Economía

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 28 Mayo 2017 | 

23

54

31

Secciones

Domingo 28 Mayo 2017 | 

23

54

31

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

En las ‘redes’ de los gigantes tecnológicos

The New York Times | Lunes 15 Mayo 2017 | 00:01:00 hrs

Archivo/Associated Press | Presentación de los equipos Echo, de Amazon. Controlar el encendido de las luces de tu vivienda, hacer una búsqueda en Internet o surtir la alacena, algunas de las muchas comodidades que nos brinda hoy la tecnología

Archivo/Associated Press | Presentación de los equipos Echo, de Amazon. Controlar el encendido de las luces de tu vivienda, hacer una búsqueda en Internet o surtir la alacena, algunas de las muchas comodidades que nos brinda hoy la tecnología

Hace algunas semanas compré un televisor. Cuando terminé todo el proceso, me di cuenta de que había sucedido algo increíble: para pasar por todos los detalles exasperantes que rodearon esta transacción comercial –decidir qué comprar, cuáles eran los accesorios que necesitaba, cómo y dónde instalarla, y a quién contrataría para hacerlo–, tuve que lidiar solo con una corporación que se encuentra en todas partes: Amazon.

He aquí el dato más deslumbrante y menos valorado del capitalismo en la era del internet: todos nosotros irremediablemente somos esclavos de un puñado de empresas tecnológicas de Estados Unidos que dominan gran parte de la economía global en la actualidad. Por supuesto que me refiero a mis viejos amigos, los Cinco Temibles: Amazon, Apple, Facebook, Microsoft y Alphabet, la empresa matriz de Google.

Las cinco están entre las empresas más valiosas del planeta, con un valor colectivo de billones de dólares (Apple alcanzó los 800 mil millones de dólares en su capitalización bursátil esta semana, la primera sociedad mercantil pública en lograrlo, y las otras podrían no estar tan lejos).

Una forma de apreciar el poderío de estas cinco empresas podría ser verlo a menor escala, en vez de a una mayor: examinar el papel que tiene cada una de ellas en tus actividades diarias, y la manera particular en que se enganchan en tu psique.

La semana pasada se me ocurrió un juego divertido para esto: si un monarca malvado y con fobia a la tecnología los obligara a abandonar a cada uno de los Cinco Temibles , ¿en qué orden lo harían y qué tanto se deterioraría tu vida por hacerlo?

Cuando analicé esta cuestión teórica, encontré que dejar a los dos primeros gigantes de la tecnología era bastante sencillo, pero después el proceso se volvió cada vez más insoportable. Para mí, Facebook fue el primero en irse. Suelo socializar en línea con Twitter, el sistema de mensajería de Apple y Slack, la aplicación para chatear en la oficina, así que no fue tan complicado perderme del popular servicio de Mark Zuckerberg (y sus filiales: Instagram, WhatsApp y Messenger).

El siguiente fue Microsoft, al cual fue un poco más difícil renunciar. Normalmente no utilizo ninguno de los dispositivos de Windows, pero Word, el procesador de palabras, es una herramienta esencial para mí, y detestaría perderla.

En tercer lugar, con el dolor de mi corazón: Apple. No hay nada que use más que mi iPhone, y le siguen de cerca mi MacBook y mi iMac 5K, la cual podría ser la mejor computadora que haya tenido.

Cuando me imagino deshaciéndome de los últimos dos, la vida se convierte en otra cosa. Aquí empiezo a afrontar de qué manera tan profunda estas empresas han penetrado nuestras vidas, y qué tanto nos hemos vuelto dependientes de ellas.

El cuarto lugar, para mí, fue Google. Me es imposible concebir la vida sin ese navegador, mi trabajo sería casi imposible. Sin YouTube, sería significativamente menos entretenido. Sin todo lo demás que hace Google –correo electrónico, mapas, calendario, software de traducción, almacenamiento de fotos y el sistema operativo móvil de Android que necesitaría si me deshago de Apple–, estaría relegado a tener la vida de un pobre diablo de la antigüedad (digamos 1992).

Finalmente, nos enfrentamos al amo de mis dominios. He comprado en Amazon casi desde el momento en que apareció en línea durante los noventa (era un universitario curioso y quería experimentar). Desde entonces, a medida que mi vida se ha vuelto más ocupada y me hecho más responsable, Amazon ha adquirido un papel cada vez más relevante en mi vida.

Cuando nacieron mis hijos, se convirtió en mi Costco doméstico, el proveedor de pañales y otros accesorios de bebé. Luego, comenzó a lanzar una serie de servicios diseñados para eliminar la toma decisiones al momento de comprar: mi papel de baño, las toallas de papel y otros artículos de consumo llegaban puntualmente a mi casa; no se requería pensar.

Después, Amazon lanzó contenido y me volví más adicto: ya le consumía productos empaquetados, así que ¿por qué no comprar también películas y programas de televisión?

Hace algunos años habría pensado que ese era mi límite, pero entonces llegó Echo, el dispositivo de la empresa que puede hablar a través de una persona conocida como Alexa y ha infectado a mi familia como un virus feliz.

Echo encuentra el modo de integrarse a los momentos más mundanos de una persona. Renové la instalación eléctrica de mi casa para poder controlar las luces por medio de Alexa. Cambié el tipo de café que compraba para decirle a Alexa que lo volviera a pedir. Hace poco, cuando Amazon anunció que lanzará una nueva Echo con una pantalla que tendría la característica de que funcione como teléfono, experimenté otro escalofrío de posibilidades. Ya me di cuenta de que Amazon logró volverse el cerebro de mi casa, un tipo de mayordomo que hace las cosas por mí.

Lo cual me lleva de regreso a mi televisión nueva. ¿Sabían que en la actualidad Amazon no solo vende productos, sino también servicios a domicilio? Si compran una televisión, les ofrecerá un soporte para el muro, y si compran el soporte, les ofrecerá que vaya una persona a su casa a instalar el equipo por un precio sorprendentemente razonable.

Lo que en el pasado habría significado hacer un viaje por varias tiendas, buscar un camión, encontrar herramientas, llamar a algunos amigos y muchas horas, ahora es una realidad con tan solo unos clics.

Tres días después de comprar la televisión, los hombres de Amazon llegaron de noche e instalaron todo mientras preparaba la cena.

Si ese futuro los hace palidecer, es una reacción apropiada. Me he convertido en víctima de la trampa de la conveniencia –tienen razones para reírse de mí– y también de inventar visiones distópicas a partir de mi comportamiento: un futuro en el que muchos más hacen lo mismo que yo, en el cual vastas porciones de la actividad comercial fluyen solo a través de esta tienda en línea. Por supuesto, pueden decidir no participar; pueden tomar el auto para ir a Target: su vida no terminará si no son clientes de Amazon.

Pero si Amazon no es para ustedes, seguramente alguno de los otros cinco si lo será. O lo más probable es que ya lo sea. Es demasiado tarde para escapar.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Ofrecen apoyos a Mipymes
Alicia Fernández
El Diario | 22:32 hrs

Invierten 55 mdp en modernización y equipo para empresas de menos de 10 empleados

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: