Viernes 22 Septiembre 2017 | 

2

06

36

Secciones

Viernes 22 Septiembre 2017 | 

2

06

36

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Hacen falta en Texas y EU veterinarios hispanos

Corrie MacLaggan
The Texas Tribune | Lunes 18 Agosto 2014 | 00:03 hrs

Internet | Un grupo de médicos ausculta a un perro

Internet | Un grupo de médicos ausculta a un perro

Austin, Tx.— Alentado por un padre que entrenaba caballos de carreras, hace 35 años el doctor Orlando Garza empezó a estudiar medicina veterinaria en College Station. Garza, quien ahora es propietario de una clínica para animales en su natal El Paso, recuerda haber sido el único estudiante hispano en el programa de veterinaria en la Universidad Texas A&M.

‘No había ningún otro hispano’, dijo Garza, de 57 años. ‘Yo era el único’.

Décadas más tarde, la profesión sigue siendo una donde pocos hispanos han hecho solicitud. Garza era uno de 84 veterinarios hispanos registrados en Texas en el 2010, conformando menos del dos por ciento de los 5 mil 728 veterinarios existentes en el estado, según Cambio en Texas, un libro publicado el 2014 cuyo autor, Steve H. Murdock, anteriormente era el demógrafo estatal.

Con el 38 por ciento de su población siendo hispana, el estado hubiera necesitado 2 mil 154 veterinarios hispanos en el 2010 –más de 25 veces el número de veterinarios hispanos que había ese año– a fin de reflejar la población estatal, escribió Murdock. Los hispanos también están subrepresentados en otras profesiones de la salud, si bien a menor grado. El número de médicos hispanos, por ejemplo, tendría que triplicarse para poder reflejar a la población hispana en la entidad, agregó.

La doctora Kenita Rogers, subdirectora de la Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas en A&M, dijo que en la atención veterinaria la diversidad resultaba tan importante como en la atención de la salud humana porque ‘cada perro, gato, caballo y vaca está asociado con alguna persona’.

Investigaciones médicas en seres humanos mostraron que el acceso a los servicios dependía parcialmente de contar con una cantidad crítica de profesionales de salud pertenecientes a las minorías y disponibles para diversas comunidades, dijo Lisa Greenhill, subdirectora ejecutiva de la Asociación de Facultades Estadounidenses de Medicina Veterinaria.

Dicho nexo no está tan claro en la medicina veterinaria, pero cada vez se comprende más el hecho de que, debido a los vínculos que la gente tiene con los animales, para los veterinarios las expectativas son similares a las que se tienen con los médicos.

La baja representación de los hispanos en la medicina veterinaria no sólo resulta aparente en Texas.

‘Al contrario de las tendencias sociales, la medicina veterinaria sigue siendo una de las profesiones menos diversas en Estados Unidos’, señala en su sitio de internet la Asociación de Facultades Estadounidenses de Medicina Veterinaria.

En otras profesiones relacionadas con la salud se lleva más tiempo trabajando por elevar la diversidad, dijo Greenhill. La funcionaria señaló haber descubierto que algunas minorías no consideran la medicina veterinaria una carrera que contribuya con sus comunidades.

‘Uno ve a los padres de color más dispuestos a animar a sus hijos a estudiar carreras en educación, ingeniería y derecho, y en medicina humana’, dijo Greenhill.

La comunidad veterinaria ha estado dedicándose a cambiar dicha idea, promoviendo a la medicina veterinaria como una opción significativa de carrera para los estudiantes orientados hacia las ciencias al llegar a los veterinarios en potencia mucho antes de la universidad con el mensaje de que la carrera puede incluir más que sólo trabajar con animales. También existen empleos en políticas de salud pública o en inspección alimentaria, dijo la doctora Beth Sabin, subdirectora de la Asociación Médica Veterinaria Estadounidense.

‘Los jóvenes deciden a una edad muy temprana qué profesión quieren estudiar’, dijo Sabin.

Una de las barreras para el reclutamiento es el hecho de que la educación veterinaria puede resultar tan cara como otras capacitaciones sobre salud, pero los sueldos iniciales son más bajos. ‘La gente se fija en eso’, dijo Sabin. ‘No es que no se pueda vivir muy bien siendo veterinario –sí se puede– pero esos primeros años a la mejor uno está más consciente de cuánto será la deuda por la colegiatura’.

Se han logrado avances en lo referente a aumentar la diversidad en el campo, agregó Greenhill.

Sin embargo, de los 11 mil 483 alumnos inscritos el año pasado en 28 escuelas de veterinaria a lo largo del país, eran hispanos el 3.8 por ciento, explicó. El porcentaje era más alto en Texas A&M –el único programa de medicina veterinaria existente en el estado–, donde el siete por ciento de los estudiantes eran hispanos.

Mientras tanto, A&M está tomando medidas destinadas a garantizar que los alumnos estén equipados para prestar servicio a clientes diversos enseñando competencia cultural y español médico.

Garza y seis otros médicos que laboran en su clínica paseña, la cual es predominantemente hispana, hacen rayos X a perros y en ocasiones sacan sangre a caballos que están por cruzar la frontera entre Estados Unidos y México. Garza es el único veterinario hispano en su clínica.

“‘Yo veo que está dándose un cambio’, opinó Garza, señalando que más hispanos están solicitando entrar a la escuela de veterinaria.

‘Es cuestión de visibilidad’, añadió, ‘de tener mascotas y luego interesarse en los animales en general’.

Nota: La Universidad Texas A&M es patrocinador corporativo de The Texas Tribune. Steve Murock ha sido donador del Tribune.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Niños transgénero, ‘parte del plan de Satanás’: candidato
The Texas Tribune | 00:01 hrs

Jeff Mateer fue nominado para juez federal

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: