*

Sábado 10 Diciembre 2016 | 

3

41

16

Secciones

Sábado 10 Diciembre 2016 | 

3

41

16

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Escándalo, origen de lealtad de Kushner con su suegro Trump

The Washington Post | Jueves 01 Diciembre 2016 | 00:01:00 hrs

Archivo | Donald y Melania Trump junto a Ivanka y Jared Kushner

Archivo | Donald y Melania Trump junto a Ivanka y Jared Kushner

Parte I

Washington – Jared Kushner era apenas un estudiante de Harvard cuando los políticos empezaron a recibir importantes donaciones a sus campañas que llevaban su nombre.

En realidad, el dinero era enviado por su padre, un poderoso magnate inmobiliario de Nueva Jersey.

Al paso de algunos años, Charles Kushner donó medio millón de dólares a las campañas políticas, eludiendo los límites legales y atribuyéndoles los cheques a miembros de su familia y socios empresariales, sin su conocimiento.

Esta maquinación envió a Kushner padre a prisión y envolvió a la familia en un escándalo.

Se trató de un episodio decisivo y crucial para Jared Kushner, quien actualmente tiene 35 años y está decidido a convertirse en uno de los asesores más confiables de su suegro, el presidente electo Donald Trump.

El escándalo de los donativos proporciona un vistazo al privilegio e influencia que marcó la educación que recibió Kushner en esa prominente familia.

Sin embargo, sus amigos aseguran que también dejó entrever en Kushner una característica fundamental que Trump elogia y ha fortalecido su vínculo: una lealtad inquebrantable.

Distando mucho de considerar las acciones de su padre como una traición, el joven Kushner tomaba un vuelo a Alabama casi todos los domingos para visitar a su padre durante los 14 meses que pasó tras las rejas.

Se hizo cargo de los negocios de la familia y públicamente insistió en que su padre fue procesado injustamente.

“Jared es un hijo devoto, perteneciente a un casi antiguo mundo en donde existe el sentido del respeto, deber y devoción”, comentó Jim McGreevey, ex gobernador demócrata de Nueva Jersey, para quien Charles Kushner era su más importante donador, hasta que renunció en el 2004 en medio de un escándalo sexual.

La misma dinámica – en esta ocasión entre Kushner y Trump – se llevó a cabo durante la campaña, ya que Kushner, quien es judío ortodoxo, defendió públicamente a su suegro contra el reclamo de que su retórica estaba impulsando el antisemitismo y racismo. Al parecer, es muy probable que lo haga en la Casa Blanca, en donde se espera que Kushner juegue un papel informal de portero y confidente del presidente y podría ser el encargado de la enorme tarea de tratar de negociar el fin del conflicto en el Medio Oriente.

Su relación con Donald

Kushner se casó con una familia que, al igual que la suya, lleva los negocios en la sangre. Él e Ivanka Trump se conocieron en una comida de negocios y poco después decidieron casarse, actualmente se han convertido en los confiables asesores del padre de ella.

Durante la campaña, Kushner y su suegro Trump se complementaron con sus contrastantes estilos, de acuerdo a múltiples personas que los han observado desde el año pasado.

Trump se comporta de una manera atrevida y polémica, mientras que Kushner es amable y discreto, Trump enfocó su energía en los medios de comunicación tradicionales y en mítines, mientras que Kushner trabajó con los estrategas digitales para construir un operativo de información.

Frecuentemente, Kushner se sentaba junto a Trump en el avión privado del presidente electo, un Boeing 757 equipado con asientos de piel color beige, cinturones de seguridad dorados y una gran pantalla de televisión.

Silenciosamente volteaba a ver a Trump mientras los dos leían entre paradas de la campaña – Trump escudriñaba un montón de artículos impresos, mientras que Kushner usaba su laptop o el teléfono. Ambos le ponían atención al Fox News Channel, mientras que Kushner le comentaba sobre los chismes acerca de la información y las noticias más recientes sobre la familia.

Kushner integró un portafolio sobre asuntos de política exterior, con particular interés en Medio Oriente e Israel, y ayudó a redactar el discurso que Trump pronunció en el mes de marzo ante el Comité de Asuntos Públicos de América e Israel, un discurso que fue bien recibido y durante el cual, Trump se apegó a las declaraciones preparadas.

La semana pasada, Trump le comentó a The New York Times que, una vez que esté en la Casa Blanca, Kushner podría seguir desempeñándose como asesor informal y enviado al Medio Oriente, en donde tiene relaciones cercanas con personas que son allegadas al primer ministro israelita, Benjamin Netanyahu.

Varios socios de Trump han dicho que Kushner será su jefe de gabinete en todo, excepto de nombre, y tendrá una amplia influencia – que en algunas ocasiones podría ser difícil cuantificar – y una voz igual a la del entrante jefe de gabinete Reince Priebus y de Stephen Bannon, el jefe de estrategas de la Casa Blanca.

Al igual que su ascenso en el negocio de la familia, tal vez debido a que fue educado en la Ivy League, la influencia de Kushner en el futuro presidente es un derivado parcial de su proximidad al poder.

En el noreste del país, pocas familias disfrutaban de más poder político que los Kushner a finales de los años 1990 y principios de los 2000. Los abuelos de Jared Kushner, quienes fueron sobrevivientes del Holocausto, sentaron sus raíces en New Jersey e iniciaron un negocio familiar en la construcción.

Charles Kushner hizo crecer la empresa abarcando edificios de oficinas y miles de condominios y apartamentos. Los Kushner donaron millones de dólares a la política y obras de caridad a favor de Israel.

Acercamiento a la política

Cuando era adolescente, Jared Kushner se acostumbró a ver cómo líderes nacionales trataban con respeto a su padre.

En 1997, cuando Kushner tenía 16 años, el entonces presidente Bill Clinton visitó las oficinas corporativas del negocio familiar, elogiando a los Kushner durante un discurso.

Para conmemorar ese momento, los Kushner le obsequiaron a Clinton un shofar – que es un instrumento musical elaborado con el cuerno de un carnero y era utilizado en las ceremonias religiosas de los judíos.

Un año después, mientras Jared Kushner empezó a llenar la solicitud para asistir a la universidad, su padre prometió donar 2.5 millones de dólares a Harvard, que serían entregados en importes anuales de 250 mil dólares, de acuerdo al libro ‘El Precio de Admisión: La Manera en que la Clase Dirigente de Estados Unidos Compra su Ingreso a las Universidades de Élite’, escrito por el periodista Daniel Golden.

Las calificaciones de las pruebas de Jared estaban por debajo de los estándares de la Ivy League, escribió Golden, citando a un oficial no identificado de la preparatoria judía situada al norte de Nueva Jersey, a la que asistió Jared.

Sin embargo, él contaba con personas poderosas que lo respaldaba. El entonces senador Edward Kennedy, demócrata por Massachusetts, hizo una llamada al personal de admisiones de Harvard en representación de Kushner – urgido por el senador demócrata de Nueva Jersey, Frank Lautenberg, quien recibió más de 100 mil dólares de donativos de Charles Kushner, de acuerdo al libro. Jared Kushner fue admitido en la universidad.

Risa Heller, portavoz de las Empresas Kushner, comentó que la sugerencia de que la aceptación de Jared Kushner estuvo relacionada con el donativo que hizo su padre a la universidad “es y siempre ha sido falsa”.

“Jared Kushner fue un estudiante aplicado en la preparatoria, jugó hockey, basquetbol y participó en equipos de debate. Se graduó con honores de Harvard”, dijo en un comunicado.

Sus padres, agregó, han donado más de 100 millones de dólares a universidades, hospitales y otras obras de caridad.

El rabino Hirschy Zarchi, fundador de la Casa Chabad en Harvard, quien conoció a Jared cuando estudiaba el primer año en la universidad y se convirtió en una persona cercana a la familia Kushner, dijo que como estudiante, Jared fue devoto a su familia y a la fe judía ortodoxa y que tenía la madurez de un graduado.

Regresaba a su casa en Nueva Jersey para celebrar el más pequeño logro o celebración familiar.

“Siempre demostró un excepcional respeto, devoción y amor por su familia”, aseguró Zarchi.

Esa lealtad parece que fue puesta a prueba cuando la familia Kushner se involucró en el escándalo.

Para el tiempo en que Jared concluyó sus estudios en Harvard, habían sido donados casi 90 mil dólares a las campañas estatales y federales a su nombre, según muestran los registros, casi en su totalidad a los demócratas.

La racha de donaciones colocó a Jared en la mira de la Comisión Federal Electoral, FEC por sus siglas en inglés.

En el 2002, justo antes de que empezara su último año en la universidad, una carta de la FEC dirigida al joven Kushner arribó a su casa en Nueva Jersey, que es una mansión con superficie de 7 mil 300 pies cuadrados en una acaudalada área residencial suburbana.

En la carta, los reguladores federales dijeron que Jared Kushner había transgredido las leyes de finanzas de las campañas al contribuir con más de lo que se tenía permitido.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Estaba drogado el piloto de globos que mató a 16
Agencias | 00:01 hrs

Había sido condenado al menos ocho veces por conducir intoxicado

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: