Cumple hoy 354 años Ciudad Juárez | El Paso

Jueves 13 Diciembre 2018 | 

13

51

13

Secciones

Jueves 13 Diciembre 2018 | 

13

51

13

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Cumple hoy 354 años Ciudad Juárez

Juan de Dios Olivas
El Diario | Domingo 08 Diciembre 2013 | 00:14 hrs

Ciudad Juárez— Vestido con su hábito color marrón, atado un lazo en la cintura y sandalias de cuero,  aquel franciscano caminó y se colocó frente a un improvisado altar de la rudimentaria construcción de barro y enramada. Las miradas de los indios sumas y mansos presentes, se centraron en el personaje. Fray García de San Francisco rompió el silencio y dio inicio a una ceremonia sencilla y humilde, que sería recordada hasta la actualidad.

Aquel día de hace 354 años, este fraile proclamaba la fundación de la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Mansos del Paso del Norte y, sin saberlo, colocaba los cimientos de la futura Ciudad Juárez.

“En el nombre de la santísima e individual Trinidad, padre, hijo y espíritu santo, tres personas distintas y un sólo Dios verdadero; para su mayor gloria, honra y reverencia, y confusión del enemigo infernal. Y para servicio de la santísima Virgen María, señora nuestra y patrona inmaculada;  y mayor exaltación de nuestra fe católica…”, abrió su discurso.

Posteriormente, tras recordar que los mismos indios le pidieron acudir a ellos a predicar el evangelio, alzó la cruz que llevaba en sus manos para tomar posesión de la conversión de Mansos y Sumas para así consagrar el nuevo templo.

“…Y nombro y dedico esta iglesia y conversión a la santísima Virgen de Guadalupe con sobrenombre del Paso, colocando su santa imagen; para lo cual y quitarle al demonio su tirana posesión, hago testigos a los cielos y a la tierra y a todos los santos ángeles que en guarda están presentes; y especialmente a todos los gentiles que son de esta conversión…”

Paso del Norte

El lugar elegido para fundar la Misión se encontraba a corta distancia del Río Bravo, del punto al que el conquistador Juan de Oñate, 61 años antes, bautizó como Paso del Norte, al tomar posesión de “todos los reinos y provincias de Nuevo México sobre el Río del Norte (Bravo) en nombre del Señor Rey Don Felipe II”.

Era el punto del Camino Real donde habitualmente las caravanas de viajeros cruzaban el río Bravo para internarse al actual territorio de Nuevo México.

Cinco meses antes de la fundación, en julio de 1659, una caravana proveniente de la ciudad de México, se dirigía a Nuevo México con un nuevo gobernador y un nuevo custodio para la misión de Senecú: Bernardo López de Mendizábal y fray Juan Ramírez. Este último nombrado también procurador de las misiones.

Durante la marcha por el Camino Real de Tierra Adentro se registró una agria disputa entre el gobernador y los religiosos, que provocó la deserción de 10 de ellos e impidió que las misiones franciscanas se reforzaran y ampliaran su prédica.

Ramírez se regresó a México en busca del apoyo de sus superiores para afrontar el conflicto y dar parte al virrey para encontrar una solución.

En tanto, los indios Mansos y Sumas acudieron a fray García de San Francisco, quien entonces se encontraba en la Misión de Socorro, ahora Texas, para solicitarle la construcción de una misión en el Paso del Norte del río Bravo y el envío de franciscanos.

Fray García, al enterarse de que no habría sacerdotes destinados a evangelizar, decidió ir él a fundar de manera oficial el campo misionero que había estado preparándose ya con permiso de la Corona española y autoridades eclesiásticas meses atrás. Al aceptar, en agradecimiento en varias ocasiones le construyeron arcadas de ramas para recibir a los religiosos, pero el recién nombrado gobernador López de Mendizábal ordenó a sus soldados destruirlas cuantas veces se construyeran y obstaculizar la labor de evangelización. Sin embargo, los indios mantuvieron otros arcos ocultos y cuando llegaron los franciscanos los recibieron con ellos. 

El motivo de los mansos para apoyarlo era que estaban dispuestos a vivir en forma pacífica y sedentariamente en torno a la nueva misión, protegidos de la voracidad de los soldados españoles que buscaban mano de obra para sus empresas. También buscaban librarse del exterminio practicado en Nuevo México y aprender de los ministros religiosos formas occidentales de sedentarismo que no conocían.

Pilar de una gran ciudad

Sabedor de que Bernardo López de Mendizábal era ya un enemigo jurado de los franciscanos y se oponía a la fundación de una misión entre los Mansos, fray García tuvo que actuar con rapidez para construir una iglesia provisional, reunir un nutrido grupo de indígenas mansos y sumas y realizar la ceremonia formal de fundación.

Así, apoyado por indios Sumas y Mansos provenientes de la misión de Senecú y del mismo Paso del Norte que habían sido evangelizados por los frailes franciscanos, levantaron una pequeña construcción de lodo y palos con techos de paja.

Los débiles muros y la techumbre mostraban la prisa por terminar. Sin imaginar el futuro, los indígenas construían con sus propias manos los cimientos de lo que 354 años después sería Ciudad Juárez.

El día elegido por fray García fue el domingo 8 de diciembre de 1659, en que se celebraba la fiesta de la Inmaculada Concepción.

En una breve y sencilla ceremonia llevada a cabo el 8 de diciembre, fray García dedicó la misión a la Virgen de Guadalupe, cuyo culto estaba ya presente entre los criollos del centro del virreinato y su celebración muy cercana: el 12 de diciembre.

El nombre que le dio fue: Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Mansos del Paso del Norte.

En los informes dirigidos a sus superiores y asentados en el auto de fundación, fray García informaba a sus superiores:

“...haber bajado (yo) con no poco trabajo a El Paso del Río del Norte en la frontera de la Nueva España y en medio de la custodia y provincia de Nuevo México y habiéndome congregado la mayor parte de las rancherías de los mansos paganos en dicho sitio y habiéndoles ofrecido la palabra evangélica, y ellos habiéndola aceptada para su catecismo, y permitiéndome construir una pequeña iglesia de ramas y lodo y un monasterio techado con paja, dichos paganos añadido y recibídome como su predicador y ministro...” Fray García puso como testigos de la fundación a los gentiles Bernardino Gualtoye, Antonio Guilixigue, Antonio Elogua, Juan Azoloye, Francisco Tzitza y Felipe Quele, que lo acompañaron desde Senecu hasta el Paso del Norte.

El auto de fundación fue asentado en 1663, por el notario apostólico, fray Antonio Tavares, en el Libro Primero de Casamientos de la Misión de Guadalupe, el cual se encuentra extraviado desde la década de 1990.

[email protected]



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Forense detalla heridas de víctima
Karla Valdez/El Diario de El Paso | 20:19 hrs

Elizabeth Muñoz es acusada de asesinar con un objeto punzocortante a su pareja sentimental





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: