Para la primera generación, pocos milagros | Opinion El Paso

Miércoles 18 Julio 2018 | 

4

27

55

Secciones

Miércoles 18 Julio 2018 | 

4

27

55

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Para la primera generación, pocos milagros

Esther J. Cepeda
The Washington Post Writers Group | Sábado 24 Agosto 2013 | 21:48 hrs

Chicago— Hace veintiún años, este mes, mis padres viajaron 332 millas en automóvil, para dejarme en un campus universitario en que ninguno de los tres había estado antes.

Aunque parezca mentira —y a pesar de muchos temores— dos inmigrantes estrictos y de mentalidad tradicional enviaron a su única hija a una universidad lejana, para que se convirtiera en el primer miembro de la familia que obtuvo un título universitario. Apenas puedo creer todos los milagros que debieron ocurrir para que yo llegara allí.

Y son milagros lo que necesitan los estudiantes universitarios, en primera generación, a fin de superar las casi imposibles barreras de una educación universitaria. Eso es, al menos, lo que describe uno de los films más deprimentes que he visto. “First Generation”, un documental de 2011 sobre cuatro estudiantes de escuela secundaria que luchan por ingresar a la universidad, muestra lo que sucede cuando esos milagros no se producen.

Adam y Jaye Fenderson, directores del film, cuentan una impactante historia con personajes amalgamados, de lo difícil que es para los estudiantes de bajos ingresos hasta decidir asistir a la universidad, y mucho más aún lograr superar el proceso de solicitud y asistencia financiera.

Lo interesante de los actores escogidos por los Fenderson es que los estudiantes —un atleta de un barrio urbano deprimido, una camarera de un pueblo, una bailarina de folklore de Samoa, y la hija de un campesino migrante— no se ajustan en absoluto a estereotipo alguno.

Estos estudiantes se parecen mucho más a la mayoría de los alumnos de secundaria que sueñan con ir a la universidad. Algunos son académicamente brillantes y otros, como muchos, regulares. Trabajan, participan en clubes escolares y se destacan en los deportes.

Algunos tienen familias acogedoras y cariñosas, y otros apenas sí hablan con sus padres —cuando éstos forman parte de su vida. Cada uno de ellos experimenta la dolorosa disonancia de tener seres queridos que algunas veces los alientan para ir a la universidad y otras, los hacen sentir culpables por irse de casa y dejar la familia.

Pero el principal temor es el dinero. Y los directores nos muestran, en forma cruda, la preocupación de las familias de bajos recursos sobre cómo pagar una educación. Sin tener familiares o amigos que sean graduados universitarios, la universidad es un lugar lejano y místico.

En una escena angustiante, la madre de Keresoma, el bailarín samoano grandote pero dulce, muestra su desconcierto. “No sé cómo son las cosas, si tienes que tener, como... ¿cuánto la universidad?” pregunta. “¿Tienes que tener la cantidad total al mismo tiempo? ¿Es así? Quiero decir, no sé. Pero encontraré la manera.”

Keresoma lanza este aterrador aparte: “No tengo dinero ahorrado aún para la universidad, pero este tipo me está ayudando y, él dice, mmm... Massachusetts, mmm... Harvard University, te pagan para ir a la universidad. Así es que ahí es donde estoy pensando ir.”

El narrador, el actor Blair Underwood, señala para el público que con un promedio de 3.0, es poco probable que entre en una universidad tan selectiva.

En otras instancias observamos cuando el consejero de la escuela pregunta a los estudiantes —uno de ellos sin padre ni hogar y otros dos, con una madre sola, que se apoya en ellos- si pueden pedir dinero a sus familiares para pagar la universidad. Uno de ellos, totalmente despistado, dice a un estudiante huérfano: “Muchas veces los miembros de la familia pueden aportar también algo de dinero. Los tíos y las tías, los abuelos han solido ahorrar algo de dinero (para la universidad).”

Y ésas son sólo unas pocas de las tragedias diarias detalladas en “First Generation”. Odio arruinar el final, pero al igual que el 59 por ciento de los estudiantes de bajos ingresos que, según este documental, cumplen los requisitos para asistir a universidades de primera categoría, ninguno de los cuatro protagonistas entra ni en una universidad que haya elegido ni en una que sea apropiada para sus destrezas académicas.

Por eso es importante ver “First Generation”.

Su distribución en cines ha sido limitada y se está organizando la distribución en DVD y on-demand, pero el film ya se ha estrenado en toda la nación en festivales de cine, universidades y organizaciones sin fines de lucro. Ha sido transmitido en TV de circuito cerrado en escuelas públicas de todo el país y en el Capitolio, para miembros de la Casa Blanca, el Congreso y el Departamento de Educación.

Si a usted le importa que la universidad sea más accesible para estudiantes de bajos ingresos, esté atento a este film o, mejor aún, ponga en práctica lo que pide: Sea tutor/mentor de un estudiante, proporcione una pasantía, hable en un aula y done fondos a organizaciones sin fines de lucro, a fondos de becas, a programas después de las clases y a organizaciones de preparación universitaria.

[email protected]

Twitter,@estherjcepeda.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Reunificarán en EP a cientos de familias
Roberto Carrillo Arteaga
El Diario de El Paso | 00:01 hrs

Nombran a Casa Anunciación sede para reunir a menores





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: