Viernes 22 Septiembre 2017 | 

7

36

46

Secciones

Viernes 22 Septiembre 2017 | 

7

36

46

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Mientras la Reserva Federal actúa, sufren los trabajadores mexicanos

New York Times News Service | Lunes 20 Marzo 2017 | 00:01:00 hrs

Agencias | El sector maquilador ha sido vapuleado en la última década por la violencia en México y la caída del peso Imagen Galeria

Agencias | El sector maquilador ha sido vapuleado en la última década por la violencia en México y la caída del peso

Ciudad Juárez, México — Francisca Hervís Reyes y su familia han perseverado en la frontera, trabajando en fábricas a más de 2 mil kilómetros de su pueblo natal. Se quedaron incluso mientras la mortífera guerra entre cárteles de la droga convirtió a esta ciudad en una de las más peligrosas del planeta.

Pero quizás no soporten las cambiantes predilecciones de la Reserva Federal (Fed).

A Reyes le pagan en pesos mexicanos, moneda que ha estado perdiendo valor conforme la Fed, el banco central de Estados Unidos, ha señalado planes de elevar las tasas de interés este año. En el reseco terreno al sur de la frontera con Estados Unidos, el precio de la comida y otros productos básicos sigue al dólar, cuyo valor ha estado subiendo. Es como si la Fed le hubiera recortado su sueldo.

Como millones de personas desde el sureste asiático y África hasta Latinoamérica, Reyes y su familia están absorbiendo las consecuencias de un cambio importante que se está dando en la economía global.

Conforme la Fed elevó las tasas este miércoles, sumó inercia a un flujo constante de dinero que ha estado abandonando los mercados emergentes y fluyendo hacia las costas de Estados Unidos. Dado que este año se espera que la Fed haga más aumentos, los países en desarrollo se están preparando para impactos adicionales: más salida de inversiones, más caída en sus monedas, más debilitamiento de sus economías.

Por mandato, la Fed es responsable ante la gente de Estados Unidos.

Cuando los tiempos son magros y las empresas se muestran renuentes a contratar, la Fed vuelve más disponible el dinero bajando un poco las tasas. Cuando los tiempos son buenos y crecen las preocupaciones sobre la existencia de precios elevados, enfría las cosas elevando las tasas y restringiendo el crédito.

No obstante, en la realidad la Fed es el banquero central mundial.

El dólar es la moneda más ampliamente utilizada como depósito de ahorro y como moneda de comercio. Cuando la Fed baja las tasas de interés, hace que el dólar sea menos atractivo, fomentando que los inversionistas busquen en otra parte. Cuando la Fed eleva las tasas, los inversionistas cambian de marcha, retirando el capital y vendiendo otras monedas.

Por toda China, cientos de millones de personas que han reinvertido sus ahorros en bienes raíces quedan vulnerables cuando mucho dinero se va al mismo tiempo y el precio de las propiedades cae. En Turquía, comerciantes que han soportado un intento de golpe de Estado, medidas enérgicas subsecuentes e implacables ataques terroristas ahora luchan con el desplome de la lira turca, que ha incrementado el precio de los productos importados.

En Malasia, las empresas luchan con costos mayores de bienes valuados en dólares conforme cae la moneda local. En México, las familias están siendo sacudidas por una moneda volátil que ya se estaba tambaleando con las amenazas del Presidente Donald Trump de gravar los productos provenientes del otro lado de la frontera.

“Cada vez que el peso cae, podemos pagar menos y menos”, dijo Reyes una tarde reciente mientras la pálida luz del desierto cedía paso a una fría oscuridad. “Estamos pensando en regresar a Veracruz. La gente se está yendo de las fábricas y está regresando a sus pueblos”, afirmó.

Las fuerzas de la Fed pueden ser traumáticas, especialmente en sitios menos afluentes.

Conforme la crisis financiera se desplegaba en 2008, el banco central tomó medidas extraordinarias para hacer que el crédito siguiera fluyendo. El resultado fue un aumento de inversión hacia los mercados emergentes.

Más de 259 mil millones de dólares se fueron a países en desarrollo el siguiente año, según el Instituto de Finanzas Internacionales, una asociación comercial. Entre 2010 y 2015, el inusual flujo de capitales hacia esos países promedió los 328 mil millones de dólares.

En la primavera de 2013, la Fed sorprendió a los mercados con planes para desacelerar los esfuerzos de estímulo. Entonces, los inversionistas abandonaron los mercados emergentes, haciendo que se desplomaran las monedas de Brasil, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía. El episodio llegó a conocerse como el “taper tantrum”.

“El efecto del aumento de las tasas de interés sobre los mercados emergentes es sorprendentemente fuerte”, dice Gary Clyde Hufbauer, un experto en comercio internacional del Instituto Peterson de Economía Internacional. “Es algo importante”, señala.

La mayoría de los economistas asume que el aumento esperado de este año en la tasa de interés tendrá un efecto mucho menos dramático. La Fed ha telegrafiado sus planes, dando tiempo a los inversionistas para prepararse. Muchos países emergentes han amasado grandes reservas de dólares, dándoles pólvora contra una caída en sus monedas.

No obstante, algunos países ya están mostrando tensiones.

La moneda de Turquía ha caído aproximadamente 25 por ciento contra el dólar desde mayo, y su gobierno está operando con reservas relativamente magras. El peso mexicano ha estado cayendo conforme Trump amenaza con renegociar el Tratado Norteamericano de Libre Comercio (TNLC). China reaccionó rápido a la medida de la Fed aumentando este jueves sus propias tasas de interés.

Dentro del mundo de las inversiones, el peso funciona como representante de todos los países en desarrollo; la cosa a la que hay que apostar en contra cuando los sentimientos se tornan negativos. “Como que es el primer puerto de escala para cualquiera que piense que algo malo va a pasar a los mercados emergentes”, dice Mark Weisbrot, director del Centro de Investigación Económica y Política, situado en Washington. “México es vulnerable”, señala.

Bloqueando las salidas

Los líderes chinos desde hace mucho han alimentado temores sobre un éxodo descontrolado de dinero.

Un desplome de la moneda incrementaría los precios para los consumidores chinos, generando ira pública. Podría reventar las burbujas inmobiliarias que se han formado en muchas ciudades chinas. Eso dejaría a los bancos de China con miles de millones en pérdidas al tiempo que eliminaría riqueza a una masa de gente que ha llegado a ver a los bienes raíces como su boleto para enriquecerse.

Allen Zhang, un electricista que trabaja en una mina de carbón de las montañas del centro de China, vive en una casa modesta en los márgenes de Jincheng, una ciudad arenosa cuya población casi se ha cuadruplicado durante el último cuarto de siglo, llegando aproximadamente a 500 mil.

Zhang ha buscado suplementar su salario de 290 dólares mensuales satisfaciendo la nueva demanda de vivienda. Ha usado sus ahorros y sus habilidades manuales para sumar seis recámaras a su casa familiar, alquilando los nuevos cuartos a trabajadores de fábricas.

Un comprador recientemente le ofreció 350 mil dólares por la casa, una suma equivalente a lo que Zhang ganaría en las minas durante un siglo. La rechazó.

“Quiero más”, dijo.

Estas son las expectativas que enfrentan las autoridades chinas conforme la Fed dificulta más retener el dinero dentro del país.

Durante la década de 1990, China ignoró los sermones de Washington sobre los beneficios de abrir mercados de capital. Cuando la crisis financiera asiática llegó a finales de la década de 1990 y los inversionistas sacaron su dinero de la región, muchas economías fueron arrasadas. China sufrió un poco, clamando reivindicación.

De cara a la Fed, China conserva formidable poder para apuntalar el valor de su moneda. Tiene alrededor de 3 billones de dólares en reservas internacionales, dinero que puede usar para comprar su moneda en los mercados mundiales.

Pero apoyar la moneda china, el renminbi, conlleva controlar estrictamente quién puede sacar dinero del país, una postura que sofoca los negocios. En noviembre, el gobierno decretó que las transferencias al exterior de 5 millones de dólares o más requerían aprobación de reguladores.

“En China, el dinero no puede salir sin pasar por muchos circuitos”, dice Zhu Ning, un economista de la Universidad de Tsinghua.

¿Qué podría salir mal?

Hace un año, la suerte le estaba brillando a Vivy Yusof, una prominente empresaria malaya. Tanto así que, en un episodio de su programa de televisión real, bromeó diciendo: “Soy Kim Kardashian”.

Yusof es símbolo de lo que ha salido bien económicamente en Malasia y de lo mucho que podría salir mal, ahora que la Fed ha elevado las tasas.

Forma parte de un grupo de líderes empresariales expertos en tecnología que ha emergido conforme Malasia intenta evolucionar más allá de su dependencia tradicional en la venta de “commodities”, como aceite de palma y petróleo.

El crecimiento económico ha estado tambaleándose, una realidad que se ha estado dando por todo el sureste asiático conforme la región se ajusta a la desaceleración de China. China no está comprando “commodities” como solía hacerlo.

Malasia enfrenta inestabilidad política potencial conforme el Primer Ministro, Najib Razak, resiste acusaciones de que gente cercana a él cosechó mil millones de dólares de un fondo de inversiones estatal supervisado por él. Niega haber cometido algún crimen.

Incluso antes de la decisión de la Fed, los inversionistas globales estaban huyendo. Los extranjeros alguna vez tuvieron más de la mitad de los bonos locales de Malasia, pero desde agosto han vendido 17 por ciento de sus tenencias. Su nerviosismo creció en noviembre conforme Malasia imponía controles al movimiento de dinero.

La moneda de Malasia, el ringgit, ha perdido 8 por ciento contra el dólar durante el último año. Para los consumidores de Malasia (y para las compañías que los atienden), las importaciones se están volviendo más caras.

Yusof vende “hijabs” y demás ropa, atendiendo a musulmanas cosmopolitas con gusto por patrones distintivos. Algunas de sus prendas están hechas en China. Cuando el dólar sube, su margen de ganancias se reduce. Y aunque las ventas por Internet son buenas, la actividad en las tres tiendas que tiene en centros comerciales ha empezado a caer.

“Solía irnos mucho mejor”, dijo.



Agazapándose

En México, Reyes no tiene forma de reducir sus propios costos, más allá de poner menos comida en la mesa.

Nacida en el sur de México, donde sus padres eran campesinos, se fue al norte hace casi tres décadas, al lado mexicano del Río Bravo, apuntando a movilidad ascendente. El territorio fronterizo rebosaba de fábricas conocidas como maquiladoras; plantas que ensamblan componentes para operaciones de manufactura estadounidenses. Pronto, el TNLC fertilizó más.

Reyes, de 47 años, empezó haciendo tapicería para asientos de autos. Su salario compraba fruta fresca y carne. Contrató a una niñera que cuidara a sus tres hijas.

En estos días, hace autopartes para transmisiones, ganando 162 pesos al día, o aproximadamente 8.4 dólares. Su esposo gana 149 pesos al día (aproximadamente 7.75 dólares), haciendo fusibles para cajas eléctricas.

Pero conforme el peso ha cedido casi un cuarto de su valor durante los últimos cinco años, su estándar de vida se ha deteriorado.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Niños transgénero, ‘parte del plan de Satanás’: candidato
The Texas Tribune | 22:54 hrs

Jeff Mateer fue nominado para juez federal

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: