguez y Alex Morris se movilizaron. Rodríguez pidió al ICE que dejasen en suspenso la deportación. Morris trató de anular su vieja condena. Otro abogado ya lo había intentado, sin éxito. Y un nuevo juez rechazó la solicitud sin programar siquiera una vista.

Morris adujo que los anteriores abogados de Blanco lo habían asesorado mal y habían cometido una serie de errores, incluido el hecho de que no le informaron que si se declaraba culpable se expondría a ser deportado.

“No concibo que nuestra sociedad considere ‘decente” deportar a alguien en base al desempeño deficiente de sus consejeros. No vinieron a este país por voluntad propia, no conocen a nadie en el país al que están siendo enviados, toda su familia y su vida está en este país y en el país al que son devueltos son sometidos a persecución, detenidos, torturas y la muerte”, escribió Morris en su presentación.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Niños transgénero, ‘parte del plan de Satanás’: candidato
The Texas Tribune | 00:01 hrs

Jeff Mateer fue nominado para juez federal

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: